Friday, August 21, 2015

La danza de los millones y los pobres diablos



Hoy salió Virgilio Andrade, el mero mero de la Secretaría de la Función Pública, que en conferencia de prensa daría a conocer si Enrique Peña Nieto, su mujer, o su secretario de Hacienda, Videgaray, habrían tenido conflicto de intereses después de haberse comprado mansiones millonarias. Baste decir que los datos que dio el responsable de la Función Pública hablan de una corrupción fuera de serie. Por una parte, tenemos que la actricita Angélica Rivera Hurtado, logró una fortuna personal trabajando en Televisa por unos años, que le redituó la suma de unos 110 millones de pesos. Quien crea que Televisa le pagó eso por su trabajo como actriz o peca de ingenuo o de idiota. Mi tía, actriz de la época dorada del cine nacional jamás logró ni remotamente acumular semejante cifra de millones. Es simplemente inconcebible el monto de lo que supuestamente Televisa le pagó a la primera dama de este país.

Llama la atención la danza de los millones. La "gaviota" por ejemplo, cumplió con sus sagradas obligaciones con Hacienda, pagando, por ISR unos 39 milloncitos de pesos. Bueno, si ganas 110 millones de pesos, 39 millones no parecen mucho. Pero además de esto, compró una casita (que se denominó la "casa blanca"), por unos 59 millones de pesos más 9% de interés anual. La mujer hacía cheques millonarios mes a mes. Aparte, se hizo de un departamento en Miami y le compró una casa a su mamá. Vamos, que esa mujer es una especie de máquina de dinero. Suena mucho dinero, demasiado, para una actriz que ni siquiera tuvo una carrera como en el extranjero, como por ejemplo, la de Salma Hayek, que si bien se casó con un magnate, la veracruzana hizo mucho dinero y fama en Hollywood.

Videgaray también se supone, fue investigado por la Función Pública y el pobrecito personaje se hizo de una casita en Malinalco por unos 7 millones de pesos, monedas más, monedas menos, con un contrato de compra/venta a 18 años con un interés de -me parece- era del 5%. Pero Videgaray pudo pagar de pronto el rsto de su casa mucho antes de lo que el contrato establecía. Seguramente por su trabajo de pronto le pagaron muy bien y decidió finiquitar la operación. Con respecto a los gastos que hace la sra. Rivera, Videgaray sin embargo, es un pobre diablo.

Peña Nieto, nuestro bonito presidente, también fue investigado por una casa que tiene en un lugar exclusivo del estado de México. Pero fue exonerado como su mujer y su secretario de Hacienda. Vamos, que en esta danza de millones todo fue legal, hecho perfectamente y hay un sinfín de documentos que prueban que de chanchullos nada, son personajes sin mácula alguna. Pero para el colectivo todo esto es lamentable. Virgilio Andrade resultó ser un títere penoso del sistema, del gobierno de Peña, al cual -desde luego- no lo iba a acusar de conflicto de intereses. Como decía por ahí un cartel de Facebook: "el único delito que ha cometido Peña es el de ser tan guapo".

Así pues, una historia con un final previsible, que sólo demuestra que el gran poder presidencial no tiene cortapisas ni controles. En esta ridícula danza de los millones los ciudadanos que en muchos casos vivimos al día, casi casi nos escupen en la cara con tanto dinero que estas personas tienen. Este es el México que no tiene remedio.

____
(*) La foto muestra a los involucrados en esta investigación de conflicto de intereses al momento de que Virgilio Andrade los exonera de toda culpa.

2 comments:

LuxAeterna said...

Hola Manuel.
La foto es de 2014, cuando celebraban un gol de México.
Saludos
LuxAeterna

Morsa said...

lo sé, pero la foto queda perfecto en esta situación.