Thursday, August 06, 2015

El CSI a la mexicana



Hubo hace unos pocos días un quíntuple asesinato en la col. Narvarte. Mataron a un fotorreportero de la revista Proceso, el cual había hecho la placa que salió como portada en uno de los números de la publicación y que el Gobernador de Veracruz quiso comprar a granel. El fotorreportero se había refugiado en el DF al no haber condiciones para su trabajo en Veracruz y además, ya había sido amenazado más de una vez. Finalmente el hombre fue asesinado con cuatro mujeres, en un apartamento, donde todos tenían las manos y pies atados, y todos ellos -además- aparecieron con el tiro de gracia.

Un asesinato de esta naturaleza indignó a la población capitalina y además, puso en claro que el probable autor intelectual podría ser el gobernador de Veracruz, el cual -de hecho- dos de los fallecidos habrían dicho que si algo les pasaba habría sido culpa del propio gobernador. Yo no sé por qué la autoridad no ha hecho nada contra Duarte y tampoco entiendo que el gobierno de la ciudad de México salga con versiones sobre los acontecimientos que no parecen tener ningún sustento y que además, son desmentidas rápidamente.

Pero el punto aquí es que la sesuda policía mexicana, sus peritos, al saber del crimen, acudieron al departamento y revisaron la escena trágica al mejor estilo de la serie de la televisión CSI, que estuvo de moda hace tiempo. Y miren lo que dice Rodolfo Ríos Garza, Procurador de Justicia del DF: "Detalló que al realizarse una inspección ministerial en el departamento 401 del número 1909 de la calle Luz Saviñon, se encontró una huella que al ser comparada en la base de datos dio como resultado que se trata de la persona aprehendida ayer". Es decir, una huella digital, una, repito, una, la compararon contra su base de datos de huellas digitales y hallaron a una persona que cumplía con las suficientes características para hacer ver se trataba de esa persona. Entonces ¿qué hicieron los policías? Giraron orden de aprehensión y salieron en su busca. Y luego luego lo localizaron. Impresionante. ¡Superen eso, novatos del CSI!

Pero yo soy mexicano y nos conocemos demasiado cómo funcionamos. Yo no me trago ese cuento de tanta perfección en una investigación. No me trago la idea de una eficiencia digna del país relojero Suiza. Porque lo veo así: imaginemos que ese personaje, del cual no han dado aún más datos, sí estuvo en la escena del crimen. ¿Y qué hace? ¿Se queda en el DF para que lo atrapen? Recuerden que estamos hablando de un múltiple asesinato, con una saña y maldad fuera de serie. ¿No le habría alterado tantito los nervios ver como alguno de los que estaban ahí les daba el tiro de gracia a las desdichadas víctimas? ¿Y con toda la propaganda de los medios, no debería haberse preocupado al menos de tratar de irse a alguna otra parte? En resumen: aquí los criminales más perversos son imbéciles y nuestra policía CDMX (para que esté feliz Mancera), es la más eficiente del planeta.

Yo solía ver un programa llamado "Forensic Files", en donde se mostraban casos particularmente complejos pero que al final de cuentas, se resolvían por detalles casi insignificantes pues para un "sabueso" policía, un viejo detective, algo no encajaba y entonces el asunto se resolvía casi milagrosamente. Pienso ahora que esas historias (que eran casos de la vida real en los Estados Unidos), son para niños de párvulo. Ahora me dedicaré más a ver la nota roja mexicana porque aquí no están los buenos, sino los "chidos". De verdad, qué país vergonzoso.

1 comment:

Carlos de la Parra said...

UN ASCO,mas bien, la gentuza corrupta de todo el gobierno. Gangsters que producen un clima de miedo. Un pais sin remedio a la vista.