Monday, March 25, 2013

Vivir angustiados


Hoy entro a Facebook y halló un enlace que puso el buen Max de Mendizábal, sobre la terrible historia del aspartame, que es un sustituto del azúcar. Antes existió la sacarina, pero en algún momento surgieron un sinfín de voces que indicaban que era cancerígeno. Más tarde leo otra nota en Facebook, de un amigo virtual cuyo nombre no recuerdo en estos momentos, que habla de un estudio que se hizo en Estados Unidos en donde se concluye que México es el país más peligroso en términos de enfermedades como la diabetes, entre otras, por consumir demasiadas bebidas refrescantes carbonatadas. (Los gringos ven la paja en el ojo ajeno y no ven la viga en el propio).

Pero si todo esto no fuese suficiente, a cada rato vemos ern las redes sociales enlaces a futuras desgracias, empezando por una absurda noticia que indica que para el 2060 podría caer un gran asteroide en la Tierra, acabando con la raza humana. Y es una noticia alarmante la cual no tiene remedio si es cierta. Pero ahí no para todo. Si esto no es suficiente para asustarlo, tenemos el cambio climático, que pende como espada de Damocles sobre la naturaleza humana: "si la temperatura del planeta sube un par de grados estamos en un problema insoluble", nos indican con cara de preocupación extrema. Y las malas noticias siguen: Corea del Norte hizo otra prueba nuclear y todos los países, particularmente los Estados Unidos, están preocupados. Estos orientales podrían iniciar una tercera guerra mundial porque quienes gobiernan ese paísito son una recua de esquizofrénicos y perturbados.

Pero nada de esto es alarmante para muchos, entonces nos hablan del bullying: casi la gran pandemia en México. Y que conste, no digo que no sea un problema pero ya nuestros hijos tampoco están seguros en las escuelas. Y qué decir de las drogas, que acechan a los jóvenes en cada esquina. Bueno, es un rosario interminable de potenciales desgracias las cuales, en última instancia, no nos dejan vivir tranquilos. Más bien, vivimos angustiados cotidianamente.

Y yo no sé de quién viene esta moda infame de alarmar por todo. Quizás son los medios que en su afán de querernos a fuerza vendernos las noticias del día, tienden a exagerarlo todo, aunque al día siguiente ya nadie se acuerde. Recuerdo por ejemplo al cretino de López-Dóriga, que a fines del año pasado decía que la crisis financiera en Europa estaba a punto de colapsar a todo el continente europeo si no se llegaba a acuerdos pronto... ¿Y qué pasó? Nada. Ahí sigue Europa a pesar del cataclismo esperado por el farsante periodista del canal de las estrellas. O cuando los medios retoman el asunto del virus del SIDA. Si no hay malas noticias no se preeocupen, que la pandemia del VIH sigue azotando y para esoestán los medios, para informarnos.

En mi opinión, todas estas potenciales desgracias no tienen necesariamente que ocurrir o estar ocurriendo. Además, todas esas notas son de tal magnitud de terror que no hay medida precautoria que se pueda implantar. Estamos casi casi, de acuerdo a estos voceros de las desgracias, indefensos ante estas catástrofes.

Como que ¡ya basta! Hace unos días se mencionó que una mujer que habíase tomado una foto mostrando sus senos iba a ser lapidada hasta morir. Hoy sabemos que es mentira, pero como nadie pretende informarse en las redes sociales y se le cree a un bonito cartel hecho con Photoshop, entonces nos alarmamos por esta barberie que ni siquiera tenía visos de ser cierta. Yo de verdad, apelo por evitar tanto noticia alarmante estúpida, que sólo busca hacer la vida más difícil de lo que es. ¿O me equivoco?

3 comments:

A. David Garza Marín said...

Y, luego, en el History Channel se arroja un promocional de "El Universo", donde, al final, espeta algo así como: "Si cree que La Tierra es un lugar seguro, piénselo dos veces"... Y con la imagen de un enorme meteorito golpeando a nuestro planeta. Y lo dicen como si pudiéramos cambiarnos de planeta y ya... Y se genera, nuevamente, ese sentido de angustia. :(

Fabian Huerta said...

Me parece que la difusión de malas noticias y el manejo de estándares de belleza, éxito profesional y de vida inalcanzables generan en las personas insatisfacción. Y esa insatisfacción desemboca en el consumo. No conozco del tema, pero me parece que no es accidental ese manejo de la información. Después de todo siempre hay productos para consumir (desde unas papas y un refresco, hasta residencias en san diego) y calmar la tensión.

José María Leyva Cajeme said...

Ora, aunque no lo quiera admitir el ser “humano” que se cree tan omnipotente fregando a otros, mucha “tecnología”, “sabiduría”,“ciencia”, y terminan abandonándose a la “buena de dios” en caso de una amenaza cataclismica, cheque la nota:

http://sipse.com/ciencia-y-salud/nasa-rezar-unica-forma-de-evitar-impacto-de-un-asteroide-21938.html