Friday, June 05, 2015

De los eufemismos


De acuerdo con esta página web, el término eufemismo hace referencia a una manifestación decorosa, cuya expresión más directa y franca sería muy dura o sonaría mal. Se refiere a un concepto que sirve para reemplazar a otro más ofensivo, vulgar o hasta tabú; se considera que el utilizado es el adecuado por ser políticamente correcto. Esto significa que la utilización de un eufemismo impide chocar con el interlocutor al decirle algo que, de otra forma, podría ser intolerable para él.

Ejemplos de eufemismos: “Para garantizar el crecimiento es necesario realizar un ajuste impositivo” en lugar de “Vamos a aumentar los impuestos”. Y en este país al menos, somos muy dados a querer ser políticamente correctos. Por ejemplo, si hablo del tercer mundo no falta quien se sienta ofendido. Debería decir: "países en vías de desarrollo". Un eufemismo para no decirnos país subdesarrollado, pobre, etcétera.

Los eufemismos están en nuestro lenguaje de todos los días. Utilizamos, por ejemplo, “adulto mayor” en lugar de “anciano” o “viejo”.  “Viejo” es ofensivo, la idea de “adulto mayor” sugiere una edad avanzada de manera más sutil que “anciano”. Un ejemplo más de eufemismo puede ser el usar el concepto de “tercera edad” para hacer referencia a la “vejez” o “entretenimiento adulto” para no decir pornografía.

Todos los eufemismos parecen estar arraigados más en las maneras de ser que en lo que dicen las palabras y tal vez es parte de ser políticamente correcto. Por ejemplo, el expresidente Fox decía: "chiquillas y chiquillos" porque no mencionar al género femenino directamente se podía entender como una forma de discriminar. Y por eso en México ya "la rotonda de los hombres ilustres", se llama "la rotonda de las personas ilustres", porque no faltó quien se ofendiera por esta discriminación y por ello, le cambiaron el nombre.

La realidad es que si vamos al propio lenguaje, éste tiene montones de expresiones que podrían alguien considerarlas en contra de las mujeres. Por ejemplo, si se me ocurre decirle a unos amigos y amigas (es decir, están los dos sexos presente), "qué abusados somos", podríamos advertir que en esa frase el género femenino no se usa. No decimos: "qué abusadas somos" (suponiendo que del grupo que hablamos fuese heterogéneo). Y si hablo: "En la historia del hombre sobre la Tierra", no faltará quien me diga que debería poner "En la historia del hombre y la mujer sobre la Tierra", porque sino, para alguien seguro diría que somos machistas por decir lo menos.

Yo creo que hay cosas que deben decirse por su nombre. No, no es "deslizamiento del peso frente al dólar", no, es "devaluación". Así de simple. Y no, las personas no tienen "capacidades diferentes", sino que son "discapacitadas" y desde luego, los que tenemos la suerte de no estar discapacitados, estamos obligados a tratarles de hacer la vida menos complicada y difícil a quienes tienen una dificultad que no les permite ser como las mayorías. Pero no se trata que alguien sin discapacidad tenga el conjunto de capacidades {A, B, ... , Z} y que el discapacitado tenga capacidades {a1, b1, ... , z1}. No, de hecho lo que tiene un discapacitado es un subconjunto menor de capacidades que alguien que nació sin ellas.

Puedo entender la razón de los eufemismos. Vivimos en una sociedad muy competitiva y salvaje en muchos sentidos. No cuesta nada ser amables, por ejemplo, o decir buenos días, o cualquier otra expresión de amabilidad cotidiana. Pero tampoco se trata de que nos engañemos. ¿O no?

No comments: