Friday, October 30, 2015

¿Tienen alguna utilidad las cadenas de oración?



Hace tiempo escribí sobre si sirve el rezar y la conclusión a la que llegué es que no, no sirve, es inútil. Sin embargo, con el evento del huracán Patricia, que supuestamente iba a devastar la región correspondiente pegada al océano Pacífico -y que no pasó nada, surgieron en las redes sociales imágenes para hacer "cadenas de oración" por quienes iban a sufrir el meteoro. Se habló tanto de que éste era el huracán más peligroso de toda la historia de la humanidad, que se esperaba lo peor, pero nada pasó. Entonces los que creen en las cadenas de oración atribuyeron que "Patricia" se degradara a tormenta tropical fue un asunto de la oración que los mexicanos practicaron.

Pero si esto hubiese sido poco, salió Enrique Peña Nieto a decir que gracias a las oraciones de los mexicanos, en parte, no había pasado nada. Vamos, que esto está fuera de lugar El mandatario no tiene porqué atribuir que no pasó nada cuando probablemente la ciencia pueda dar argumentaciones más racionales y lógicas.

Pero la pregunta sigue ahí: ¿Sirve orar? ¿Sirven las cadenas de oración? Comentaba con Pilar y ella me dijo que pensaba que podían servir. De hecho, me dio un argumento que no pude rebatir: "si en la física un experimento lo modifica porque lo observamos, ¿Por qué una cadena de oración, en donde mucha gente pida lo mismo, no podría modificar la trayectoria de -por ejemplo- un huracán".

En la física se sabe que la observación de un experimento modifica a éste. Así, la naturaleza onda/partícula puede verse reflejada cuando hacemos un experimento y lo observamos -o no. Ya escribí al respecto aquí. ¿Por qué pasa esto? no se sabe. La realidad es que el hecho de observar (con un aparato, no tiene que ser un ser consciente), modifica el experimento. Pensemos que una gran cadena de oración podría cambiar un evento como el del huracán. ¿Podría ser? No lo sé aunque claramente poder probar que algo en el comportamiento del huracán ocurre porque se reza no veo cómo probarlo.

Sin embargo, me di a la tarea de pensar una manera de ver si las oraciones en particular sobre un tema, podrían alterar el comportamiento de algo externo. Se me ha ocurrido entonces hacer un programa de computadora que por ejemplo, seleccione un número del 1 al 10 y entonces -antes de seleccionarlo- el usuario tenga por ejemplo 25 segundos para pensar fuertemente con un número en particular, intentando mentalmente que la máquina -con su algoritmo pseudo-aleatorio- producirá después de que pase ese tiempo de fuerte concentración del individuo que usa el software. Con la máquina podemos hacer un registro de los intentos y si el programa "cedió" al rezo o a la petición mental del usuario y entonces el sistema azaroso puso el número que el usuario pensó.

Para asegurarse que no se haga trampa, el usuario deberá tener lápiz y papel en donde anotará el número que quiere que la máquina produzca. El sistema a los 25 segundos (se puede cambiar el tiempo para concentrarse en el número que se piensa), producirá un número del uno al diez y preguntará al usuario si acertó. Se puede entonces hacer una estadística trivial. Si los resultados son azarosos, el usuario tendrá 1/10 de probabilidades de que aparezca el número que pensó. Si un usuario puede modificar al programa, tendría que ser estadísticamente significativo.

Cabe decir que ya alguna vez escribí un programa para saber si se tenía percepción extrasensorial. Aquí la cuestión va por otro derrotero. Se trata de influir en la decisión del software para poner un número de diez posibles después de concentrarse en un número en particular por 25 segundos. De hecho, no se pone un botón para que la máquina dé su resultado para no "interferir" con la concentración del usuario.

Cuando le comenté a Pilar de mi idea de hacer un programa de esta naturaleza, me dijo que los usuarios deben creer que el creer en algo, en que el orar, puede ser significativo y que puede hacer un cambio.

Pues bien, en mi siguiente artículo hablaré de este programa y lo pondré a disposición de todos los que se interesen en el mismo.

No comments: