Saturday, April 22, 2006

Taxímetro para programadores


(Por publicarse la semana que viene en www.proceso.com.mx)


Siempre he considerado que el haber estudiado en la UNAM me convierte en privilegiado. Nuestra Máxima Casa de Estudios, como se le suele llamar, sin duda es una de las mejores universidades de Latinoamérica. Considerando que además, su costo es gratuito para todo fin práctico, la UNAM es sin duda un bastión muy importante en el desarrollo de este país. Yo estudié física y creo que el haber ingresado a esa carrera fue uno de los pocos pero grandes aciertos de mi vida. En la Facultad de Ciencias de la UNAM se aprende de verdad. Desde la mecánica clásica hasta la cuántica, desde álgebra superior hasta funciones especiales y transformadas integrales. La realidad es que el plan de estudios que me tocó llevar es completísimo y sin duda difícil y árido. Sin embargo, con los años de estudio uno se da cuenta que tampoco es inescrutable. Se estudia, se aprende y se puede egresar con una preparación que no le pide nada a ninguna otra en cualquier parte del mundo. De hecho, el plan de estudios de la carrera de física era, al menos cuando estudié, el mismo de la Universidad de Princeton, EEUU, en donde terminara trabajando Einstein, si mal no recuerdo.

En lo que sí palidece la educación de la UNAM, particularmente en ciencias, es en que no existen asignaturas en donde se nos enseñe a valorar lo que sabemos (y que hemos aprendido) y que cuando salgamos al mundo real, podamos justificar de manera que nos paguen de manera justa por nuestro trabajo. Uno egresa y cuando enfrenta el mundo laboral, encuentra que todo parece indicar que según el sapo es la pedrada. Por ejemplo, yo que dedico mis afanes a esto de la programación de computadoras, en muchísimas ocasiones no tengo la mínima idea de cómo debe cobrarse un proyecto de programación. Me piden muchas veces bases de datos, programas contables, rutinas específicas para incorporar a otros programas, páginas web, etc. ¿Cuánto vale hacer una página web o una base de datos relacional? Siempre es complicado decidirlo para así poder cotizar nuestro potencial trabajo.

En los trabajos de oficina, cuando alguien está laborando, el tiempo del trabajo se mide normalmente en horas. En el caso de los programadores resulta más difícil medirlo, porque muchas veces se nos ocurre una idea brillante en medio de la noche, o bien, cuando vamos de regreso a casa. En mi caso al menos, mis esfuerzos en la programación no son de una constancia de por ejemplo, 8 horas diarias. En lugar de esto, me siento por un par de horas, resuelvo algunas cuestiones, paso a hacer otra cosa, quizás platico con alguien en Messenger o bien, entro a Internet a buscar información sobre algún tema no resuelto de la programación en la que estoy inmerso. Y cuando escribo código, cuántas veces me equivoco y tengo que borrar decenas de líneas que a la postre resultaron inútiles porque encontré con el tiempo una solución simple y trivial.

Debido a esta problemática, se me ocurrió crear un pequeño programa que cuente cuántos teclazos doy en una sesión de programación. De esta manera, cuando escribo un programa, cuando entro a una página web buscando información, cuando me equivoco y doy cientos de teclazos borrando cosas inservibles, en todos estos casos, estoy utilizando mi tiempo efectivo de trabajo. Al finalizar la sesión, mi programa me indica cuántas teclas oprimí en dicha sesión. Entonces puedo ponerle precio a mi trabajo, ¡incluso por tecla oprimida! Y entonces, oprimo el botón “Calcular” y como resultado sabré cuánto dinero, potencialmente, implica una sesión de programación en la computadora.

Lo interesante del software del “taxímetro programático” es que utiliza algunas características de Windows que permiten monitorear los teclazos que se dan, independientemente de la aplicación en la que uno se encuentre trabajando. El sistema mide la actividad del teclado. A quien le interese este esquema “tipo taxímetro”, escríbame a morsa@la-morsa.com y a vuelta de correo electrónico recibirá el software de manera totalmente gratuita.

1 comment:

francisco said...

Muy interesante, tal vez se pueda personalizar este programa para muchos propósitos, como determinar por el tipo de escritura la autenticidad de la persona al frente de una máquina.
atte. fzamora00@gmail.com