Tuesday, December 22, 2009

Última oportunidad para la Palm Tungsten E

Hace unos años, probablemente en el 2004 si la memoria no me falla, me compré una Palm Tungsten E. La quería porque ya había algunos programas de ajedrez lo suficientemente fuertes, además de que encontré una especie de base de datos de ajedrez (para archivos PGN), y que de alguna manera me permitirían mantener mis bases de estudio y trabajo constantemente, sin necesidad de cargar con la laptop o usar la computadora de escritorio.

Pues bien, la maquinita me sirvió adecuadamente en estos años, pero quizás hace dos, empecé a tener problemas con el cargador de la batería. Finalmente llegó un momento en que ya no funcionó y mi Palm quedó inservible, hasta que José María Campaña, un profesor de la Universidad Iberoamericana, me mostró un método alternativo para cargarla. Se trataba de un cable Belkin que se conectaba al USB de la computadora y de ahí al conector de la Palm. Pude entonces recargar mi máquina y asunto arreglado. Pero pasaron pocos meses de esto cuando apareció otro problema: la pila se descargaba en menos de 10 minutos en el mejor de los casos. Eso hacía inservible mi Tungsten E, por lo cual me di a la tarea de ver quién podía arreglármela. Encontré una empresa: Poder Móvil, que me cambió la batería por algo así como 800 pesos. Dicha batería duró no más que la garantía que la empresa extiende cuando hace un arreglo y de nuevo, la Palm solamente podía funcionar si estaba conectada a la corriente (vía la computadora conectada al USB).

Pasó el tiempo y en algún momento, hace un par de meses, decidí darle una última oportunidad a la Palm Tungsten E. La verdad es que me daba pena no poder usar ya el Hiarcs (que compré hace un par de años y que de verdad, juega fabulosamente bien). Así, compré yo mismo la batería en una tienda en los EEUU y la mandé vía UPS a una dirección de un amigo el cual vendría a fin de año a México. La pila me costó, con el envío y la herramienta necesaria para poder abrir la Palm Tungsten (la cual trae unos tornillos no estándar, por lo cual los destornilladores comunes son inútiles), como 27 dólares, de hecho la mitad de lo que Poder Móvil vende las baterías para mi modelo de Palm.

Con ayuda de mi hermano Juan cambiamos la pila, la cual requiere de soldar un par de cables al "motherboard" de la Tungsten. Por el momento puedo decir que aparentemente el cambio funcionó y la pila está ya cargada y funcionando. No se ha bajado de nivel aunque apenas estoy haciendo las primeras pruebas. Pienso que si el cambio termina por no funcionar, daré de baja definitivamente mi Palm Tungsten E, aunque por lo que veo, las cosas parecen ir yendo correctamente y como se esperaba. Seguiré informando.

1 comment:

MedGeek said...

Me agradaría que este país pudiera ser un poco más como los americanos que ellos hacen todo y no existen lo centros de reparación, felicidades por el blog.