Thursday, December 03, 2009

El futuro de las redes sociales

Ayer estaba viendo la TV y me encontré que entrevistaban a Patty Manterola, una cantante de las tantas que ha creado Televisa. Estaba promoviendo su último disco, creo, y en un momento de la entrevista la cantante dijo: "quiero recordarles que ya pueden seguirme en Twitter: @pattymanterola", y aclaró: "patty con doble t y con i griega". La verdad es que la Manterola no es la primera cantante en Twitter ni será la última. Britney Spears, entre otras, desde hace ratos está en este sitio de microblogging. Sin embargo, el hecho me puso a pensar en las redes sociales y su futuro, incluyendo Twitter (que realmente no es una red social, pero casi).

Por una parte, la idea original de poner mensajes de hasta 140 caracteres parece fue estupenda. Al contrario de un blog, en donde el autor se puede explayar en sus ideas, en Twitter se tiene que ir al punto que se quiere decir, de manera breve y concisa o quizás es un síntoma de estos tiempos que vivimos: cultura light, comentarios cortos, nada de profundidad, por favor. Pronto artistas, políticos, sociedades civiles, comerciales, etc., descubrieron que sería una buena idea estar en Twitter para así dar a conocer sus ideas. Vaya, hasta Barack Obama está en Twitter, aunque hace unos días declaró que él jamás habría entrado a este sitio, lo cual probó que en muchas ocasiones es probable que los artistas ni siquiera se enteren de lo que pasa por la red, pero que a través de su grupo de publicistas pueden entonces darse a conocer.

Como en Twitter, en Facebook se repite este comportamiento. Curiosamente para muchas empresas, artistas, sociedades de todo tipo, Facebook es un elemento más de promoción y de pronto se está inundando esta red social con todo este género de nuevos miembros. Los propios miembros de Facebook muchas veces crean movimientos sociales a los que invitan a sus amigos a unirse, como por ejemplo: "estoy en contra de los nuevos impuestos", "en contra de los experimentos en animales", etc. La realidad es que al menos en mi caso, prácticamente todas estas invitaciones las rechazo porque me parecen inútiles. Por ejemplo, si me invitan a un movimiento en protesta contra los impuestos pues esperaría que hubiese un plan de acción, que se dijera qué tipo de acciones se pueden hacer para protestar, etc. No, solamente te inscribes a ese movimiento y nunca sabes más de él. Quizás es como una catarsis personal de quien crea el movimiento dentro de Facebook, no lo sé. Lo que sí sé es que no sirve estrictamente para nada.

Hay curiosidades dignas de nombrarse aquí: Britney Spears tiene muchísimos más seguidores (que se cuentan por decenas de miles) y Felipe Calderón creo que no alcanza los 2000, la última vez que chequé. Es decir, para muchos es más importante seguir a la Britney que a Calderón, que finalmente sus decisiones inteligentes o estúpidas, nos afectan mucho más que lo que diga la cantante gringa. Y sí, sé que Britney la conocen más allá de sus fronteras, pero si hay 11,000 twitteros mexicanos activos (ese dato creo lo puso @paw en Twitter hoy mismo), pues como que al presidente de este país no le dan la importancia que quizás debería tener, considerando las afectaciones a nuestras existencias en nuestro México.

Pero regresando al tema, que estén todos estos artistas y personajes de la política en Facebook, en Twitter o en cualquier otra red social simplemente me parece que es un asunto de modas. Mientras el/la artista esté en el candelero, seguramente sabremos de sus actividades y de lo maravilloso/a que es. No obstante, cuando pase de moda, cuando Televisa lo/la vete, o simplemente se apague su "estrella", entonces nos olvidaremos de dicho/a artista. Así es el mundo en muchos sentidos, lo entiendo, pero me parece que estos espacios como Facebook o Twitter, por mencionar los más populares, podrían ser más enriquecedores. De hecho, hace unos meses, en Twitter, alguien a quien seguía escribió "caca, pipí, popó". No sé en qué pensaba ese amigo ni por qué lo puso, la cuestión es que lo borre de mi lista de amigos que sigo porque me parece una idiotez usar estos sitios para simplemente estas burradas. Y que conste, no espero tratados filosóficos profundos en 140 caracteres. Simplemente no tolero la estupidez.

Es interesante, después de todo, ver cómo están evolucionado (¿involucionando?) las redes sociales e incluso el mismo Twitter. Veo, por ejemplo que Cinépolis tiene un letrero que dice: "Siguenos en Facebook y Twitter". La verdad es que no entiendo muy bien este caso, porque Cinépolis tiene una página en donde está toda la información de cines, películas, etc. ¿para qué querría seguirlos en Twitter o Facebook? Misterio.

2 comments:

Henry Wilt said...

Mi modesta opinión es que las redes sociales van a contaminarse cada vez más.
Le pongo un ejemplo, amigo Morsa:

En mi país (Uruguay) ha sido año electoral. Y se han creado una enorme cantidad de blogs y grupos de Facebook en pro o en contra de los partidos y candidatos intervinientes.
Algunos de esos sitios han sido armados evidentemente por profesionales, sin casi disimulo de la intención "marketinera".
O sea: ya no son una herramienta para que un individuo o un colectivo se expresen, sino una especie de cosa libretada de principio a fin.

Todo ello va en contra, por supuesto, de los fines de las redes sociales. Pero sucede.

Saludos.
PD: me ha gustado mucho su blog.

Morsa said...

Henry,

creo que diste con el; término exacto: "contaminar". No me cabe duda que las redes sociales se han contaminado con todos estos asuntos comerciales, que le quitan en alguna medida el enfoque original al tema, pero bueno, así están las cosas.

saludos
Manuel