Friday, January 30, 2015

Reflexiones sobre la tragedia de Cuajimalpa

He leído comentarios de amigos y de los que me siguen, sobre las causas del accidente en el hospital infantil de Cuajimalpa. Ahora todos tenemos una teoría de lo que pasó y cómo podríamos haberlo evitado. Todo suena dicho desde esta perspectiva a toro pasado. Así cualquiera se mete en una plaza de toros. Pero la realidad es otra.

Hay quien especula sobre si la manguera ppara pasar el gas era adecuada y funcional. Creo que no se puede especular sobre si la manguera estaba en condiciones o no. No sabemos exactamente qué pasó. Los accidentes pueden ocurrir siempre y hay ya una serie de normas para manejar por ejemplo, combustibles como el gas LP. Lo que pasó fue un accidente que puede ser debido a negligencia, a un manejo inadecuado del gas, entre muchos factores.

No se pueden buscar culpables, o mejor dicho, ahora somos retebuenos para buscar culpables y fabricar acusaciones, cuando en mucha medida esto es parte del ser mexicano: negligencia, falta de reglamentos que se cumplan, mordidas para brincarse las leyes, etcétera. Todos lo hacemos en mayor o menor medida. Parece que darle una mordida a un agente de tránsito porque dice él que cometiste una falta nomás nos ahorra perder más tiempo, ir al ministerio público, etc. Entonces justificamos eso. Si haces una casa y pides los permisos correspondientes, te apuesto que empezarás -si bien te va- dos años después de la fecha que pensabas empezar a construir. Entonces ¿qué haces? te vas por la libre. Das mordida aquí y allá y listo, empiezas a construir.

Pongo estos ejemplos porque ocurren todos los días. ¿Sabías que ese hospital no tenía salidas de emergencia? ¿Cómo pudo destruirse casi en un 70% con el bombazo de la pipa? ¿Pues qué, los hacen de papel? El asunto es que todos lo sabemos: en las construcciones se ponen muchas veces materiales de menor calidad, pero se cobran como si fuesen los mejores. Y esto se ha visto infinidad de veces con las casas del Infonavit. Todos lo sabemos y lo consideramos normal, ¿a poco no?

Pero claro, ocurre una tragedia y todos moralmente superiores decimos qué se debe hacer, cuando todos somos parte de un sistema, de los usos y costumbres que tenemos arraigados desde que nacimos y que evidentemente, no permiten que las cosas funcionen como deben funcionar.

Abundo: si te subes a un avión verás que hay una serie de protocolos y normas que para cualquiera son idiotas. Estos aburridos anuncios, estas tonterías, que se dicen en todos los vuelos una y otra vez, buscan salvar vidas. Si estos protocolos los hubieran inventado en México ya ni se dirían porque para nosotros estos anuncios son casi idiotas. Y como mexicanos, nos creemos superiores a los gringos, pero estas tragedias nos pegan una y otra vez. Si no es la delincuencia organizada es la negligencia, el uso inadecuado de materiales, etc.

Y termino: la gasera ya tenía un catálogo anterior de problemas, accidentes y dificultades, y ahora todos sabemos de ellas. ¿Por qué no se hizo nada? te diré por qué, porque segurito hubo mordidas para evitar que les clausuraran el negocio... En mi opinión, ya basta, no busquemos más culpables. Busquemos cambiar todos. Pensemos dos veces antes de dar mordida, por ejemplo.

No comments: