Thursday, May 21, 2015

Las leyes en México



Siempre he pensado -y probablemente lo he dicho en este blog más de una vez- que somos el país que tiene el mejor marco jurídico del mundo. Me queda clarísimo que hay códigos para todo tipo de escenarios y quienes han fabricado este tipo de sistemas legales parecen haber contemplado el sinfín de casos que pueden darse. A lo mejor en estos sistemas se aplica el teorema de Gödel, el cual dice que ninguna teoría matemática formal capaz de describir los números naturales y la aritmética con suficiente expresividad, es a la vez consistente y completa. Es decir, si los axiomas de dicha teoría no se contradicen entre sí, entonces existen enunciados que no pueden probarse ni refutarse a partir de ellos. Me declaro incompetente para saber si esto es igual en un sistema de leyes, pero creo que si se puede simbolizar el mismo, estaríamos en ese caso.

Y en cualquier sistema legal, independientemente de si se aplica el teorema Gödeliano, tenemos un número de casos que no estuvieron contemplados y entonces entra lo que en este país nuestro llaman "jurisprudencia". Se analiza un caso que no puede ser resuelto por las leyes vigentes y entonces se genera jurisprudencia, es decir, un antecedente el cual ya da una norma sobre qué hacer si se vuelve a suscitar otro caso parecido.

Pero si hablo de esto es porque a pesar de nuestro extraordinario sistema legal, y de ser casi líderes en el capítulo del "amparo" en el mundo, el la vida real las cosas son diferentes. En México las leyes son letra muerta en general porque nadie las sigue, porque todo el mundo se las salta, porque hay un gigantesco número de cochupos, corruptelas a todos los niveles y por ende, las mejores leyes chocan contra la práctica y el manoseo de las leyes, que finalmente buscan poner orden.

Por ejemplo, ¿quiere construir una casa? ¿O quizás hacer modificaciones que implican llevar a un par de trabajadores? Si requiere de una montañita de grava y arena para lo que quiera hacer, si se trata de una modificación pequeña, no se preocupe, minutos u horas después de que le descarguen la grava y la arena, aparecerá un inspector que habrá salido de debajo de la Tierra y le pedirá sus permisos, que evidentemente usted no tendrá. Una mordida arreglará el asunto hasta la siguiente visita del funcionario. Si quiere hacerse una casa, en México lo que hay que hacer es empezar a construir y después pagar las multas o dar las mordidas correspondientes porque sino, jamás podrá concluirla. ¿La razón? Pedir los permisos para construir puede llevarle años. Y como el tortuguismo asociado a la corrupción van de la mano, usamos la "simplificación administrativa" y le damos una mordida al inspector en su momento.

Otro ejemplo: Hay muchas calles en multitud de colonias de esta ciudad de México (CD MX para que esté feliz Mancera, nuestro gobernador), que tienen en las esquinas estos aparatosos letreros rojos con un letrero que dice ALTO. Esto, en países como Canadá o Estados Unidos significa que al ver ese letrero tenemos que hacer alto total si vamos en nuestros vehículos automotores. En los países desarrollados puede haber cámaras o vigilantes que si lo sorprenden a uno no haciendo un alto total entonces les ponen una severa multa. Y veremos cuántas veces más no te vuelves a detener.  Pero ¿qué pasa en la CD MX? Que nadie se detiene, nadie respeta estos letreros. Y como para nuestra idiosincracia la falta no merece siquiera multa o mordida, entonces los que viven en la zona deciden que respetemos la ley, deteniéndonos casi en alto total, a través de topes magníficos que obligan a cualquier conductor a parar aunque no quiera. Es decir, como no respetamos la ley, entonces la maniobra es poner una traba que nos obligue a respetarla. Y entonces nos limitan en nuestro actuar, pero no nos educan a cómo actuar correctamente.

Y si escribo esto es porque hace rato iba por el periférico de la CD MX y en algunas entradas hacia el segundo piso o incluso, para entrar a los carriles centrales de esa vía, ya hay una serie de marcos metálicos que limitan el acceso a vehículos de cierto tamaño. Ya no caben los autobuses, los camiones materialistas y muchos que son de gran tonelaje. Pero de nuevo, como ni las mordidas funcionan aquí, entonces la autoridad decide bloquear el acceso de la vía "rápida" de esta manera. De nuevo, la lección es: no eduquemos, mejor limitamos a la fuerza.

Un último ejemplo: Veo un video en donde Javier Corral habla en el pleno del Instituto Nacional electoral (INE), pidiendo se dé cause a la protesta pública, conformada además legalmente por este catálogo maravilloso de leyes que gobiernan la creación y labores de los partidos políticos, para que se le quite al Partido Verde Ecologista, su registro por la multitud de violaciones. Les puedo apostar que los dirigentes del Verde dormirán tranquilos. Puedo apostar 10 a 1 a que no le quitarán registro a dicho partido y ¿por qué? Porque repito y hago énfasis: en este país la ley es letra muerta.

No comments: