Monday, May 25, 2015

Ser más críticos no nos caería mal


Hoy revisaba Google Plus, cuando encontré una imagen de un supuesto OVNI. La imagen es apantallante pero tiene una explicación lógica y evidente: es una lámpara reflejada en un cristal. El fotógrafo tomó la imagen enfocando hacia la ventana y pareciese que estamos ante un objeto luminoso extraordinario, como diría Maussán, el cual seguramente ya estaría especulando que es una nave madre de plasma o tonterías similares. Hay muchas fotos de esta naturaleza en Internet y hay que haber visto alguna antes quizás para no caer en el truco. La cuestión es que en muchos casos pueden ser fotos que la gente ve y que cree, de buena fe, que se trata de una nave interplanetaria pero que no resiste el más mínimo análisis.

He aquí otras imágenes similares:





Lo que a mí me llama la atención es la credulidad de la gente, sobre todo en las redes sociales. Creen cualquier cosa que aparezca en una imagen. Jamás se toman la molestia ni el interés en averiguar algo más. Miren por ejemplo lo que puso una amiga en las redes sociales, adjunta la siguiente imagen:


Conozcan a estos 5 desgraciados son los q se están robando a l@s niñ@s para vender sus órganos y ayudenme a difundirlo ya q las noticias no dicen nada y ni los policías. No le he agregado ni una coma, ni he corregido cómo está escrito el mensaje, que ya de por sí me parece lamentable. Lo que me interesa en este caso es el mensaje de terror que quiere dar: Hay robachicos, como nos dijeron de pequeños, pero no basta con eso, que es terrible, sino que ahora estos personajes se los roban para sacarle los órganos y venderlos en quién sabe qué mercado negro.

Esto fue lo que le puse a mi amiga y quizás se enojo (si es así, pues lo lamento): A ver, vender órganos no es algo que de entrada pueda hacerse fácilmente. No se puede hacer en la cocina de la casa. Tiene que haber un grupo de médicos y una infraestructura de hospital para quitarle a un niño un órgano, aunque al final decidas quitarle los órganos que quieras y lo mates. Esas historias son leyendas urbanas. No existe un solo caso documentado de tráfico de órganos, que curiosamente se puso de moda la idea desde la película COMA, de hace unos 40 años. 

Yo no sé si esos malhechores lo son realmente, si se roban niños o si son lacras para este país, porque no hay un solo dato más que unas fotos que no tienen siquiera nombre y pudieron ser incluso sacadas de Internet por alguien que no tiene nada mejor que hacer. 

Yo apelaría a más sensatez y no a alarmar por cosas que ni sabemos que son ciertas, que ni están documentadas, pero que en la buena fe que te caracteriza, crees que podría ayudar a proteger a las familias, aunque en el fondo sólo estés promoviendo un pánico irracional sobre algo que te repito, de acuerdo a la Secretaría de Salud, no existe un caso documentado, uno solo, de tráfico de órganos. Y ojo, tampoco se ha demostrado en ninguna parte del mundo. Hay que informarse.

Y fíjense, las fotos presentadas de estos seres tan perversos, no tienen nombres ni apellidos. ¿Cómo sé que son reales? Misterio. ¿Quién las tomó? ¿Quién hizo ese cartel? Más misterio aún. ¿Quién tiene interés en difundir semejantes estupideces? Tampoco lo sé. Lo que sí sé es que deberíamos ser un poquito más cautos con la información que publicamos. No se trata de ser solemne, para aquellos que ya estarán diciendo que estoy exagerando. No, se trata de ser más inteligente, menos emotivo con estas cuestiones que repito, son indemostrables.

Y entiendo, el temor de que le roben a un hijo es algo que puede estar latente en la mente de muchos, y más cuando vivimos en esta sociedad mexicana en donde la inseguridad es de todos los días. Y puedo comprender que no hay mala fe en la actitud de mi amiga al publicar esa nota en su muro, pero seamos francos, la amiga en cuestión es académica, tiene al menos una licenciatura, ha adquirido una serie de principios y conceptos científicos que bien le podrían indicar que esa nota probablemente es falsa, pero no, le gana el sentimiento de defensa al infante y ahí va, a publicar semejante nota absurda.

Vamos, que estoy seguro que todos queremos que se nos dé información veraz, confiable. Nos quejamos de las mentiras que nos dicen los noticieros en la televisión, pero no actuamos en consecuencia Somos a veces, peores que estos dizque informadores.

Mi conclusión, la cual la he dado antes: las redes sociales son reflejo de lo que somos, de nuestros miedos internos, de nuestros complejos, frustraciones e ignorancia. Tan inteligentes que nos creemos. Francamente lo que me muestra la red social es que no avanzamos, no aprendemos. No evolucionamos en nuestras ideas.

2 comments:

Miguel Angel Galicia said...

Buenas noches profesor, me gustaría saber su postura acerca del tema de los extraterrestres y ovnis, si bien no me parece en absoluto contundente la información que he podido revisar al respecto, me cuesta trabajo creer que este sea el único planeta con “seres vivos”. Gracias por su atención y como siempre, excelentes sus aportaciones. Saludos.

Morsa said...

Miguel Angel,

Estoy convencido que el Universo debe estar lleno de vida, pues me parece una propiedad emergente, es decir, que sale de las propias leyes de la física, química y biología. Lo que dudo en extremo es que los extraterrestres estén en la Tierra. El Universo es gigantesco para la escala humana y somos un punto en el espacio. Que nos visiten seres de otros mundos suena extraño considerando las distancias. Por eso todas las dizque evidencias son eso, dizque evidencias, En 70 años del fenómeno ovni tenemos muchas fotos, videos, supuestos testimonios, pero ni un cuerpo de un extraterrestre, ni un tornillo de una nave que no sea humana.

Supongo que eso aclara la cuestión.

saludos
Manuel