Saturday, May 02, 2015

Un país sin leyes


Yo me acuerdo que cuando era niño, el ejército mexicano era algo así como la instancia más poderosa del gobierno para asegurar la paz y el control del país. Meterse con el ejército parecía siempre una mala idea. Me acuerdo también que los ladrones y delincuentes se escudaban en la noche, como las ratas y desde luego, no salían de día. Sus actividades ilícitas se hacían "en la sombrita", por decirlo de una manera coloquial. Sin embargo, estos conceptos ya han sido rebasados por la realidad: Ayer 1 de mayo los narcotraficantes demostraron que México es un país sin leyes, sin que el gobierno pueda garantizar la seguridad de nadie. En Jalisco los malosos derribaron un helicóptero, hubo 39 bloqueos y 7 muertos. El crimen organizado ofreció una muestra sobre el poder que tienen y en la tercera ciudad más importante del país, Guadalajara, se paralizó las actividades normales colocando 39 narcobloqueos, enfrentamientos en toda la ciudad, incendios a gasolinerías y bancos e incluso derribaron un helicóptero de la Defensa Nacional. Hubo 7 muertos, 19 heridos y 17 detenidos. Así de simple. Así están las cosas en términos de seguridad en nuestro país.

Aparentemente la actividad del narco empezó a las 9 am del primero de mayo y se extendió a los estados de Colima, Michoacán y Guanajuato, donde los sicarios impusieron bloqueos e incendios intermitentes, de acuerdo con la revista Proceso (http://www.proceso.com.mx/?p=403014). El gobierno de Enrique Peña Nieto ordenó a su gabinete de seguridad reunirse de forma urgente. ¿Para qué? Pues quién sabe, porque este país parece estar fuera de control.

Obviamente la respuesta del gobierno dejó mucho que desear, a pesar de lo que dijo el comisionado nacional de seguridad, Monte Alejandro Rubido, que destacó la puesta de una operación que llamaron  "Jalisco" en donde participó el ejército mexicano, la Secretaría de Marina, el CISEN y la policía federal. Un gran grupo de autoridades que simplemente no pudieron contener a los criminales que han hecho de Guadalajara una ciudad sin ley, sujeta a los vaivenes de lo que quieran hacer los narcotraficantes.

La realidad pues, supera la imagen de un gobierno que quiere verse ante los ojos de la ciudadanía como perfecto y maravilloso. Donde aparece nuestro impecable galán presidente, dispuesto a decir alguna estupidez digna de ser replicada por youtube y redes sociales una vez más, y en donde la escenografía es la de un país ordenado, con todo en su lugar, con todo funcionando, chocando ante una verdad cada vez más evidente: el narco no se ha acabado, ni se ha controlado y tiene todo el poder del mundo en nuestro país. Puede enfrentar sin el más mínimo temor al ejército, a la marina, a la autoridad que sea. Son ellos los que mandan. No tienen que salir en actos oficiales en donde les aplaudan, como hacen con nuestro pequeñito presidente de pacotilla, aquel cuya suficiencia dista mucho del mínimo promedio de inteligencia que se necesita para gobernar un país como el nuestro. Hoy estamos peor que antes, mucho peor, y está en riesgo todo.

Pero no parece importarle al gobierno, el cual mandará a Peña a alguna gira internacional, a firmar acuerdos que jamás se cumplirán pero que lo sacará de la escena local porque de verdad, el cochinero que es México es cada vez peor y evidentemente, la imagen que quieren dar de nuestro bonito presidente y su primerísima dama dista de ser lo que se esperaba. Así, mejor mándenlos a viajar, a comprarse cositas, a gastar los dineros de este país. En tres años vamos a ver qué clase de país habrán dejado.

1 comment:

Unknown said...

Muy fuerte lo que usted dice pero desafortunadamente es cierto, y el gobernador de Jalisco diciendo que fueron simples actos vandálicos, en fin, muchas tarugadas faltan por verse y escucharse.