Monday, November 30, 2015

Entrevista con Matt Richardson, evangelista de Raspberry Pi


Matt Richardson es un evangelista de la Raspberry Pi. De hecho, tiene un libro publicado (junto con Shawn Wallace) llamado “Getting Started with Raspberry Pi”. Matt vino a México hace algunos días precisamente en un afán de que se conozca más de los productos que tiene la Fundación Pi y de la meta de la misma, que es básicamente que todo el mundo tenga acceso al cómputo.

Esto es parte de la conversación que tuvimos (ML – Manuel López), (MR – Matt Richardson):

ML: ¿Cuál es la verdadera historia atrás de la Raspberry Pi?
MR: Básicamente la Pi nace de la necesidad de que los estudiantes tengan más acceso al cómputo. Ciertamente muchos de ellos ya saben HTML, Javascript, pero no están interiorizados con el funcionamiento de las propias computadoras, de lenguajes de bajo nivel como ensamblador, por ejemplo. La tecnología ha convertido a muchos chicos en consumidores de tecnología, por ejemplo, usando el xbox o el PlayStation mucho más que sentándose frente a una microcomputadora como la BBC-micro (muy popular en algún tiempo en el Reino Unido). La Pi nace entonces de la idea de que los chicos estén más familiarizados con cómo trabajan las computadoras para así crear personas que entiendan desde sus bases cómo funcionan las cosas. Piensa por ejemplo que los niños actualmente pueden usar un iPad pero no saben nada de cómo ni por qué funcionan estos equipos. Con un proyecto como el de la Pi, los niños bien pueden entender qué hay detrás de la tecnología, cómo funciona. Pueden además jugar juegos y generar sus propias creaciones.

ML: ¿Cuántas Raspberry Pi se han vendido hasta hoy día? ¿Unas dos millones?
MR: Siete millones. Sí, hemos crecido muy rápido. Después de la primera Pi sacamos el modelo B y poco después ya teníamos un modelo Pi B+, con un procesador de cuatro núcleos, con 1 GB de memoria, (que sigue costando 35 dólares). Lo interesante fue como la comunidad tomó nuestro producto porque de verdad apreció el trabajo hecho y al final del día lo que buscábamos (y seguimos buscando), es que todo el mundo tenga acceso a la tecnología. Una manera de hacer esto es dar tecnología a precios que puedan pagarse, por lo que cuando bajamos el producto del modelo A a 20 dólares, pensamos que muchos chicos tendrían la posibilidad de tener su propia computadora y experimentar con ella.

ML: Una de las ideas -en mi opinión- más interesantes, es que la Pi pueda correr Linux.
MR: Es absolutamente una gran idea. La comunidad fue increíble, muy feliz corriendo Linux. Y si lo piensas, Linus Torvalds, creó originalmente su sistema a manera de experimentación. Con la Pi podríamos pensar: ¿dónde está el siguiente Linus Torvalds? Quizás de esta iniciativa salga el siguiente contribuyente al kérnel de Linux, por ejemplo, o bien, haciendo programas de código abierto, compartiendo el código, etcétera. Nuestros ingenieros, nuestra gente que hace software trabaja con Linux por muchas razones, pero además, porque es gratuito (y libre). Linux corre en muchas plataformas de hardware y además, en muchas plataformas de hardware poco costoso y esto es crítico para el éxito de este esfuerzo. Piensa por ejemplo en Mac OS X, necesitas en principio un hardware adecuado como el que provee Apple, o en el caso de Windows, que finalmente -en ambos casos- tienen ambiciones comerciales.

ML: Cuéntanos un poco de la experiencia de la Pi en el ambiente de las escuelas del Reino Unido.
MR: Enpezamos entrenando a unos 300 profesores a través del programa académico de la Pi, el cual es gratuito y dura dos días. Además, tenemos ahora una amplia comunidad de educadores certificados en la Raspberry Pi. Usan las Pi en sus clases y no solamente para que los alumnos escriban código, sino para que la Pi se use en ambientes humanísticos, en el arte, buscando introducir el cómputo a través de la Pi de forma interdisciplinaria. Por ejemplo, si el estudiante está interesado en la música, puede usar el software Sonic Pi, que le permite escribir código para hacer música, para incluso generar música al azar (mediante el uso de una función random, un loop, etcétera).

ML: ¿Cuántos educadores en el Reino Unido usan la Pi en sus clases?
MR: No tenemos números exactos pero aproximadamente una tercera parte de la comunidad de educadores en el Reino Unido utilizan la Raspberry Pi en sus clases, y no necesariamente para solamente enseñar a programar código.

ML: Cuéntanos acerca del uso de la Raspberry Pi en sistemas embebidos.
MR: esto es una parte importante de la Pi. Es genial que muchos de los que crean proyectos con una Pi lo compartan con nosotros. Frecuentemente no es solamente hacer algo y listo, sino que comparten el código, la experiencia, lo que funcionó, lo que no, etcétera. Esto hace que crezca el cuerpo de conocimiento y no solo eso, cualquiera puede hacer búsquedas en los proyectos para encontrar soluciones a sus propios proyectos pero además, se convierten en una fuente de inspiración. Y más importante aún es que los proyectos todos funcionan sobre el mismo sistema. No es otro tipo de hardware diferente. Y esto es de gran ayuda. La Raspberry Pi no es un juguete, es una computadora completa. Queremos que los niños vayan más allá de lo elemental, de por ejemplo, usar Scratch (un lenguaje de programación basado en bloques). Nos encanta ver toda esa gente que hace cosas con la Raspberry Pi. Esto es de una inspiración increíble.

ML: Hace relativamente poco sacaron una pantalla táctil…
MR: ¡Aquí la tengo! [Matt la conecta fácilmente y como no tiene un conector a la mano, usa una batería portátil]. Es una pantalla de diez puntos táctiles. Hay bibliotecas para programar la pantalla táctil (por ejemplo en Python). Es realmente un añadido increíble. Pero más allá de esto, lo que buscamos es que quien tenga una Pi pueda programar en un número de lenguajes, incluso Mathematica. La idea es dar un ambiente en donde hay mucho por investigar y en donde cada persona que use una Pi se sienta en la libertad de ver qué herramientas hay o qué herramientas se pueden incorporar. Tenemos Sonic Pi (basado en Ruby), Scratch, Python. Digamos que tenemos de todo y el profesor puede entonces sentirse a gusto con algunas aplicaciones que más le atraigan para sus alumnos. Hoy, por ejemplo, ya tenemos Processing, el cual es un interesante añadido a la Pi.



ML: ¿Cómo puede la gente a aprender sobre la Pi? ¿Qué recursos están disponibles?
MR: En el sitio web tenemos un apartado (llamado “resources”) en donde hay tres opciones, “teach/make/learn”. En cada sección tenemos material para enseñar sobre la Pi, o bien sobre aprender a cómo usarla y finalmente a hacer cosas con ella. Muchos de los documentos muestran desde lo más básico (cómo hacer que un LED se prenda y se apague – algo así como el Hello World! de la electrónica digital), o bien, cómo hacer para que un sensor reaccione a cierto evento. Nos aseguramos pues que lo más básico esté disponible pero claramente hay un sector que quiere saber más y para ellos tenemos materiales intermedios. Una vez que se ha aprendido lo básico, podemos incluso investigar cómo la gente ha usado la Pi en diferentes entornos.

ML: ¿Cuál piensas será el futuro de la Raspberry Pi?
MR: Todo lo que hacemos en la Fundación Pi tiene que ver con los límites de los precios que podemos poner a nuestros productos.

ML: ¿Qué hay con la competencia, por ejemplo, con tarjetas como la BeagleBone?
MR: Hay muchas tarjetas en el mercado, sin duda, unas con más características que otras. La Pi tiene como mayor virtud su precio porque tenemos el balance correcto entre poder computacional con respecto al precio. La cantidad de Pi en el mercado indica que hemos hecho las cosas bien. Tú puedes poner un procesador con más capacidad, más memoria, más sensores, conectores varios, etcétera, por algo así como unos 100 dólares, pero ése no es nuestro mercado.

ML: Raspberry Pi tiene una fundación, ¿verdad?
MR: De hecho, Raspberry Pi ES una fundación. Hacemos caridad. Nuestra misión es el avance de la educación en cómputo. Para ello construimos la Rapberry Pi. Somos en una gran medida una empresa sin fines de lucro. Nuestra misión es que la gente aprenda a programar, a que comprendas cómo funcionan las computadoras y además, queremos hacer cosas interesantes con las computadoras.

ML: ¿Crees que la Pi es un éxito porque funciona a través de una fundación que en gran medida no busca fines de lucro? ¿Crees que eso ha sido una manera de “caerle bien” a la gente y de ahí su éxito?
MR: En mi opinión lo más importante es el precio. Sin embargo, pienso que logramos atraer a mucha gente que nos acoge con cariño y que es francamente increíble, en donde además, tenemos voluntarios. Y es que aman el producto. Y esto ayuda a la misión que nos hemos encomendado. Pienso incluso que no tendríamos todo el apoyo que tenemos si no fuésemos una fundación.

ML: ¿Algo que quieras agregar?
MR: Tenemos este nuevo módulo de cómputo (la Pi Zero), el cual tiene lo básico que contiene una Raspberry Pi y que puede ser útil para muchísimos proyectos en computación. Es un sistema más para el aficionado a la electrónica pero pudiese ser usado por cualquiera interesado en el tema.

ML: Gracias, Matt.
MR: Gracias por la oportunidad de hablar de la Pi.

No comments: