Saturday, February 27, 2016

Las andanzas de Arne aus den Ruthen, "city manager" de la delegación Miguel Hidalgo


Arne aus den Ruthen ostenta el extraño título de "city manager", de la delegación Miguel Hidalgo. En las últimas semanas este personaje ha salido con su teléfono celular, utilizando "Periscope" para hacer streaming de video en vivo, y poner en evidencia a malos ciudadanos que se pasan de vivos, que no cumplen con las leyes y que, desde luego, al ser sorprendidos en flagrancia, deciden arremeter con insultos contra Arne, hasta que eventualmente son obligados a ir con el juez cívico o bien, a actos como el arrastrar a los corralones a los vehículos mal estacionados.

El primer video que vi de Arne enfrenta a una señora que tiró basura y se le pide que la recoja. La señora se pone al brinco literalmente pero el city manager no cede. Finalmente llega la autoridad y remiten a la señora al Ministerio Público a pagar la multa. La señora en cuestión fue etiquetada como Lady Basura. Llama la atención que cuando dicha mujer ya no ve salida a la bronca en la que se metió le dice a Arne: "no seas malito, ayúdame, échame la mano". Pero ya es tarde, Arne no cede y la señora tuvo que pagar una insignificante multa, pero eso sí, hizo el entripado de su vida.



Días o semanas después, Arne enfrentó a unos guaruras que estaban estacionados en la banqueta, asunto que resultaba ilegal. Hay que reconocer el valor de Arne, porque claramente cuando uno ve a guaruras, pues mejor les da la vuelta. Son personas probablemente armadas y si las cosas se ponen violentas puede ocurrir una desgracia. En este caso, el dueño de las camionetas mal estacionadas, es avisado y quiere hablar con Arne por celular y como éste no le contesta le empieza a decir: "me pelas la verga parada" (sic). A esta finísima persona le llamaron entonces Lord MeLaPelas. Cabe decir que uno de los guaruras le dice: "Ayúdanos, échanos la mano"... Finalmente las unidades mal estacionadas se las llevaron al corralón, pero al día siguiente Arne fue subido a un auto en donde estos mismos guaruras lo golpearon. Se levantó una denuncia pero como suele suceder en México, el impune ricachón y sus guaruras se pasan por el arco del triunfo a la ley cuantas veces sea necesario. No veo que llamen a declarar siquiera al jefe de esos guaruras ni que le abran un caso penal en su contra.


Un caso aún más vergonzoso lo presentó Arne cuando vio dos camionetas suburban, negras, sin placas, estacionadas en lugares en donde no se pueden estacionar. Un tipo de traje, cerca de una de las camionetas es interrogado por Arne, pero éste señor dice no saber nada. El señor tiene en la solapa un distintivo de Presidencia de la República. Arne le dice que si no es de presidencia, está usurpando funciones. Los guaruras entrevistados niegan todo. Cuando sale el personaje al que cuidan todos esos guaruras, Arne le pregunta si son sus camionetas. Lo niega todo. Resulta ser que es Francisco Guzmán, jefe de la oficina de presidencia (véase su foto al inicio de este artículo), quien más tarde en Twitter se disculpa, aceptando que las camionetas las usa él. Ese cretinísimo señor no tiene el mínimo civismo ni respeto por este país. No ama a México. Demuestra una falta de valor civil vergonzosa. Es un cobarde por decir lo menos.


La cuestión sin embargo, es si Arne aus den Ruthen hace bien o mal al hacer estos streamings de video en vivo. ¿No está sobrepasando su autoridad? ¿Puede mostrar a quienes violan la ley como lo hace? ¿No está violando la privacidad de los infractores? En mi opinión, Arne puede grabar lo que quiera en la calle y si encuentra una falta administrativa, bien hace en mostrarla a través de las redes sociales. Arne muestra un México en donde hay dos tipos de personas, los de la calle, los que estamos obligados a cumplir con las leyes y los impunes, que dejan de serlo cuando alguien se atreve a encararlos. Repito, esta tarea puede ser peligrosa y no faltará algún poderoso que al verse descubierto, piense en cómo deshacerse de este city manager. Así pues, estos nuevos mecanismos de video, de poder mostrar sin tener que ser una cadena de TV, las tropelías de los que se sienten siempre por encima de la ley, bien podrían empezar a poner orden en esta ciudad, que es un caos a partir de la premisa de que las leyes son para que las respeten otros, no yo. Y esto se aplica a todas las clases sociales, desde lady basura hasta lord melapelas. El mexicano quiere que haya orden y que se cumpla la ley, pero no quiere cumplir la ley él (o ella). El mexicano promedio siempre tendrá una palanca, hablara de que es influyente, que conoce a un poderoso con la consabida amenaza: "No sabe usted con quién se está metiendo".

Arne aus den Ruthen

A mí me parece casi normal la reacción de quien es sorprendido en un acto ilegal, ya sea tirando basura o estacionándose donde no se debe. De entrada actúan como si pudiesen mantenerse en esta impunidad y entonces hacen un sinfín de desfiguros que al final los demuestra como lo que son: personas que creen que en este país se puede estar siempre por encima de la ley. Y es por eso que este país no puede progresar, porque efectivamente, los ricos son impunes en muchos sentidos, porque no hay quien se atreva a decirles nada a los guaruras que los protegen, porque nadie quiere jugarse la vida por el nimio acto de decirle al guarura que ahí no puede estacionarse.

Otros personajes que están haciendo una labor parecida a la de Arne son los llamados "supercívicos", los cuales muestran en video a personas que hacen mal las cosas, que se meten en el carril confinado, que les vale madres lo que piensen los demás, que se ponen al brinco contra el "comandante" supercívico, etcétera. Y de nuevo, esto pasa porque aquí la ley jamás se respeta porque o me la brinco o la policía me echa la mano dándole para sus refrescos.

Ojalá y que este tipo de iniciativas como la de los supercívicos o la de Arne, eventualmente empiecen a cobrar consciencia de que no podemos seguir en este caos de falta de respeto a las leyes. A nadie hace bien y esa es la verdad más simple.

4 comments:

Jesus Leal Vallejo said...

Bien, muy bien por las andanzas de este Mr. City Manager, pero como muy bien anotas tu; muy peligroso y demostrado quedó con el levantón que le dieron. Amigo, así estamos en todas partes, con ese tipo de personas influyentes haciendo lo que les pega en gana, acá en Reynosa así nos la gastamos en el día cotidiano y todo porque acá no tenemos autoridad ninguna que haga acto de presencia en todo este tipo de situaciones que vivimos dia con dia. Felicidades por tu blog y anotaciones al respecto.

Philip Dale said...

Gracias por este post; he estado siguiendo las andanzas de este señor. Me interesaría tu opinión de su jefe, la delegada (otra persona interesante).

Morsa said...

En realidad no tengo opinión de Xóchitl Gálvez. Creo recordar que cuando se iniciaba en su carrera política era muy mal hablada. Me parece que se le ha quitado un poco y creo que estuvo en algo relacionado con los indígenas en este país. Pero la verdad es que tengo pocos elementos de juicio.

saludos

Philip Dale said...

I'm pretty sure Xóchitl grew up speaking Otomí, and that is the main reason people noted that her Spanish sounded different.