Friday, February 12, 2016

¿Y a qué viene el Papa?


Resulta que por enésima ocasión un Papa visita México. La realidad es que la llegada de la cabeza de la Iglesia Católica no significa nada relevante para este país. Sí, se supone que somos el 90% de los mexicanos católicos y que el señor que llaman Papa es el "vicario de Cristo". Esto de "vicario", según la Wikipedia es: la persona que ejerce las funciones de otra, en todo o en parte por delegación y nunca con carácter propio; la sustituye por tiempo indefinido o determinado". O sea, para decirlo pronto y mal, el Papa es como si fuese Dios.

¿Pero lo es? Pensemos por un momento en este escenario. Supongamos que un extraterrestre puede ver un día cómo somos los seres humanos, nuestras costumbres, nuestra cotidianidad. Y en ese contexto, en donde no hay prejuicios de ninguna clase, de pronto ve que en México se hace un ruido enorme por la llegada de un señor, ya entrado en años, que viste en general de blanco y que llama mucho la atención por donde pasa. "¿Y ese señor vestido de blanco?", podrá preguntarse el extraterrestre, "¿Por qué lo sigue tanta gente? ¿Por qué le aplauden y va en un auto de cristales transparentes saludando a la concurrencia? ¿No es un ser humano? ¿Qué méritos tiene?". Y si regresamos a la realidad y nos preguntamos lo mismo nosotros, podremos concluir que de Dios no tiene nada. Es un señor que se viste de banco -suponiendo porque así da la imagen de pureza- que dice puras tonterías y que en el fondo no cambia nada de la realidad. No hace milagros. No salva vidas. No hace mejores países. No acaba con los malvados. ¿Pues no que es el vicario de Cristo? ¿Quién le cree ese ridículo nombre a este personaje? Y ustedes quizás me dirán que eso es una obviedad. Sí, pues sí lo es. Pero entonces explíquenme las razones por las cuales es un personaje importante y hay que recibirlo con bombo y platillos.

El Papa viene a México porque la religión católica sigue siendo mayoritaria en nuestro país y en muchos países de habla hispana del continente americano. Pero ha perdido muchos adeptos y por ejemplo, gracias a las redes sociales, es evidente que no tiene una mayoría a su favor. Es un político de cierto rango de un Estado que no produce nada, que no tiene ningún intercambio comercial y que mantiene cierto status de poder a partir de que la Iglesia es una institución poderosa.

Pero si vamos a la historia, veremos que la Iglesia Católica no es la bonita paloma blanca que nos pintan. Ha sido una institución terrible y sólo como uno de sus tantos dislates podemos citar la Santa Inquisición, que fue espantosa, que asesinó, que quemó, que torturó a todo aquel que no creyera en la Iglesia.  Y bueno, eso paso hace muchos siglos, pero eso no significa que hayan cambiado. Hoy en día se sigue cuestionando la pederastía de los sacerdotes, sus lamentables y bizarras prácticas sexuales con niños, que son una atrocidad amén de ilegales. Pero el Papa no parece ni pestañear ante esto. La Iglesia Católica protege a este tipo de personajes como el Padre Maciel, fundador de los legionarios de Cristo, el cual fue un delincuente sexual que jamás fue llevado ante las autoridades.


Pero bueno, dejémonos de todos estos datos y preguntémonos: ¿A qué viene el Papa? Yo no sé realmente. Viene a promover su Iglesia porque repito, el Vaticano es un país de papel. No produce nada y vamos, ni PIB tiene. De acuerdo de nuevo a la Wikipedia, "La economía de la Ciudad del Vaticano es financiada por contribuciones (conocidas como el óbolo de San Pedro) de católicos romanos de todo el mundo, así como a través de la venta de sellos postales y recuerdos a turistas, entradas a museos y venta de publicaciones. El Vaticano también conduce servicios financieros a nivel global a través del Instituto para las Obras de Religión (conocido popularmente como el Banco del Vaticano)". O sea, todo esto es un cuento porque el Vaticano es uno de los "países" más ricos del planeta y dudo que la riqueza que tiene venga de vender sellos postales o recuerdos a turistas.

¿Entonces? ¿Nada más viene a pasear? ¿Nada más viene a platicar con los políticos de alta jerarquía de este país para tomarse la foto? La verdad, es que la visita del Papa Francisco es absurda, fuera de lugar, que le cuesta a este país mucho dinero y que además, servirá para distraer una y otra vez a las masas que seguramente corearán "el Papa es mexicano", y lindezas de esa naturaleza que harán feliz al respetable público que cree en semejante personaje.

No comments: