Tuesday, February 09, 2016

Hablar con la verdad


El Doctor Mancera, el gobernador de la ciudad de México, al que ahora qiere llamar CDMX, es un mentiroso desde el día uno de su mandato. Su lema de campaña ers "Decidamos juntos", pero la realidad ha sido que ha tomado una y otra vez decisiones unilaterales. Cambió el prorama No Circula y lo extendió a los autos para que no salieran incluso los cuatro sábados del mes. Hubo protestas y problemas, entonces tuvo que salir a decir que habría un programa de catalizadores que sería financiado por el propio gobierno de la ciudad para que los automovilistas pudiesen cambiar el que tenían por este nuevo y no tenerse que ajustar a la penalización de no poder sacar el coche los cuatro sábados del mes. Desde luego que si uno quiere cambiar el catalizador a cuenta del gobierno, pues espérese, porque no es posible hacerlo ni fácil ni rápido.

Ahora salió con un nuevo reglamento de tránsito, que como ya he dicho, es para una ciudad del primer mundo, no a la que nos tiene acostumbrados Mancera, lleno de agujeros, coladeras destapadas, caminos en mal estado, baches, etcétera. Y con ella salió su brillantísima idea de salvar vidas a través del mecanismo de las fotomultas. Eso es un enorme negocio y para taparle el macho, ahora Mancera ha dicho que quien pague su multa en los primeros diez días de la misma, recibirá una condonación del 80%, "para que vean que no hay un afán recaudatorio". Ajá.

Pero algo sorprendente es que de pronto, toda la ciudad se ha llenado de avisos sobre las fotomultas (como lo ilustra la foto de este artículo). Vamos, el periférico cada 500 metros aproximadamente tiene un letrero de estos. Pero ¿dónde están los aparatos que toman las fotos? Son inexistentes. Pero ahí está la advertencia. Quizás mañana lleguen unos oficiales muy pulcros a tomar fotos con sus dispositivos móviles para aplicar las multas fotográficas. Lo que es claro es que es mentira que haya un aparato para tomar fotomultas en cada señalización que se ve en el periférico.

Y puedo entender que con esto se quiera disuadir al conductor de ir más rápido, pero ¿saben? Nos están mintiendo y eso no puede ser bueno. Un gobierno mentiroso no me parece que sea solución de nada. Los letreros de ls fotomultas deberían estar donde existan estos aparatos, no en un plan de terrorismo con la amenaza de que pudiese haber un aparato ahí que tomara las fotografías correspondientes.

De igual manera, habría que analizar a detalle este asunto de las fotomultas. Sé ya más de un caso de alguien que recibió su fotomulta por ir a 82 kms./hr. donde la velocidad máxima es de 80 kms/hr. Eso es el 2.5% de exceso de velocidad. ¿Cómo sé que los aparatos están calibrados para medir así, con una incertidumbre menor al 2.5%? Porque la verdad, me parece más exceso ser tan puntillosos con estas cifras cuando sabemos de entrada que toda medición tiene incertidumbre asociada y más si se trata de eventos que se miden a distancia.

Estamos acostumbrados por ejemplo, a cargar gasolina y pedir -digamos- 10 litros. La manguera de la bomba de la gasolinería nos surte. Se detiene cuando se supone metió en nuestro tanque esos 10 litros. Pero ¿cuál es la incertidumbre de la medida? ¿Nos habrá servido 10.1 quizás? ¿0 9.9 litros? No lo sabemos, y asumimos que nos sirven en promedio 10 litros, porque no se puede andar contando con tanta precisión. Por ello mismo, si nos llega una multa porque según el gobierno capitalino, íbamos a 82 kms./hr.  mucha gente simplemente le cree sin preguntarse nada.

A mí me parece que no hay información técnica disponible al público. Todas las medidas son para hacer la vida más complicada al conductor y además, con la intención de convertirlo en cliente cautivo de las fotomultas. Es increíble que tengamos a este cretino como gobernador de la Ciudad de México.

2 comments:

Daniel Sanchez Garcia said...

La verdad ahi si no concuerdo con usted, estos aparatos no son fijos, los van moviendo depende del trafico, si no ya todo mundo sabria a X altura del periferico hay radar y le bajarian, incluso hay grupos en FB donde compartes la ubicacion de estos para evitar caer.

Igual comentas que las autoridades sacarn las fotomultas con sus dispositivos, no es tan facil, utilizan camaras de alta velocidad para este tipo de aplicaciones.

En la parte de la velocidad ignoro si haya un porcentaje de gracia +- 5km/h o algo para compensar el error, pero puedo afirmarte que esas maquinas son muy exactas.

En fin es sacadera de dinero, pero vaya a Guanajuato por unas placas y se ahorra la tenencia y las fotomultas

Saludos

Morsa said...

Es que, Daniel, el gobierno no puede andar jugandi a las escondidillas. Si algunos de esos dispositivos de fotomultas son móviles, debería la autoridad decir en qué lugares y a qué hora se van a poner. La cuestión no es desalentar un comportamiento porque hay una amenaza de multa, sino porque la gente se educa y sabe que no debe hacerlo.

Te pongo un ejemplo, todos sabemos que robar no es bueno y que incluso puede traer problemas graves si uno actúa como amigo de lo ajeno. La autoridad no tiene que andar poniendo letreros por toda la ciudad indicando que robar es malo. Es una parte de la educación. Por eso, en lugar de amedrentar a la ciudadanía, edúcala, pero no, eso no sólo no deja dinero, sino que hay que gastar en ello.

Sobre los aparatos de las fotomultas, yo te lo digo desde la perspectiva de la física. No hay medida que no tenga incertidumbre y eso de que son ultraprecisos, pues habría que ver cómo están calibrados. En cualquier caso, poner una multa porque ibas a 82 kms/hora en lugar de 80 kms/hora, me parece una falta de criterio de la Autoridad.