Monday, April 16, 2018

Campañas presidenciales e indignación pública


En estos tiempos electorales vemos, gracias a las redes sociales, lo que mucha gente piensa de las campañas presidenciales, de los candidatos y de sus dislates y excesos. Por ejemplo, cuando Josefina Vázquez era candidata presidencial del PAN, salió con su estupidez de querer dotar a todos los niños y jóvenes de iPads, el oscuro objeto del deseo. Como semejante tontería era inviable, entonces para convencer a los votantes apeló al hecho de ser mujer y pidiendo a las mujeres no acceder al 'cuchi-cuchi" si sus maridos no votaban por la panista. Ese era el nivel de hace unos años.

Hoy tenemos de todo: por una parte a Meade, a quien no entiendo para qué se postuló, si solamente se le designó por su supuesta vida honesta y además, por no ser siquiera del PRI. Vamos, como si eso lavara las tropelías de Peña. Meade parece un buen tipo pero creo que no va a ninguna parte con esa campaña. Tenemos a Anaya, en el PAN, pequeñito dictador que se hizo del poder de ese partido político y sacó a Margarita Zavala de sus aspiraciones por ser la candidata oficial de Acción Nacional. Ricardo Anaya es un tipo con una educación privilegiada, pero es tan mezquino como todos los políticos y la prueba son los ingresos y negocios millonarios que posee. De Margarita Zavala ni cómo ayudarle. Una señora que ni idea tiene de que "presidenta" está mal ortográficamente pues no va ninguna parte. Se dice presidente, como de la misma manera se dice estudiante. Del Bronco ni hablar de personaje ignorante y tramposo. Finalmente tenemos al Peje, que como la Chimoltrufia: "como dice una cosa, dice otra", y un día se desdice de lo que dijo antes y así sucesivamente.

Y si esto es lo mejor que tenemos para elegir presidente de la República, pues es para de verdad sentirnos indignados. Pero si esto fuera poco, también tenemos otros interesantes hechos: las descalificaciones de los diferentes fanáticos de uno y otro partido. Por ejemplo, hoy leo que el Bronco habla de eliminar la pobreza y porta un cinturón -dice la nota- que cuesta 8 mil pesos. O bien, los enjuagues millonarios de Anaya comprando y vendiendo propiedades, o lo que ganaba "Nico", el exchofer de AMLO, o las pensiones millonarias a expresidentes, que son un insulto espantoso al país. Y ni hablar de la "casa blanca" de Peña -aunque su propio gobierno haya querido lavar su infamia, etcétera. Vamos, hay para indignarse a manos llenas.

Y la indignación, cuando se presentan los excesos de los políticos en turno, comprándose departamentos en Miami, como Alejandra Barrales, o "la Gaviota", esposa de Peña, con un departamento de millones de dólares en esa misma región de los Estados Unidos, o bien, los gigantescos gastos de este gobierno en publicidad gubernamental, etcétera, todo eso hace que la gente sienta que se le insulta como si le pusieran billetes en la cara y les abofetearan con ellos.

Y es que en un país pobre (más de la mitad de la población lo es),el que alguien se faje los pantalones con un cinturón de 8 mil pesos, o que la lidereza a perpetuidad del Sindicato de Maestros lleve bolsas de 40 mil pesos, o que el Gobernador de Veracruz tenga en la muñeca un reloj de no sé cuantos miles de dólares, es simplemente mostrar la indiferencia de los políticos por la ciudadanía en pleno y es por esto y muchas otras cosas que vemos a la política como lo que es en términos reales: un nido de ratas.

A mí la indignación ya me alcanzó y entiendo la indignación en las redes sociales en todas sus manifestaciones: con memes burlándose de algún político ladrón hasta videos como el de l;a señora que le dice a Fox en un avión "señor sin pensiones". Pero es tan tonto Fox que "alimenta al troll" y le contesta a la imprudente señora por sus comentarios al respecto del tema de las pensiones.

Así está México, en donde un grupo (que bien podría ser la "mafia del poder"), controla el gran dinero y que solamente busca ver cuanto más se puede llevar para que sus bisnietos vivan como reyes. México se ha convertido en el botín de unos cuantos y lo que hace la mano, hace la tras. Cambiar esta inercia es complicado y más cuando tenemos estos personajes que hoy día prometen el oro y el moro a los ciudadanos para después salir de la presidencia y sin decir siquieras "usted disculpe".

No comments: