Monday, January 30, 2006

Ahora es el acumulador...

Mi coche, el "bachoco" (porque es un huevo blanco), está dando el viejazo. Hace un par de días fue el silenciador del mofle. Ayer amaneció con la novedad de que le costaba trabajo arrancar. Como tuve que moverme a diferentes partes de la ciudad ese día, descubrí que los síntomas iban de mal en peor... "Es la batería", me dije a mí mismo. Y entonces hube que salir a buscar una solución porque al paso que iban las cosas el chevy dejaría de arrancar en cualquier momento.

Entonces me apersoné en un taller mecánico. Ahí no ponían baterías, es más, ni las vendían (mi conocimiento sobre este asunto automovilístico demuestra que soy un ignorante enciclopédico). Pero el amable mecánico me dijo: "vaya enfrente de Sanborn's que hay un taller eléctrico, ahí la puede comprar e incluso se la cambian. Pregunte por el maestro Angel".

Pasé entonces a dicho taller, después de una agonía infinita por poder ponerme en el carril que me permitiría estacionarme, pues el tránsito estaba en su peor momento. Una vez más, salí del coche y expliqué el problema al maestro en turno (nunca supe si era el maestro Angel). Quince minutos después tenía instalada una nueva batería y 700 pesos menos en mi bolsa.

Ahora el misterio es: ¿qué otra cosa se descompondrá? (la foto corresponde a la nueva batería recién instalada).

4 comments:

Maria said...

Ja, me hubieras llamado. En la esquina de mi casa hay un taller electrico buenisimo. Bueno, ya sera para la proxima (y si traduces los precios a dolares canadienses, te juro que no es tan caro, comparado con lo que cuestan las cosas aca).

Marga said...

Pobre Bachoco... todo por servir se acaba, creo que te esta mandando un mensaje muy claro que probablemente necesite un servicio de a deveras y no solo afinada para pasar la verificación... espero que alguna vez le hayas checado/cambiado el aceite? un servicito completo no le vendría mal no crees?

Yixus said...

Bueno, las baterías tarde o temprano hay que cambiarlas

David Llada said...

Acabo de descubrir tu blog... justo cuando parece que has decidido abandonarlo!