Sunday, December 24, 2006

El poder de la memoria

Recientemente el excampeón mundial de ajedrez, Vesselin Topálov jugó contra Judit Polgar un macth a la ciega, es decir, sin ver el tablero. El búlgaro ganó por la mínima diferencia, pero eso no importa. Más bien es relevante el hecho de que el ajedrez a la ciega se juega escasamente, aunque claro, aún existe el torneo Amber Melody, en donde se compite en modalidades rápidas y a la ciega.

Obviamente jugar a la ciega simplemente significa que quien así mueve las piezas, dicta las jugadas a un tablero normal. El jugador debe imaginar dónde están las piezas y además de todo, encontrar jugadas buenas, porque de nada sirve la proeza de jugar sin ver el tablero para terminar perdiendo la partida.

De acuerdo a información que encontré aquí en la red, en 1226 ya se jugaba a la ciega, aunque probablemente el ajedrez de esa época no era exactamente como el que ahora jugamos. Philidor en 1783 jugó simultáneamente a la ciega dos partidas en Londres, y se describió en alguna publicación como "un fenómeno en la historia del hombre". Sin embargo, parece ser que esta habilidad de jugar sin ver el tablero es relativamente común entre los grandes jugadores. Aparentemente la gente de talento muestra, y no sólo en ajedrez, esta capacidad relativamente extraordinaria. Por ejemplo, Gauss, el príncipe de las matemáticas, podía resolver complejos problemas matemáticos mentalmente.

Regresando al ajedrez, el récord de partidas simultáneas a ciegas se ha roto con cierta frecuencia a través de los años. Paul Morphy jugó ocho tableros, Harry Nelson Pillsbury veintidós. Richard Reti veintinueve. Alekhine llegó a treinta y dos, y para el año 1943, Najdorf jugó 45 en San Paulo, Brasil. En 1960, un húngaro llamado Janos Flesch jugó contra 52 tableros al mismo tiempo, en una sesión de doce horas, ganando 33, perdiendo 3 y empatando el resto. En 1970 logró subir el registro a 62 juegos simultáneamente a la ciega. La pregunta obvia es ¿cómo puede realizarse semejante proeza? ¿Cómo puede un jugador llevar en la cabeza la posición de tantas piezas en tantas diversas partidas?

Sin duda el tema es fascinante y el librillo que escribí (ver siguiente nota), trata precisamente de cómo se puede aprender a jugar sin ver el tablero. El enfoque, sin embargo, es aprender este "arte" para usarlo al analizar una partida de ajedrez. Mi teoría es muy simple: "si pudiese 'mover' las piezas del tablero de ajedrez en la mente, tendría claramente una ventaja sobre aquel jugador que no tiene esta capacidad de visualización".

Cabe señalar que Judit Polgar podía jugar a la ciega desde que era pequeña. Una de las fotos que ilustra este artículo así lo revela, en contra de Florencio Campomanes. En la fotografía, el papá Polgar le dicta a la niña las jugadas y ella aprieta el botón del reloj al dictar la jugada. Se presume que se trata de una partida rápida.

Lo simpático de esto es que vi un vídeo, en youtube, a un personaje que no juega al ajedrez a la ciega, sino que resuelve el cubo de Rubik en tiempo brevísimo, pero sin verlo. No sé si sea un truco o si realmente lo está resolviendo, pero en cualquiera de los casos, llama mucho la atención.

Esta clase de exhibiciones, ya sea en ajedrez, o la de resolver el cubo de Rubik de esta manera, siempre son espectaculares en cuanto a la capacidad del cerebro humano e incluso, jugadores como Topálov, que puede jugar a la ciega una partida sin mayores problemas, declaró en una conferencia de prensa, en México DF, el 11 de febrero del 2006, que él no creía que Najdorf hubiese podido jugar 45 tableros a la ciega. Curioso comentario, porque la hazaña del argentino/polaco, está perfectamente documentada.

4 comments:

Horacio said...

Muy interesante tu blog querido Morsa.
Si te interesan las partidas de Najdorf , que rescató Herman Claudius Van Riendijk muchos años más tarde, te las puedo enviar.

Buen Año 2007

Morsa said...

Sí, me interesan desde luego.
Un abrazo, Horacio.
Saludos
La_Morsa

Jorge Esquivel said...

Hola, Manuel.. me parece que en el caso del cubo de Rubik sería muy sencillo hacer el truco.. tan sólo se requiere saber el estado inicial de las caras y desarrollar una secuencia que lleve a la resolución del puzzle.. de este modo el ejercicio es puramente mecánico..dos vueltas la izquierda, tres a la derecha..etc.. Saludos...

Gunds Elf said...

El caso del cubo de rubik es mas sencillo de lo que cree Jorge. Se puede hacer un video donde se resuelve dicho juguete vendado, con los pies, etc. de la siguiente forma: empezamos con un cubo armado. Tomamos el video mientras lo desarmamos. En un programa de edicion invertimos la secuencia. Voilá.