Wednesday, December 01, 2010

AL mejor estilo mexicano

Hace un par de días apenas, se inauguró un gimnasio en donde aparentemente Madonna, la cantante, tiene acciones o es parte del negocio. De hecho ella vino a México a dicho evento y se apersonó la crema y nata de la socialité mexicana. Los fanáticos de la cantante se apostaron en los alrededores del gimnasio, en los árboles, sobre los coches, donde pudiesen tener un mejor ángulo para al menos verla.

A la inauguración llegó -desde luego- el Jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, que como ya está en campaña presidencial, es claro que todo evento mediático le conviene.

Madonna dio una clase de aerobics también y aunque muchos dijeron que la cantante/actriz había estado muy pesada, sus fanáticos seguramente le perdonan todo y estuvieron contentos.

Pues bien, después de todo este magno evento, sale el delegado Demetrio Sodi a decir que el gimnasio no tiene uso de suelo y podría ser clausurado.

Analicemos el asunto: ¿La delegación política en donde está el gimnasio permitió la construcción del mismo sin tener el uso de suelo? ¿O cómo pudieron construir semejante negocio si no estaba permitido, de entrada, el poner ese tipo de negocios en esa zona? Pero concedamos que a todo el mundo se le olvido ese "detalle". Viene  Madonna, inaugura, saluda a Ebrard, todo es felicidad, todo es alegría. ¿Y ahora llega Sodi con que no tenía uso de suelo? ¿De quién es la culpa? ¿Qué está pasando?

Claro, todo es evidentemente una medida para que por favor, los dueños del gimnasio ése pasen a hablar con el delegado y éste les saque una linda mordida. No me explico sino por qué Sodi ahora se le ocurre decir que el gimnasio viola el uso de suelo.

Al mejor estilo mexicano, la Autoridad permite que se construya algo ilegalmente. Una vez que los inversionistas han construido y gastado su dinero en el inmueble, entonces no hay marcha atrás. Si la Autoridad les sale con su "domingo siete", con que falta tal trámite, con que no se hizo tal otro, entonces tendrán que ver cómo apechugan el asunto, ya sea pagando las inevitables multas o peor aún, las lamentables y corruptas mordidas. Y que conste, no defiendo a nadie, pero me parece que si alguien merece la reprobación popular es este cretino de Sodi de la Tijera, al permitir que se construya el gimnasio para después amenazar con cerrarlo por violar la disposición que sea. Muy a la mexicana. De vergüenza.

1 comment:

Robert Cuadros said...

Estimado Manuel:

Muy a la mexicana y muy a la peruana también podría decir. Aquí sucede lo mismo. En verdad que es vergonzoso, por decir lo menos.

Un abrazo

Robert Cuadros