Tuesday, May 14, 2013

De ética y virus


Hace mucho tiempo me entró un virus. No me acuerdo cómo es que se infiltró en mi sistema (tengo el AVG antivirus), pero el caso es que empezó a aparecer una ventana, que ocupaba un cuarto de la pantalla en donde se me informaba que estaba infectado. para quitarlo, me remitían a un sitio web, el cual me cobraba unos 50 dólares por darme el antídoto a este mal. El virus y su correspondiente vacuna  aparentemente estaban hechos por el mismo autor o autores, es decir, los infelices -si lograban infectar una máquina- pedían "rescate" por desinfectarla. En ese entonces decidí que no me iba a dejar chantajear y finalmente, a eso de las 3 am, hallé un oscuro programa (que funcionaba en modo consola) y que funcionó, quitándome el virus aquel.

Ayer me pasó algo parecido. De pronto aparece una ventana de un supuesto antivirus llamado System Care Antivirus. Revisó mi disco y halló un sinfín de virus. Esto sonaba sospechoso, porque en general mi sistema está libre de tanto parásito y malviviviente cibernético. Decidí quitar ese programa, el cual no recordaba haber instalado (pero ahí había un icono para ejecutarlo) pero el sistema se negó. Quise entonces entrar a la lista de procesos y el sistema me avisó que el taskmanager estaba infectado. Intenté entrar a Internet, pero de nuevo se me indicó que Chrome estaba infectado. Eso no podía ser. Evidentemente aquí había una trampa.

No me llevó mucho tiempo hallar que ese System Care Virus es un programa que simula revisar la máquina, pero como el primer programa que mencioné al inicio de este artículo, era falso y de nuevo, me pedían unos 99 dólares por registrar mi producto y librarme de toda esa problemática que -literalmente- había imposibilitado cualquier función de mi sistema.

Entré a Internet (desde otra computadora) y al poner en Google "System Care Antivirus", hallé lo que sospechaba: un programa disfrazado de antivirus cuya función es asustar al usuario diciéndole que tiene N bichos en su máquina y que por unos dólares me podían mandar la vacuna universal y mantener mi máquina libre de todo mal. Entre las posibles soluciones (porque cualquier programa tiene una cantidad limitada de maneras de instalarse en el sistema), lo primero que e me pedía era entrar a Windows pero en modo protegido con funciones de red. Ahí, me decían que bajara un par de programas para quitar el virus, cosa que hice, pero antes me fijé en donde estaba instalado el System Care Antivirus. Lo hallé en c:\ProgramData\, el cual estaba en una de esas carpetas que tienen montones de números y letras. Ahí había 3 archivos: uno con terminación "exe", otro con terminación "ico" y uno más con terminación "dat". Los borré los tres, borré esa carpeta y reinicié... Y listo, desapareció el problema.

El punto es que este infame programa, que de verdad, no sé cómo se coló en mi sistema, me quitó una hora de mi vida. Estaba intentando escribir un programa para procesar una serie de imágenes (ya hablaré de ello próximamente), y tuve que abandonar la tarea ante la imposibilidad de poder usar mi máquina por esta tonta infección.

Pero más allá de eso, me resulta inconcebible que existan programadores que prácticamente con un chantaje tan burdo (o incluso muy sofisticado) busquen hacerse de dinero. Evidentemente los programadores de esta trampa cibernética no eran muy hábiles, pero es claro que usaron un par de trucos para hacer difícil desaparecer la "infección". En ese sentido son delincuentes, porque meten un programa avieso para sacar ventaja del mismo. Y eso está totalmente fuera de la más elemental ética. En fin, ya nada me sorprende del ser humano.

7 comments:

Juscel K said...

Dicen que el mayor problema de seguridad de cualquier sistema operativo suele estar entre el teclado y la silla. Sin plan de sermonear, no es correcto decir "me entró un virus" cuando la expresión correcta es "dejé entrar un virus". Es muy difícil que teniendo buenos hábitos de navegación, un antivirus actualizado, denegación de permisos de escritura en pendrives USB como en mi caso y similares, se tengan problemas como esos. Pero sí, eso no quita que sean unos miserables extorsionadores; lo malo es que sea cierto que están asociados con los creadores de antivirus para compartir ganancias. Por algo los antivirus se actualizan después de las amenazas y no antes.

Larry said...

Usas Windows, verda? ajá, muy bien...

Morsa said...

Larry,

sí, uso windows. y también uso Linux. No tiene nada de malo usar la plataforma que usa el 97% de las computadoras. Es un prejuicio tuyo probablemente. En cualquier caso tengo razones poderosas para usar Windows, aunque algunas cosas no me gusten.

saludos
Manuel

Morsa said...

Juscel K,

Me entró un virus. Yo no lo dejé meterse. No me preguntó. Entró por un mecanismo que creía yo protegido. Ni modo. Soy un usuario educado, llevo mucho años en el cómputo y esto en ocasiones pasa. Ni modo. No es el fin del mundo ni soy el primero ni el último que le pasa eso. A cualquiera le puede pasar y no me voy a dar un tiro en la cabeza por esto.

saludos
Manuel

Shalim said...

Son los riesgos de visitar muchas páginas pornográficas, contienen excesivo malware.

Morsa said...

Pues en esta ocasión no fue por ver páginas porno, te lo aseguro.

saludos
Manuel

emiliano said...

Exacto es un error de layer 8, el verdadero asunto es que eso de la "etica" en todos ambitos los malditos delincuentes estan a la orden del dia para robar, asi es el mundo ahora :(