Monday, December 22, 2014

Preguntas sin resolver


¿Por qué sigo recibiendo correo chatarra (spam) por Internet? ¿Es que acaso los spammers siguen creyendo que mandando a millones, la probabilidad de vender sus bienes y servicios se incrementa? ¿Por qué me siguen mandando mensajes en donde me avisan que me he ganado la lotería de Microsoft, del Reino Unido o de Holanda, si claramente estamos hablando de correos fraudulentos? ¿Por qué los nigerianos siguen mandando cartas en donde se me dice que quieren darme el 60% de un monto que suma millones de dólares y lo único que tengo que hacer es darle mis datos? ¿Por qué esa señora moribunda ha decidido donarme una enorme cantidad en euros para que yo haga buenas obras en lugar de ella donar sus dineros a instituciones en donde vive? ¿Y por qué hay esos sitios fraudulentos en donde me pintan una página web idéntica a la de Santander, Bancomer, Banamex o cualquier otro banco, y se me dice que mi cuenta se ha bloqueado? ¿Es que hay quien sigue cayendo en la trampa? ¿Es que aún hay quien entregue sus datos en charola de plata a esos delincuentes virtuales?

Internet es una imagen de lo que somos. Así como fuimos capaces de crear este gran invento de la red de redes, de hacer que el mundo sea más democrático, que podamos tener más capacidad para ser oídos, para compartir información,  archivos, videos, fotografías; que podamos ser más críticos con nuestra realidad y con lo que nos pasa en nuestros países y comunidades, también tenemos un cúmulo de experiencias banales que se reproducen en la red. Tenemos notas falsas, mentiras, sitios ridículos y absurdos, videoblogueros de un humor simplón que en ocasiones rayan la estupidez. Y todo esto cabe en la red, sin duda, pero está en nosotros mismos hacer mejor a Internet y la verdad, no es difícil.

Para poder mejorar las cosas, tenemos un par de recomendaciones que nos pueden ayudar: dudar de todo e informarse en la propia Internet. Desde luego esto no necesariamente es una tarea fácil, pero si nos aplicamos un poco y navegamos por la red, veremos que muchas cosas que se publican rayan en la mentira absoluta. Por ejemplo, con el lamentable caso de Ayotzinapa, han pululado por las redes sociales supuestas fotos de los normalistas, como si estuviesen detenidos. Es más, hay una foto en donde incluso aparecen desnudos, rodeados por policías. La realidad es que esa foto es del 2011 pero si uno no investiga, se puede tener una imagen distorsionada de estos hechos, los cuales están permeando en el país y le están dando una nueva forma.

O bien, no falta quien sube el video de una serie de platillos voladores, los cuales se ha mostrado ya que es un efecto de animación muy bien hecho, sin duda, pero falso.




Y en ese mismo tenor hemos visto como una supuesta cámara de seguridad muestra un acto extraño, sorprendente: un camión va a atropellar a un motociclista, pero en el momento justo que va a pasar esto, hay un destello y de pronto el motonauta aparece pegado a la acera, con una persona que aparentemente apareció de la nada y le sacó de la trayectoria del camión. La imagen impacta y parece inexplicable, pero si nos enteramos que todo fue un anuncio para un programa de televisión en China, se acabó el misterio y la magia...



Los seres humanos tendemos a creer lo que aparece publicado. Antes era en los medios escritos. Hoy es en los medios electrónicos. Y si alguien nos muestra un video de un dispositivo que parece obtener energía gratuita, lo creemos, cuando en realidad si investigáramos tantito sobre la física más elemental, sabríamos que no existe energía de la nada. Pero muchos dirán: "está en un video de youtube... Seguro es cierto".



Yo apelo a dejar un poquito la superficialidad en la red. En Internet hay espacio para bromas, para puntadas, para no ser solemnes, para ser rebeldes, para ser nosotros mismos con nuestro defectos y virtudes, pero quizás no nos haría mal denunciar a quien nos quiere engañar, a quien nos inventa una vez más algún truco virtual para ver si caemos y nos defrauda. Creo que como en la casa de cada quien, uno mantiene pulcro su espacio vital. Internet es el espacio vital de todos, ¿por qué no ayudar a mantenerlo más limpio, más amable?

1 comment:

George Berkeley said...

Tienes razón en parte, me parece. En un mundo ideal, internet debería ser como dices, un espacio para la verdad y también un espacio para la broma y la juerga. Pero el mundo no es así, todo está lleno de imperfecciones. Internet es un espacio en donde, y gracias a Dios, reina (al menos en parte) la libertad. La parte negativa de las cosas siempre está presente, y no podía ser diferente en la red. Este asunto me recuerda un asunto bastante popular en Filosofía. El sufrimiento en su infinidad de grados es el acicate del movimiento. Por algún tipo de dolor hacemos lo que hacemos. Es siempre un malestar el que nos mueve a levantarnos y hacer todo aquello que hacemos. En este sentido, el mal (en el sentido moral y no moral) es perene, e imposible de erradicar. Podrán hacerse mejores las cosas, pero no al grado de hacerlas perfectas, abstractas de toda participación del mal.

Puedo decir dos cosillas más a mmodo de "ancor" (¿así se llama, eso que la orquesta toca al final de una obra en una sala de conciertos?): 1) Te preguntas cómo hay gente que crea en..., pero tú mismo das la respuesta;: "Los seres humanos tendemos a creer lo que aparece publicado". Ciertamente, y no es de sorprender, gente ingenua vive en todos lados. De los millones de correos spam que se envían, uno que otro llega donde un ingenuo, créelo, no falta. Y 2) Eso de los OVNIS es genial. Yo francamente dudo mucho de que haya quien nos observe aquí en la Tierra, que haya objetos voladores extraterrestres merodeando la zona. Eso sería razonable los primeros días, meses e incluso años, cuando los extraterrestres apenas conocen la Tierra, no 100 años después: ¡ya párenle, ya estuvo de tanto voyerismo!

Equipos de estacionamiento
Barreras vehiculares
Estacionamientos automatizados