Sunday, May 22, 2016

El contraataque del Teletón

Hace más de diez años nació la idea del Teletón, la cual pretendía construir una serie de centros de salud en apoyo a los discapacitados. La idea era pedir dinero a través de los medios como Televisa, que en una sesión maratónica de más de 24 horas, estarían sus locutores pidiendo al respetable para ayudar a la causa. Esto además, se unía a las compañías de todo tipo, que aportaban de alguna manera a la iniciativa. En algunos casos eran los empleados los que daban una parte de su salario, probablemente no significativa, y entonces un representante de los mismos entregaba un cheque por cierta cantidad frente a la televisión.

La historia se repetía cada año y una vez más se rompía la meta anterior, que era la cantidad donada en el año anterior "más un peso". Ya estábamos todos acostumbrados  a saber que al final de cuentas, a pesar de las súplicas, las frases como "móchate" de Ferriz de Con, o los argumentos lacrimógenos de Loret de Mola o Lucero, se aparecían las grandes compañías que terminaban donando los millones faltantes para sobrepasar la meta.

No contentos con haber logrado no sé cuantos centros teletón en el país, la Fundación en cuestión entonces se lanzó a hacer centros para los niños autistas y con cáncer. Es decir, siempre habrá una causa que apoyar y si ya cumplimos con los discapacitados, pasemos a los niños con cáncer, o los autistas, o quién sabe qué más. Nunca faltará nicho de la población que no esté desprotegido.

Y de la misma manera, año con año, se veían expresiones en contra del Teletón, las cuales empezaban a hacer mella en las redes sociales de alguna manera. Mucha gente no estaba ni está a gusto con esta iniciativa pedinche. Si se trata de donar cantidades millonarias, acérquense a los grandes empresarios como Slim, que en algún momento donó él solito, unos 2 mil millones de pesos para la Fundación Alas, sin importar el tipo de cambio actual, estamos hablando de 4 o 5 veces lo que el Teletón recauda.

Pero finalmente las redes sociales permearon y el año pasado el Teletón no llegó a su meta. Y hubo toda clase de discursos y regaños a los que no donaron. Carlos Loret de Mola, Pedro Ferriz de Con, y todos estos supuestos comunicadores, regañaron a todos por hacerle caso a las redes sociales y no donar. Pues ni modo. La gente a veces piensa y se convencieron de que ya estuvo suave de esto.

Cabe señalar que al inicio de sus gestiones, el Teletón hacía imposible que la gente tuviese su recibo de donativo para la deducción de sus impuestos. Ante las quejas, eventualmente lo hicieron fácil. La presión empezó a surtir efecto. Pero esta semana llegó el contraataque. El presidente de la Fundación Teletón, el lacrimógeno del show, Fernando Landeros, nos avisa que es probable que dos centros Teletón se cierren porque la gente dejó de donar. O sea, como al gente no donó lo esperado pues hay peligro que se cierren dos centros. No dijo cuáles. Tampoco ha dicho que los CRITs no viven de las cuotas donadas, sino de lo que le cobran a la gente que va a las terapias y a consultas. Vamos, que el modelo era más o menos éste: ustedes donan, nosotros hacemos un CRIT y éste es autofinanciable con las cuotas de quienes lo usan. Pero de eso, el nefasto de Landeros no dice nada. Me gustaría por ejemplo saber cuánto dinero ha donado él de su sueldo en la Fundación Teletón, ¿porque le pagan, verdad?

En mi opinión la cosa está así: No funcionó la política de puertas abiertas. No funcionó el que la gente pudiese pedir su recibo fácilmente. No funcionaron ya esas 24 horas del hartante "ya móchense" de los locutores en turno. Entonces ¿qué sigue? Fácil: hagámonos la víctima de los perversos de las redes sociales, que han metido en la cabeza de las personas el virus de "no-donar", aunque nada de lo que han afirmado lo pueden demostrar.

Y si pienso así es porque no sería difícil mostrar números y ver qué es lo que está pasando. Hay 21 centros Teletón en el país. ¿Por qué dos tienen problemas? ¿Y los demás, tienen sus finanzas tan sanas que pueden operar sin problemas? ¿Qué pasó en esos dos centros que corren el peligro de cerrarse? ¿Es la culpa de los ya no donantes o es de los que manejan las finanzas de dichos centros? ¿Por qué no responde a esas preguntas y peor aún, por qué no aclara a qué dos centros se refiere en particular? Todas estas preguntas, desde luego, no las pretende contestar Landeros. La cosa es que ahora los pobrecitos son la víctima de esta perversidad llamada Facebook y Twitter.

Así las cosas.

1 comment:

Elmer Homero said...

Te hizo falta comentar algo que en mi opinión es lo más importante:En México las "donaciones" son deducibles de impuestos. De tal suerte que el objetivo jamás ha sido el arropar a la gente "no desprotegida" (como apuntas erróneamente en el articulo, debería decir "desprotegida") sino simple y llanamente dejar de pagar ese dinero al fisco. Miles de millones de pesos que se dejan de pagar en impuestos, los cuales son gratis (la gente los "dona" y ellos a su vez los "re-dona" a la fundación televisa) y de los que no se tiene ni el más mínimo control o conocimiento de a donde van o con quien van. Y luego hay gobiernos estatales tan estúpidos (no voy a decir nombres, pero son muy famosos y visibles) que tambien contribuyen con sumas millonarias, o sea que les pagan para les roben. Obviamente en este esquema no están solos, es famoso "El donativo" que exigen en los minisupers, en los cajeros, en los bancos, en casi todos lados y que alguien llama jocosamente "el redondeo". En Oxxo, por poner un ejemplo, antes pedían los centavos que dizque sobraban (una vez calculado el precio de los artículos para que la suma nunca de cifras "redondas") y ahora exigen, muy respetuosamente, eso sí, mínimo un peso. En resumen, miles de millones de pesos que se pierden de impuestos y que nadie sabe (ni quiere saber) a donde van a parar... Desde luego que las redes explotarían ante un robo de este calado.