Wednesday, May 25, 2016

¿Fraude con mi tarjeta de crédito?



Hace unos 20 minutos recibí una llamada en mi celular. El teléfono registrado decía "desconocido". Tomé la llamada. Aparentemente la llamada era del banco Santander, porque había un cobro de 3000 pesos hecho el día de ayer a las 8:20 desde un portal de Internet. Me preguntaban si yo había hecho ese gasto. Lo negué y entonces me dijeron que no autorizarían el pago del mismo. La que me hablaba "Anabel López" (así se identificó), me dio datos personales, el número de mi tarjeta y de los7 números de la parte trasera, los cuatro primeros. Me dio la dirección en donde recibo los estados de cuenta, mi RFC, etcétera. Aparentemente era una llamada del banco.

Me dijo la operadora que podía activar mis notificaciones para que cuando se usara la tarjeta, se me enviara un mensaje a mi celular. Me dijo en un momento determinado de nuevo, el número de mi plástico y de pronto me avisa: "el siguiente paso es por su seguridad. Le voy a transferir a una grabación para que usted dé los 7 números de la parte trasera de su plástico. Si son correctos, yo tendré el aviso en la computadora y podremos seguir con el proceso para activar las notificaciones. Sonará un beep y usted dirá los números. Es decir, no hay que teclearlos". Me pareció peculiar pero tenía tanta información mía que seguí pensando que era una llamada legítima y entonces dije los números correspondientes. El sistema se activó "supuestamente". Me dio un número de reporte sobre el pago no reconocido y listo. Terminó la llamada.

Me quedé pensando. Como de hecho tengo un problema con mi tarjeta de crédito por un pago no reconocido, supuse que era el Banco Santander que ya estaba tomando sus provisiones. Pero... ¿pedirme mis números de la parte trasera de la tarjeta? Me parecía irregular. Así que hablé a la superlínea y aparentemente esto ha sido una maniobra para defraudarme. Entonces decidí inmediatamente cancelar la tarjeta. Al menos espero que no haya pasado de un fraude que no podrá llevarse a cabo.

Hay una cosa que me alarman: Quien me habló tenía mucha información privada. Sabía el número de mi tarjeta de crédito y un número importante de datos personales, dirección, teléfono celular, los 4 primeros números de la parte trasera de mi plástico... Podría pensar que si por ejemplo, me hubiesen interceptado un estado de cuenta, algunos datos podrían tenerlos, pero... ¿los cuatro primeros números de atrás de la tarjeta? Me parece muy extraño.

Hago pues el apunte por dos razones, para ver si a alguien le ha pasado algo similar y además, para que caigamos en la cuenta que incluso, a sabiendas que el banco jamás me pediría números privados o claves, en ocasiones caemos en la confianza que nos da el que nos entreguen tanta información como para hacer tratar de pasar la llamada como legítima del banco.

Un detalle curioso es que cuando le informé al del banco lo que había pasado, me dijo que cancelaría mi tarjeta y que me darían otro plástico en 15 o 20 días, pero que tenía un costo. Le dije que no aceptaría el costo pues me estaba protegiendo a mí y al banco y por ende, no tenía además porqué pagar los platos rotos de algo que todavía no se ha configurado como un pago ilegal. El "ejecutivo" me indicó que podría pedir la bonificación. Le pregunté si me garantizaba así que no pagaría el costo del nuevo plástico. Me dijo que no podía garantizarme nada. Le informé que no importaba lo que pensara el banco al respecto, que yo no iba a pagarles ese costo. Y así terminó el asunto. La moraleja es simple: Hay que estar muy alertas.

ACTUALIZACIÓN (26/05/2016)

Acabo de hablar a Santander y no se hizo ningún cargo con mi tarjeta. Ya está cancelada, así que no pueden meterme un "gol".

5 comments:

aguila said...

Saludos morsa:
Te comento que (al menos en mi caso) los primeros 4 digitos de la parte trasera son los 4 digitos finales de tu numero de tarjeta. lo preocupante es de donde sacaron todos los demas datos. copmo lo mencionas imagino que robaron algun estado de cuenta o gente del banco dio estos datos y solo necesitaban los 3 digitos finales para que las compras sean "legales".
por desgracia siempre estamos en desventaja con los estafadores y el banco.

Syl Syl said...
This comment has been removed by the author.
Morsa said...

No veo la relación. Me engañaron. Le puede pasar a cualquiera. La paranoia de la que hablado contigo es que creas que andan queriendo hackearte tu computadora a cada rato. Nada que ver, pues.

Syl Syl said...
This comment has been removed by the author.
Morsa said...

Pensar que algunos malososo están viendo cómo entrar en tu computadora es lo que califico como paranoia. Si a eso le añades la ignorancia natural en algunos temas técnicos que poca gente entiende, pues es la combinación perfecta para que te puedan hacer algún daño. En mi caso, a pesar de saber que nunca debo dar mis contraseñas, me pareció que era el banco que hablaba. Parecía que hablaban de un call center, me dieron información que supuse que nadie más podía saberlo (a excepción del bano). Mea culpa. Caí en la trampa y te digo algo, Syl, nadie está exento. Yo sentía que jamás me meterían por ahí un gol y ya ves, caí. Y se supone que entiendo de todo tipo de fraudes informáticos. Me hicieron "ingeniería social" y eso fue lo que hizo qaue cometiera un feo error que me pudo haber costado muchos pesos.

Yo no me creo ni tonto ni paranoico. Fui engañado. Caí en una trampa a pesar de mi experiencia en cómputo. Yo creo nadie está exento.