Thursday, January 26, 2017

Las absurdas propuestas proteccionistas mexicanas



Un día, cuando era niño, llegó a mi casa una televisión Philco a colores. Era de bulbos (lo sé por una historia que ocurrió tiempo después). Para el momento histórico el tener TV a colores era un privilegio. Por supuesto teníamos otra televisión (en blanco y negro) que también era nacional. Alguna vez, en casa de algún amigo, veía la TV Sony que tenía (de fayuca), que ¡hasta tenía control remoto! La política proteccionista evitaba que la mayoría de los mexicanos pudiesen adquirir televisiones hechas en otros países.

Hoy a través de las redes sociales se pide que se consuma lo mexicano. ¡No vayas a Walmart! ¡No comas en McDonalds!¡Compra en las tienditas de barrio, no en el OXXO o 7/11!, nos dicen, como si por ejemplo, Walmart tuviese productos extranjeros en su mayoría.

Pero esta propuesta "proteccionista" es absurda en un mundo globalizado. Curiosamente, quienes apelan a estas causas usan Internet, invento gringo. Usan Facebook, creación gringa. Usan computadora, que aunque hay armadoras en México, son invento gringo. Pero de eso no se habla porque nos incomoda, porque nos obliga a aceptar que consumimos productos gringos aunque no queramos y que además, no tenemos pensado dejar de hacerlo.

Tenemos teléfonos celulares y no hay uno solo hecho en México. Pero eso no importa, tirémosle caca a Walmart o a McDonalds. Eso es más fácil. Cabe decir que por ejemplo, McDonalds tiene locales en el país y genera empleos... ¡Pero es McDonalds! ¡Acabemos con el imperialismo yanqui! dirán algunos. Y lo mismo puede decirse de Walmart o incluso al odiado Starbucks, que vende café a precios exagerados pero que siempre hay gente en ellos. Todas esas empresas ponen recursos, infraestructura y además, dan empleos. Sí, se llevan sus ganancias. Pero así es el comercio.

Los países autárquicos, es decir, aquellos que no tienen intercambios comerciales, son pobres. Por ello, México así como recibe empresas extranjeras debe buscar que lo reciban en otros países. Y así formar intercambios comerciales. Hay pues una balanza comercial entre lo que se va en ganancias de las empresas extranjeras en nuestro país y lo que recibimos del extranjero. Además, si una empresa mexicana cumple con ciertos estándares de calidad, probablemente tendrá intercambio con otros países, en el rubro que sea.

Así pues, pedir absurdamente que dejes de ir a McDonalds solamente refleja que quien eso pide no entiende lo básico de la economía de este país. Pero hagamos un ejercicio mental al respecto: supongamos que un día amanecemos y no usamos más celulares, ni computadoras, ni compramos en las grandes tiendas, ni vamos a los cines a ver películas gringas, ni usamos el coche 6 de 10 veces (porque compramos el 60% de la gasolina que usamos, de los EEUU). Supongamos que mantenemos la medida por un tiempo razonable. Lo que va a pasar es que esas grandes tiendas cerrarán o despedirán a miles de empleados porque no les pueden pagar, los cines tendrán que cerrar por falta de clientes, despidiendo a todos esos trabajadores, no habrá computadoras ni celulares. Habremos retrocedido en la modernidad y seremos finalmente más pobres y además, con problemas sociales enormes por falta de empleos, derivado de los despidos masivos. Pero eso sí, seremos soberanos. Como puede verse, todo este ejercicio muestra, de forma simplista, lo absurdo de esta dizque medida nacionalista de proteger lo mexicano.

Pero voy más allá: el 80% del comercio de este país es con EEUU, por lo que si elimináramos el 80% de nuestro consumo con lo que se produce en el país vecino, toda la economía mexicana se desquiciaría.

Y antes de terminar, regreso a la TV Philco de colores. Cuando se abrieron las fronteras y pudo entrar cualquier TV de cualquier país, las empresas mexicanas, protegidas, se fueron a la quiebra y desaparecieron. ¿Por qué? Porque cualquier TV extranjera daba más prestaciones y calidad que las nacionales.

Las medidas proteccionistas podrán servir en algunos casos pero en este mundo globalizado, donde el intercambio comercial es masivo entre países, suponer que estas propuestas pueden tener sentido es, repito, no entender nada de cómo funciona de forma elemental la economía de los países.

1 comment:

Armando de la Torre said...

Manuel,
Creo que tu apreciación es un tanto incorrecta: tanto el proteccionismo como la apertura comercial juegan un papel importante en el desarrollo de un país. Ambas son herramientas que deben utilizarse de forma estratégica.
Estados Unidos fue un país ferozmente proteccionista mientras su industria llegaba a la etapa de madurez. Fue hasta principios del siglo pasado que comenzó a bajar gradualmente sus tarifas.

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/0/01/US-Tariffs.svg/300px-US-Tariffs.svg.png

El economista coreano Ha-Joon-Chang argumenta que la presión de los paises desarrollados por realizar una apertura rápida de las economías en desarrollo se puede ver como una estrategia para "patear la escalera del desarrollo" de dichos paises, ya que estos invariablemente fueron proteccionistas hasta que lograron que su industria llegara a un punto de madurez.

https://www.amazon.com/Kicking-Away-Ladder-Development-Perspective/dp/1843310279

Más aun el novel de economía Joseph Stiglitz ha admitido que el TLC de norte america no dio los resultados que él esperaba y como básicamente los principios delineados por el concenso de Washington no funcionan.

Son varias horas , pero vale la pena verlos con detenimiento
https://www.youtube.com/playlist?list=PLo0zESTmEeEq4jgF0JWmB2fuD47UUNFqs