Monday, July 02, 2018

Mi reflexión ahora que ganó el Peje



Finalmente se cumplió lo esperado: ganó Andrés Manuel López Obrador y de pronto parecen haberse esfumado todas esas amenazas de que ya estaríamos en camino de ser Venezuela. Digamos que la guerra sucia desatada para que el Peje no ganara finalmente no surtió efecto. El fraude electoral, que se avisó por mucha gente que a ciencia cierta probablemente hablaba de oídas, no se consumó y para mi sorpresa, los otros candidatos hablaron en los medios poco después de las 8 de la noche para aceptar su derrota. De pronto no hubo sorpresas:  no se cayó el sistema, no hubo casillas adulteradas, no se denunciaron compra de votos masivas, etcétera. Aparentemente el partido en el poder entendió que ahora sí ninguna artimaña les funcionaría y que lo mejor sería una transición pacífica.

Yo creo, especulo aunque no tengo bases, que ya Peña pactó con Morena para que las cosas vayan suavecitas. A nadie le conviene un país en desequilibrio o con problemas políticos fuertes y al que menos le conviene es a Peña, que probablemente se quiere ir sin que ya nadie le reclame nada. Y si es así, olvídense del dólar a 27 pesos, a la escasez de alimentos, etcétera, pronosticado por toda esta gente que hizo de las redes sociales el universo de las fake news. El haber usado las redes sociales para denostarse mutuamente los candidatos, en particular al Peje, me parece sucio y lamentable. Lo bueno es que no funcionó y que más del 50% de los votantes se fueron con AMLO a pesar de todo ese futurismo que pintaba al país como la nueva Venezuela.

El Peje salió ya a eso de las 12 de la noche, de todavía el 1 de julio, a decir unas palabras y bosquejó su plan de acción. Creo que lo que dijo tranquilizó a mucha gente. Indicó que respetará los contratos, las obras y que a lo más, revisará algunos para evitar desvíos y corruptelas. Por lo demás, parece que quedó claro que habrá un cambio importante en la política económica y si simplemente baja los salarios de todos los del gobierno a la mitad, yo me daré por bien servido. En este país la clase política no ha servido a México, sino que se ha servido de nuestra tierra y el hartazgo es tan evidente que no pudo haber mejor elección que la del Peje, aunque siga insistiendo que él es el menos peor.

López Obrador no hará de México una Finlandia o Suecia. Lo que posiblemente logre es cambiar las nefasta prácticas de la clase política que por años y años han desangrado al país. De hecho, dudo que las cosas cambien radicalmente en muchos sentidos pero si el país avanza con un gobierno que ponga el ejemplo, algo se habrá movido en los mexicanos y veremos que se puede cambiar y mejorar nuestro país y eso, eso es lo que espero.

No comments: