Sunday, February 10, 2019

Del nuevo gobierno y los expertos al vapor



El gobierno que encabeza López Obrador, el Peje, sin duda ha hecho un número de decisiones dudosas, por decir lo menos. Sin embargo, hay ue reconocer que ha empezado a enfrentar con valentía el sinnúmero de situaciones en donde las administraciones pasadas simplemente ni siquiera veían. El ejemplo más notable es el huachicoleo, en donde un número de personas picaban los ductos de Pemex y sacaban la gasolina para venderla en el mercado negro. El costo a la paraestatal es indeterminado pero el hecho de que este gobierno haya decidido enfrentar el fenómeno ya es aplaudible.

Pero las decisiones que se tomaron afectaron el abasto de combustible en el país, y entonc3s, los detractores del Peje salieron con que éste era el primer paso para convertirnos en la nueva Venezuela. Yo sé de la molestia que es levantarse muy, pero muy temprano, esperando que no haya mucha gente para cargar gasolina, pero el fenómeno de desabasto duró unos días. Hoy, los detractores de AMLO ya no dicen nada al respecto pues el abasto se regularizó.

Por otra parte, se han encontrado toda clase de irregularidades en muchas de las actividades en donde el gobierno está presente de alguna manera. Por ejemplo, en Conacyt se tiene a la Dra. Elena Alvarez-Buylla Roces, impecable como académica y que me asombra que haya aceptado el puesto de directora de esta institución, que busca regular y apoyar el quehacer científico.

El análisis de la Dra. Alvarez-Buylla ha mostrado que una serie de programas de apoyo se han dado a trasnacionales, lo cual suena curioso porque, ¿no debería ser al revés? Y también habló de las cátedras Conacyt, donde unos 1500 científicos reciben dinero por no sé qué labores. Y la idea pudo haber sido buena en algún momento pero aparentemente se ha desgastado. En fin, de un presupuesto de 24 mil millones de pesos, que parece abrumador pero que para la ciencia de un país como México es muy poco, mucho de éste se va en outsourcing, es decir, contrataciones externas para desarrollar diferentes áreas, por ejemplo, la de comunicación social. Y ojo, no se habla de unos miles de pesos, sino de cientos de millones.

Pero el punto curioso es que ahora, gracias a las redes sociales, salen los expertos al vapor en cualquier tema. Todos, desde su cómodo asiento y frente a su computadora, ponen en Facebook sus despiadadas críticas y dan sus sabios consejos sobre lo que se debería hacer. Y así, hay expertos en huachicol, en ciencia, en artes, en estancias infantiles, en el tema que uds. gusten y manden, y todos ellos se sienten con la autoridad moral de decir lo que hay que hacer para que este país funcione.

Y yo me pregunto, ¿por qué aparecen ahora? ¿por qué no hablaron antes? ¿de dónde salió tanto experto al vapor? No lo sé, pero les haré una sugerencia: dejen su red social y vayan a Conacyt, a la instancia que quieran, y pónganse en disposición de pedir trabajo para arreglar como sólo uds. saben arreglar las cosas. Porque hablar todos hablan, pero de comprometerse no veo absolutamente nada.

Y antes de que empiecen a acusarme de chairo y no sé cuánta estupidez más, les diré que no creo que AMLO sea el mesías, el salvador de este país que me parece, es inviable. Yo espero que se reduzca esta corrupción que llegó a extremos inimaginables. Nada más echen un vistazo a la cantidad de gobernadores priístas que fueron acusados de robos millonarios al erario. Nada más fíjense cómo estábamos antes y el desastre que se dejó en la administración federal. Al menos el peje da la cara diario y aunque dice mucha burrada, ahí está, al pie del cañón, amén que le está sacando los privilegios a la clase política. Sí, a esa clase que vivía como reyes y que ignoraba y despreciaba al pueblo, y que lo exprimió tanto como pudo. Ahí está Los Pinos, una especie de bunker que cuando se abrió al público se mostró desvalijado. ¿Y por qué se veía así? Porque se llevaron todo, porque en el fondo sabían que mostrar la opulencia presidencial no iba a caer nada bien a nadie. Pero bueno, ahí están los hechos. Vamos a ver quién se anima a pasar de las palabras y las críticas al gobierno, a las acciones.

No comments: