Monday, July 12, 2010

una de policías

Ayer regresaba a eso de las 11:20 de la noche a casa. Estaba por el Toreo de Cuatro Caminos (el cual ya fue demolido, a todo esto). Entré al periférico pero en unos momentos una patrulla de policía me hizo que me saliera a la lateral y me detuve a ver qué era lo que pasaba. La patrulla prendió su torreta y se bajó un oficial de nombre Rigoberto (ya olvidé el apellido). Me dijo que me detenía porque mis luces traseras no funcionaban. Me pidió la tarjeta de circulación y mi licencia de conducir. Las vio y me dijo algo como esto: "pues sí, Don Manuel, viene sin luces traseras". Le expliqué que yo dentro del auto no puedo saber eso, a menos que en algún momento esté con el freno puesto y las luces no se reflejen en alguna parte. Asintió dándome la razón.

Entonces el oficial me dijo que la multa era de diez salarios mínimos. Entonces le dije que me pusiera la multa. Acto seguido el oficial Rigoberto me dijo: "eso es además de quitarle puntos a su licencia, lo cual puede hacer que la pierda". Todo indicaba la clásica extorsión. Diez días de salario mínimo y el castigo en "puntos" de mi licencia era demasiado. Quizás podría arreglarlo dándole una mordida. Sin embargo, hice un último intento y le dije al uniformado: "Mire, oficial, estas cosas pasan. Quizás tengo un corto en el sistema eléctrico y por eso dejaron de funcionar las luces traseras. Son cosas que pasan con los dispositivos, con los autos, con muchísimos equipos y aparatos. Le seré sincero. Aquí hay de tres sopas: la primera, que me aplique la multa con el demérito en puntos y listo; la segunda, que piense que todo está en regla y que este desperfecto le puede ocurrir a cualquiera sin previo aviso. No creo que merezca toda la sanción que propone por algo de lo cual -en principio- no tengo control; y tercera, que le dé "una lana", "una mordida", pues, cosa que no quiero hacer porque siento que lo estoy insultando a usted y al uniforme que porta".

El oficial se quedó suspenso unos segundos y me dijo: "voy a consultar con mi comandante, un momento por favor". Tardó un par de minutos y a su regreso me indicó: "me dice el comandante que le gustó su forma de pensar, así que por esta vez puede irse, pero ponga sus intermitentes por su seguridad y arregle a la brevedad el problema". El oficial me regresó mis papeles y le agradecí, preguntándole por su nombre. Nos estrechamos la mano y me dejó ir.

¿Cómo ven?

7 comments:

Chochos said...

Pues creo que estuviste muy cerca de ser asaltado o al menos extorsionado de manera mucho más grave. Es bien sabido que los "polecías" del Estado de México andan asaltando gente (no se sabe si son legítimos o no), es fácil porque los detienen con el pretexto de una infracción como la que dices, en la que mucha gente se baja para ver si es cierto (los nervios, miedo, etc hacen que se les desconecte el circuito lógico que te diría que no vas a poder ver nada porque alguien tiene que apretar el freno mientras ves si sirve o no).

Hasta a una presidenta municipal (creo que de Tlalnepantla) ya asaltaron los muy jijos.

Morsa said...

Chochos,

Quizás tienes razón. Era una patrulla nueva. El policía venía con chaleco antibalas, perfectamente uniformado. Vaya, no pensé que fueran asaltantes en un vehículo moderno, con todo oficial.

saludos
Manuel

Larry said...

Con la manera de presentarle tus argumentos yo creo que el policia dio "Divide Overflow" y por eso te dejo ir.

iReRi said...

mmm... ¿y si me hubieran detenido a mí, y digo algo que al comandante no le guste? es decir que no le guste mi forma de pensar, entonces sí hubiera tenido que pagar o bien permitir que me extorcionaran?...
De cualquier forma me da gusto que no lo hayan afectado, pero sí me parece una injusticia que las multas esten a criterio de "los gustos" de un "comandante" (o cómplice) y no en el reglamento de tránsito, lo cual debería de ser lo correcto y lo justo.
Para mí el sistema de seguridad y tránsito esta jodido.
Saludos afectuosos

Morsa said...

Ireri,

desde luego que pude haber tenido que dar una mordida, o que me pusiesen la multa, y es claro que no se puede entender que estos policías sean finalmente ladrones, porque en el fondo eso son.

saludos

Octavio said...

A mi esposa y a mí nos han detenido los oficiales de tránsito algunas veces y yo me he negado a dar mordidas. Y finalmente no nos han levantado la infracción, así que pienso que la ciudadanía sí tiene que hacer su parte para erradicar la corrupción.

Amada said...

como en todo creo que hay policias que hacen su trabajo con pasión y trasparencia (o eso espero), y otros sin escrúpulos que andan viendo que sacan de provecho, pues espero que les aproveche... pero esto de simular ser policias es el colmo, finalmente queda claro que nuestro país va en picada, porque como creer en la policia cuando es típico eso de la "mordida"??? que clase de confianza podemos tener en un organismo tan demeritado????