Thursday, July 29, 2010

Sobre la tauromaquia

Hoy apareció en los periódicos una nota sobre la prohibición de las corridas de toros en Cataluña. he aquí lo que acabo de leer:

Cataluña prohíbe las corridas de toros

El voto del parlamento está avalado por 180 mil ciudadanos, que pedía la prohibición de la lidia, considerada una de las señas culturales de España

Miércoles 28 de julio de 2010 EFE | El Universal05:06


El Parlamento de Cataluña prohibió hoy las corridas de toros en esa región del noreste española a partir del 1 de enero del 2012.
Con 68 votos a favor, 55 en contra y 9 abstenciones la Cámara regional catalana dio hoy luz verde a la Iniciativa Legislativa Popular (ILP), avalada por 180 mil ciudadanos, que pedía la prohibición de la lidia, considerada una de las señas culturales de España.

Se trata de la segunda región española que prohíbe los festejos taurinos, después de que las islas Canarias (en el Atlántico) fue la primera en España en prohibir las corridas de toros, merced a la una ley regional de protección de animales, aprobada en 1991.
La votación de hoy en una sesión histórica en la Cámara regional de Cataluña, que integran 135 parlamentarios, ponía fin a un proceso que dio sus primeros pasos parlamentarios en noviembre de 2008 y que ha generado una gran expectación social, política y mediática, y la atenta mirada desde países con tradición taurina como Ecuador, Colombia, Francia, México, Perú, Portugal o Venezuela.

La Iniciativa Popular Legislativa (ILP), que pedía el veto de la lidia, ha sido promovida por la plataforma Prou! (¡Basta!) en defensa de los animales, mientras que el espectáculo taurino como manifestación artística tradicional es uno de los argumentos más generalizados entre sus defensores.
La supresión de las corridas de toros afectará, a partir del 1 de enero de 2012, sólo a la plaza de Toros Monumental de Barcelona, coso fetiche del diestro español José Tomás. Pese a sólo estar en activo la plaza de Barcelona, en Cataluña, una de las regiones más ricas de España, esta región cuenta con tradiciones taurinas, como los "correbous" -espectáculos callejeros con toros, a los que se les prende fuego en las astas aunque no son sacrificados- y a los que no afectaría esta iniciativa, extremo que ha servido a los defensores de la fiesta el carácter "hipócrita" de la prohibición.

Con la decisión del Parlamento de Cataluña -una de las regiones con más autogobierno-, se abre la incertidumbre sobre el futuro de las corridas en un país, donde el toreo está identificado por amplios sectores sociales como "Fiesta Nacional".
Y más allá de la abolición de las corridas de toros en Cataluña, ahora se hacen cábalas acerca también de lo que ésta podría significar de cara al futuro en otras regiones españolas en las que también se ha abierto el debate.

Hasta aquí la noticia. La cuestión se ha puesto a debate, por supuesto, y es claro que habrá opiniones encontradas. Leí la opinión de Sergio Zurita, la cual muy respetable, pero creo que equivocada. El punto no es el matar animales. El mundo está lleno de depredadores/presa y es claro que los seres humanos estamos en el bando de los depredadores. Esto nos obliga, en alguna medida, a disponer de otros animales para alimentarnos y sobrevivir. Aquí el punto es que -al menos en principio- existen rastros, lugares en donde en teoría (al menos), se dispone de los animales con el pistolete e inflingiéndoles el mínimo dolor. Así, si tenemos que matar a otros animales para sobrevivir, pues no hay remedio. Así es la vida.

El asunto cambia cuando pones a un toro en una plaza y los seres humanos, los toreros, con las cuatro agravantes de ley: premeditación, alevosía, ventaja y traición, disponen de su vida con todo género de artilugios como espadas, dardos, lanzas, etc. Entiendo que un animal de 500 kg de peso es muy fuerte y todas estas artes, las banderillas, el provocar sangrado al toro, es para restarle fuerza. A la postre, el torero sale con una espada y lo mata. ¡Qué bonito espectáculo! ¿no?

No conozco lucha más desigual: un torero con un arsenal completo de armas blancas y un toro que nada más puede defenderse con sus cuernos. La inteligencia humana contra la del toro, que debe ser mucho más limitada.

La pregunta es pues ¿se vale hacer sufrir a un animal así? ¿Se vale desangrarlo para que el público aplauda? ¿se vale que un tío a caballo le clave una lanza tan fuerte como pueda en su lomo? ¿Y qué decir de esos arpones, se vale atizar y dañar tanto como se pueda al animal? ¿se vale tanto sadismo?

La cuestión es pues que no veo por qué el ser humano pueda disponer de la vida de otros animales con ese lujo de violencia. Si de por sí habrá que matar a muchos animales por cuestiones meramente de sobrevivencia, eso no da licencia para saciar una extraña sed de sangre por parte de los aficionados a la tauromaquia. La realidad es que el toreo es una salvajada y el argumento de que así el hombre muestra su virilidad, su valía, está totalmente fuera de la percepción actual. Ningún hombre lo es más por enfrentar a un toro con todo ese poderío en inteligencia y armas para dañar a un adversario, que eventualmente podrá cojer al torero en un error de éste.

En el reino animal hay ejemplos de muchas especies que son depredadores de otras. Leones que persiguen a gacelas y las matan para alimentarse, pero ninguna especie actúa como la humana. No conozco casos como el de nuestra raza, en donde se mata a un animal con toda la saña del mundo, con toda la violencia que se puede para "mostrar el arte de torear". Son todos pretextos de una costumbre absolutamente invíable. Los animales tienen también derechos. Ya basta de sentirnos el rey de la creación.

11 comments:

roberts.foo.bar said...

Muy buena reflexión. El señor Zurita mezcla peras con manzanas. Una cosa es matar a un animal por necesidad (alimentaria, investigación, etc.) y otra muy distinta es matarlo por una sed irracional de sangre, para entretenimiento. Y no es solo el acto de matarlo, sino todo el sufrimiento que vive el toro antes y durante el ruedo.

Saludos.

iReRi said...

Querido prof:
Yo también tuve la oportunidad de leer la opinión de Sergio Zurita al cual admiro y sigo desde hace muchos años (10 aprox) siempre había de acuerdo con sus críticas hacia varios temas, esta vez fue la exepción. Me sentí hasta insultada con el argumento de que si se esta en contra de la tauromaquia se debe de estar en contra de matar -comer- otro tipo de animales y hasta como el Sr. Zurita lo dice en contra del aborto, porque se supone que seríamos pro-vida y no es así; yo me considero en contra de la violencia y sobre todo del sufrimiento, es terrible la sensación de imaginar lo que siente el toro al estar en el ruedo, recuerdo cuando era niña y mamá me llevo a ver una faena, fue horrible y la sensación de más dolor por alguien (que no hubiese sido yo)que pueda recordar. Lo cierto es que como carne y nunca dejaré de hacerlo, pero no por eso estoy de acuerdo en que se maltrate de esa forma a un animal sólo porque es tradición y supuestamente cultura. Otra cosa que me indignó de lo q escribió el Sr. Zurita es el de hecho de decir "si no te gusta no lo mires" eso es lo que finalmente nos ha enseñado este país y esta sociedad... Si no te gusta (la pobreza, la injusticia, el sufrimiento de otros, el dolor, la humillación, la crueldad) no mires, tápate los ojos, hazte de lado y no mires, sé indiferente, no hagas 'nada' no mires... La verdad me sientí dolida que alguien a quien admiraba piense de esa forma.
Lo saludo con respeto y le mando un abrazo.

ukok said...

Yo opino igual que tu Manuel, me parece un acto de salvajismo y tortura no se le puede llamar arte.
Me pongo a pensar en la doble moral que se tiene en este país, por ejemplo las personas del medio (llámese reporteros, comunicadores y demás) que criticaban duramente la muerte del perro “callejerito” en Nayarit porque era cruel, inhumana, una soberana estupidez y demás adjetivos con las que ellos calificaron ese acto, son las mismas que se les ve presenciando y disfrutando de ese acto de sadismo en las corridas de toros y no dicen nada a pesar de que es el mismo acto e incluso se recurre a mas crueldad.

Me gustaría que así como se unió mucha gente para protestar por la muerte de “callejerito” también se unieran para prohibir esta barbarie, esa fiesta de sangre y sadismo a la que algunos se atreven a llamarle “arte”

Sergio Zurita said...

Querido Morsa:

He aquí una imagen.
Un hombre y su hijo pescan truchas en un apacible lago. Son felices cuando las truchas muerden el anzuelo. Estas personas están matando animales con premeditación, alevosía, ventaja y traición. ¿Por qué no se enojan los animal lovers? Simple: las truchas no gritan y se parecen poco a los humanos. A los antitaurinos no les importa el dolor de las bestias, sino la molestia que les causa A ELLOS. Hipocresía, pues.
Un abrazo. Y espero que esta discordia no merme nuestra amistad.

Sergio Zurita.

P.D. El otro día conocí a Kelly Aro y me habló maravillas de ti. SAlúdala si la ves.

:tadeo.X: said...

estimado Manuel,

estoy totalmente de acuerdo contigo.

y aunado a la tortura que presencian los adictos a dicho evento [que dicho sea de paso, ni es "deporte", ni "arte", como tampoco "fiesta"] estan las torturas que no se ven: es sabido que a los toros los golpean con bultos de arena para "ablandarlos", los "afeitan" [liman las puntas de sus astas para dejarlas sensibles, algo parecido a un diente sin esmalte] para que el toro pierda orientacion, y les untan vaseline en los ojos para nublarles la vista.

llamame intolerante, pero encuentro absurdo cualquier argumento que pretenda justificar la tortura de un animal.

saludos
T

p.d. y hablando de temas agradables, hoy descubro que tienes un programa de radio!, tal vez este muy atrasado en la noticia, de cualquier modo, te felicito, y aprovecho para preguntarte, ¿porqué escogiste los peones para titularlo?

Ladrón said...

Una precisión: los Humanos no somos los únicos animales que matan por placer… quien tenga un felinus domesticus se podrá dar cuenta ….nuestros amigos tom y silvestre se la pasan queriendo matar a diferentes bichos y no precisamente para alimentarse… de hecho este comportamiento se ha registrado en África con leones…
Y es por pora diversión……
Yo creo que si no solo de pan vive el hombre…. Y tanto el toreo como algunos deportes mas tienen su origen en antiguas formas de demostrar quien es el mejor cazador de la tribu….. o eso de ir detrás de un balón es meramente idea moderna???
A mi me recuerda a tipos detrás de una gallina… o cerdo jajaja

Morsa said...

Buen Zurita,

Tienes un punto. En el escenario que planteas, la pesca deportiva (¿?) es tan lamentable como el toreo. Sin embargo, en descargo de esta actividad, es claro que a las truchas no se les pica en el cuerpo, se les desangra, y se les acuchilla con todo género de arpones y espadas. No hay más que un gancho que se les adhiere a la boca y listo. Y aunque repruebo esta pesca deportiva, me queda claro que el nivel de sadismo es prácticamente nulo.

Por lo demás, me es claro que disentir contigo no merma en nada nuestra amistad.

PD. Sí, Kelly Aro es encantadora. Ahora que la vea le mando tus saludos.

Manuel

Morsa said...

:tadeo.x,

Son unas cápsulas que hice para la radio (IMER). De hecho, no he tenido oportunidad de escucharlas.

saludos
Manuel

Arturo Espinosa (pupitetris) said...

Creo que la discusión es del tipo "dónde ponemos la raya". Creo que está más cerca del "no a la crueldad animal como entretenimiento, sí a la crueldad como medio de subsistencia".

Y creo que sí, debemos de ser hipócritas y albergar contradicciones, porque es parte de la esencia del ser humano: la lucha entre una herencia genética salvaje, y la cultural, producto emergente de un complejo y avanzado cerebro.

Si queremos avanzar como humanidad, debemos de entender nuestra naturaleza para poder avanzar como humanos. Debemos de entender que comer animales es algo a lo que estamos adaptados, y que eso conlleva al acto cruel de matar para comer, pero también saber que no debemos de retroalimentar dicho deseo indirecto de crueldad con actos sádicos como la corrida de toros.

Sí, seamos hipócritas y matemos tras bambalinas a animales que nosotros mismos criamos o capturamos, para respetar a los animales en otros contextos y no acabar azotando perros en la calle mientras los grabamos con nuestro celular, o matando serpientes en el campo porque "era divertido" (lateralmente, luego no se quejen de una sobrepoblación de roedores, etc, etc).

Vamos, el acto hipócrita de comer carne de animales que se mataron en lo oscurito debe ser interpretado como un acto civilizado, producto del respeto mismo al animal, y lo mismo cuenta para comer carne con sentimiento de culpa; sí, la como con sentimiento de culpa porque respeto al animal del que vino, porque soy un ser humano, otro animal muy especial.

Morsa said...

Pupi,

No estoy de acuerdo. No se mata a los animales en lo "oscurito" para después consumirlos. Los matamos en rastros y eso todos lo sabemos. Se supone, al menos en teoría, que la muerte de esos animales se hace con el emnor dolor posible para ellos. Hay unas pistolas para ello.

El asunto no son las contradicciones humanas. Pienso que el problema es que no hay necesidad del sadismo que crea la Fiesta brava contra un animal que tiene todas las de perder. Todo el "show" está confabulado para que el animal sea toreado, desagrando, minado en sus fuerzas, con todas las artimañas y herramientas de dolor que el ser humano puede crear. El asunto es pues, que la tauromaquia es una fiesta infame, que toma a los animales sin el mínimo cariz de si pueden sentir o no. Nadie en la plaza de toros se pregunta si al toro le duelen las banderillas cuando se las encajan, porque mira el tipo de arpones que les clavan. ¿es justo divertirse con el dolor ajeno, aunque sea de un ser inferior? ¿no se supone que somos seres pensantes? Si has tenido alguna mascota, un perro, un gato, sabrás sin duda que los animales sienten y padecen cuando son maltratados, cuando están enfermos, cuando simplemente no son queridos. ¿se vale tener una mascota así? "No" será la respuesta. ¿se vale gozar el dolor del toro, su desangramiento y finalmente su ejecución argumentando un supuesto arte? No creo que la respuesta sea "sí".

saludos
Manuel

Colomacapendo said...

Desde mi punto de vista, la tauromaquia, está muy lejos de ser cultural o deportiva; solo veo mucho salvajismo, tortura y sangre y un idiota que se ufana de ser vencedor, digo idiota porque se supone una lid de igual a igual, cosa que no sucede, diferente sería una lid sin capa ni espada, toro contra hombre, nada de torturas con banderolas ni piquetes, sin ayudantes a caballo, solos los dos, hombre y bestia, una lid hasta que quede solo uno en pie, entonces sí, me volveré amante de lides entre hombre y toro, Parte de la “CULTURA ESPAÑOLA”, que ironía. Gracias