Friday, September 10, 2010

Dos textos para la reflexión


El primero:

Cierto día un periodista llegó a una granja. El dueño de la misma accedió a responderle algunas preguntas:

Periodista: Dígame, si tuviese otra granja, ¿le daría una a su vecino?
Granjero: Sí, si tuviese otra granja le daría una a mi vecino.

Periodista: y si tuviese dos tractores, ¿le daría uno a su vecino?
Granjero: Sí, si tuviese dos tractores, le daría sin problemas uno a mi vecino.

Periodista: Y si tuviese dos caballos, ¿le daría uno a su vecino?
Granjero: No.

Periodista: ¿Por qué?
Granjero: Porque tengo dos caballos.


Segunda historia:

(La anecdota viene de España....)

Una gran lección por sólo 50 euros.

Recientemente le pregunté a la hija de un amigo qué le gustaría ser de mayor. Ella respondió que quería ser presidente, algún día.

Sus padres, ambos del Partido Socialista, estaban presentes, y yo continué preguntando:

"¿Si algún día llegaras a ser presidente, qué sería lo primero que harías? "
Ella respondió sin vacilar: “Daría alimentos y viviendas a todos los pobres."
Sus padres, orgullosos, pelaron los dientes en una radiante sonrisa...

"¡Bravo, que propósito más loable!" le dije. Y continué: "Pero para eso NO tienes que esperar a ser presidente. Puedes venir mañana a mi casa a cortar el césped, sacar las malas hierbas y abonar el jardín, y te pagaré 50 euros por el trabajo. Luego te llevaré al supermercado de mi barrio donde siempre hay un mendigo, y tú podrás darle el billete para que se compre comida y empiece a ahorrar para su casa.”

La chica pensó durante unos segundos; luego, mirándome fijamente a los ojos me preguntó:
“¿Y por qué no va el vagabundo a hacer el trabajo, y le pagas directamente a él?"
“Bienvenida a LA DERECHA ", le contesté.

(sus padres aún no me hablan...)

Ahí se las dejo, para discurrir...

14 comments:

Mau said...

No comments.

Saludos.

Nad said...

jajajajajjajaja :-)

Pau said...

ah, yo esperaba que la chica dijera que fuera a llamar al vagabundo para hacer la tarea y que ella iba a hacer de vagabundo para ganar 50 euros....jeje.

Viviendo said...

La niña es inteligente pero sigue siendo una niña. Debería de empezar dándoles buena educación a todos, no sólo a los pobres, y un país sin corrupción.

Manuel "el ruso" García said...

Ambas historias no son más que vulgares siembras de confusión de lo que es la izquierda (si miento la díada derecha-izqierda es porque asüi lo hace la segunda historia). No sé quién te las contó, ni digo que haya sido su intención, pero sí de quien las compuso.

la primera objeción es que la izquierda no plantea jamás eso de que le des a un pobre la mitad de tus camisas o de lo que tienes en el refrigerador. Con algo así espantaron al ilustre electorado en las elecciones de 2006, cuando soltaron el rumor de que López Obrador expropiaría las casas de los poseedores de bienes raíces para dársela a los pobres. La idea de la izquierda es lograr una sociedad más igualitaria - ojo: no igualitarista. la diferencia es enorme y fundamental - en lo que toca a, digámoslo así, resultados. La derecha puede ser igualitaria, pero no en resultados sino en posiciones iniciales. Más adelante explico.

La segunda objeción tiene que ver con la imagen que se da de la pobreza. Si te fijas bien, en la segunda historia se traza la equiparación pobre-mendigo-vagabundo. Puedes ser pobre sin mendigar. Y ser pobre no es ni delito ni pecado. Nada que reclamar. De hecho, cuántas personas que trabajan más de 50 horas a la semana son, simple y llanamente, pobres. Un mendigo ya está en otra categoría, porque pareciera que no hace nada sino estirar la mano y pedirte que le des algo que te pertenece. Pero hay mendigos que lo son porque un accidente de trabajo los dejó baldados, o son jubilados (esto es cierto: en la Colonia Escandón, donde viví, había un anciano mendigo que había trabajado durante decenios como maestro de primaria rural. Su jubilación le alcanzaba para unas cuantas medicinas. En una cocina económica le daban diario un plato de consomé, que se comía sentado en la banqueta). Finalmente, la degradación de la pobreza llega con el tercer elemento: el vagabundo. Un vagabundo es, obviamente, un vago; o sea, una persona percibida como alguien sin oficio ni beneficio, que no hace nada. Como si todo pobre fuera vago. El trasfondo de esta segunda historia es los pobres son pobres porque quieren.

Claro, la niña es una inocentota que se cayó en la más simple de las trampas de la derecha clasista y ramplona. Un crío más de acuerdo con el narrador de la segunda historia diría algo así como "yo le quitaría sus pensiones a todos los ancianos jodidos de clase media baja. Para qué la quieren si de todos modos son pobres. Y la ayuda social, como la que se da en Suiza, Alemania, Suecia, etc. sólo sirve para criar generaciones de güevones que viven de los impuestos que algún día he de pagar. mejor vivimos en una sociedad sin seguro social, como la mexicana, la salvadoreña o la sudanesa, donde sí reina la justicia: los holgazanes son pobres y los pobres son hlgazanes."

Manuel "el ruso" García said...

Primera Parte.

Ambas historias no son más que vulgares siembras de confusión de lo que es la izquierda (si miento la díada derecha-izqierda es porque asüi lo hace la segunda historia). No sé quién te las contó, ni digo que haya sido su intención, pero sí de quien las compuso.

la primera objeción es que la izquierda no plantea jamás eso de que le des a un pobre la mitad de tus camisas o de lo que tienes en el refrigerador. Con algo así espantaron al ilustre electorado en las elecciones de 2006, cuando soltaron el rumor de que López Obrador expropiaría las casas de los poseedores de bienes raíces para dársela a los pobres. La idea de la izquierda es lograr una sociedad más igualitaria - ojo: no igualitarista. la diferencia es enorme y fundamental - en lo que toca a, digámoslo así, resultados. La derecha puede ser igualitaria, pero no en resultados sino en posiciones iniciales.

Me explico con un ejemplo bastante simple pero efectivo: en una carrera de 100 metros planos en la que competirámos yo, que no hago deporte, con un atleta en plenitud de fuerzas, la izquierda alegaría que yo inicie unos segundos antes o que mi rival atleta corra 20 metros más, para que la competencia tenga en efecto lugar. El argumento sería que en las condiciones actuales, no soy rival del atleta y que estoy condenado a perder. No tengo oportunidad. Las condiciones deisguales de inicio (yo con ventaja de unos segundos y/o mi rival corriendo 20 metros más) no son sino una manera de lograr que yo, en efecto, pueda competir contra el atleta, de que tenga al menos una oportunidad real, no nada más teórica. La derecha arrgumentaría que ya estamos en igualdad de condiciones: ambos estamos sanos (ninguno es cojo o está en silla de ruedas), correremos ambos 100 metros con la misma ropa deportiva e incluso con zapatillas deportivas de la misma marca y modelo. Toda medida compensatoria es vista así como una distorsión de la igualdad inicial.

Varios teóricos han escrito al respecto, pero el más claro es Norberto Bobbio, un legista y filósofo italiano, admirador del sistema político británico y que se identificaba con la izquierda moderada. Tiene varios textos al respecto, pero creo que el más claro es su libro “Derecha e izquierda”, de 1994. Güenísimo.

Manuel "el ruso" García said...

Segunda parte.

La segunda objeción tiene que ver con la imagen que se da de la pobreza. Si te fijas bien, en la segunda historia se traza la equiparación pobre-mendigo-vagabundo. Puedes ser pobre sin mendigar. Y ser pobre no es ni delito ni pecado. Nada que reclamar. De hecho, cuántas personas que trabajan más de 50 horas a la semana son, simple y llanamente, pobres. Un mendigo ya está en otra categoría, porque pareciera que no hace nada sino estirar la mano y pedirte que le des algo que te pertenece. Pero hay mendigos que lo son porque un accidente de trabajo los dejó baldados, o son jubilados (esto es cierto: en la Colonia Escandón, donde viví, había un anciano mendigo que había trabajado durante decenios como maestro de primaria rural. Su jubilación le alcanzaba para unas cuantas medicinas. En una cocina económica le daban diario un plato de consomé, que se comía sentado en la banqueta). Finalmente, la degradación de la pobreza llega con el tercer elemento: el vagabundo. Un vagabundo es, obviamente, un vago; o sea, una persona percibida como alguien sin oficio ni beneficio, que no hace nada. Como si todo pobre fuera vago. El trasfondo de esta segunda historia es los pobres son pobres porque quieren.

Claro, la niña es una inocentota que se cayó en la más simple de las trampas de la derecha clasista y ramplona. Un crío más de acuerdo con el narrador de la segunda historia diría algo así como "yo le quitaría sus pensiones a todos los ancianos jodidos de clase media baja. Para qué la quieren si de todos modos son pobres. Y la ayuda social, como la que se da en Suiza, Alemania, Suecia, etc. sólo sirve para criar generaciones de güevones que viven de los impuestos que algún día he de pagar. mejor vivimos en una sociedad sin seguro social, como la mexicana, la salvadoreña o la sudanesa, donde sí reina la justicia: los holgazanes son pobres y los pobres son hlgazanes." Cada quien decide desde qué perspectiva moral mirar el mundo y actuar en consecuencia. Yo, por mi parte, coincido con Viviendo.

Morsa said...

Ruso,

Yo creo que de entrada, cuando se presentan este tipo de historias, la primera reacción de todo aquel que tenga tendencias de izquierda (me incluyo), es la de decir que esto es una provocación, o que es una historia, vulgar, ramplera, etc.

Yo puedo entender que la izquierda no ha dicho jamás que piensa regalar casas a los vagabundos, y a todo esto, me parece exagerado pensar que tuviesen tanta fuerza esos dizque argumentos en donde se decía que AMLO le quitaría las casas a todos para dárselas a los pobres.

Pero sea como sea, es evidente que hay una diferencia entre los ideales y otro, las realidades. El comentario de la muchacha de querer ser presidente para "Dar alimentos y viviendas a todos los pobres", presupone -evidentemente- que ella repartirá los bienes de otros, no de ella. Es como muy fácil repartir lo que no es de uno. El mismo fenómeno se aplica al granjero. Idealmente no tiene problemas con que el vecino tenga una granja como la de él si a éste le sobrara, porque en el mundo ideal, todo se vale. Pero aterrizando el asunto entonces la cosa cambia.

Corríjeme si me equivoco, pero la derecha mexicana (que gobierna el país), se la pasa diciendo cuanto da para la lucha contra la pobreza, cuando en el fondo, no da nada, y en todo caso, todos sus programas se han demostrado como fracaso. Si no fuese así, cómo se explica que cada ves haya más pobreza en México?

Y estoy de acuerdo: no todos los vagos son holgazanes y viceversa, pero el problema que le plantean a la chava e sinteresante, porque pone en tela de juicio este idealismo, que sí, es muy lindo, pero poco real. ¿O no?

saludos
Manuel


saludos
Manuel

Manuel "el ruso" García said...

Quihubas tocayo:

Bueno, si la niña dice "dar alimentos y viviendas a los pobres" lo puede decir más o menos como un ideal a seguir. No creo que la chamaca ya haya tenido trazado todo un plan en el que ya tenga previsto cuánto dinero y de quién le tocaría a cada pobre. Por ejemplo, si digo "hay que lograr un sistema educativo eficiente para todos los alumnos del país" es un ideal o, si quieres, un slogan, pero no un programa de de ación o de gobierno (este es uno de los pintos flacos de la política: las campañas se hacen con lemas y slogans, pero se debe gobernanr con programas y políticas). Un gobierno debe funcionar no con slogans, sino con políticas bien planeadas. A diferencia de la niña que dice como ideal "hay que dar casa y comid a a los pobres" sin profundixar más en el asunto, un gobierno debe tener bien calculado cuánto tiene de ingresos y cuánto puede destinar para paliar los casos más graves de pobreza. Debe también estudiar por qué se dieron esos casos de pobreza (¿desamparo social de personas inválidas: cojos, mancos, tullidos, ciegos? ¿de los ancianos debido a pensiones insuficientes, a falta de asilos, falta de vivienda (hay casos en los que los hijos ya adultos botan a los padres ancianos de la casa porque simplemente ya no caben)? ¿personas en edad de trabajar y que trabajan pero que aún así son pobres? ¿Más personas desempleadas que trabajos disponibles? ¿Por qué se da esta situación? y tomar medidas concretas para solucionarlo.

Destinar dinero de los impuestos o de ingresos estatales a programas asistencialistas no es suficiente, y en México tenemos la larga tradición del clientelismo político. La derecha prefiere dar limosnas para paliar un poco las consecuencias de la política económica que de veras reformar esa política económica. La respuesta de la niña es válida: hay que llegar a los desempleados y darles la oportunidad de encontrar un trabajo. Hay que llegar a los pobres y ofrecerles salarios dignos.

Un saludote

Mau said...

Estimada Morsa,

Fui el primero en comentar el post. Cuando lo leí me pareció muy raro que postearas algo así. Me sentí decepcionado. Que bueno que leí tu comentario posterior. Lo siguiente es una anécdota sin relación directa con lo que escribes pero relacionado con los comentarios.

Te cuento a ti y a los que leen tu venerable blog algo que me parece impactante y que sucede todos los días en el supermercado que esta en el edificio donde vivo. Vivo en la capital de un país europeo que tuvo un régimen socialista por mucho tiempo. Un país de primer mundo bajo cualquier óptica. Aquí dan muchas 'ayudas sociales' a sus residentes. Casi con cualquier pretexto te dan una lanita, no mucha pero por ejemplo alguien sin trabajo puede alcanzar desde 350 Euros hasta 800 Euros dependiendo de su situación sin mucho problema. El caso es que todos los días veo un grupo de personas husmeando y recolectando lo que esta todavía comestible directamente de los botes de basura del supermercado. Son mas o menos media docena, tiene edades que rondan entre los 50 y hasta 70 o mas. No tiene la pinta de vagabundos, drogadictos o alcohólicos. Es gente que no se ve mal vestida, se ve que no viven muy lejos. Preguntando un poco porque hacían esto me explicaron que porque a su edad nadie les da trabajo, y que no les alcanzaba. El fenómeno se agudiza conforme se acerca el fin de mes.

Lo que entiendo de esto ultimo es que hay algo fundamentalmente mal. Es gente que tiene estudios y motivaciones de sobra para trabajar. A la mejor los conceptos de izquierda y derecha ya están caducos.

Saludos.

Morsa said...

Mau,

Yo creo que el mundo está en esencia mal, porque como mencionas, habrá gente que por su situación no puede encontrar trabajo. Suena extraño que así sea, pero sé que ocurre y evidentemente esto no puede estar bien.

Un país que no da seguridad social a sus ciudadanos está haciendo algo muy mal. No sé por qué ocurre, pero es claro que pasa y no es privativo de una zona del mundo. Se da en todas partes.

saludos
Manuel

La Barista Aficionada" said...

Son buenas moralejas de la derecha.

La derecha enseña mucho a base moralejas simples, Pero si quedan cortas para lo que significa la izquierda y es que la mayoria de la gente de la derecha confunde la izquierda con la tendencia del altruismo, recordemos que el altruismo fue una corriente mucho antes de la izquierda engendrara por los cristianos hacia el siglo XV, Marx plantea la adquisición justa de los medios de producción que es una cuestión ciertamente diferente. A continuanción paso las ligas de la wikipedia para que se entiendan la diferencia entre las dos corrientes.

1.- El altruismo
http://es.wikipedia.org/wiki/Altruismo
2.- El socialismo
http://es.wikipedia.org/wiki/Socialismo

Como pueden ver son dos tendencias totalmente diferntes y el socialismo no esta basado en el altruismo como mucha gente de derecha piensa, el socialismo es un modo de producción conjunto de todos los individuos por un bien común (un sistema de producción muy parecido a las abejas u hormigas)... que no tiene nada que ver con el altruismo judio cristiano el cual SI ES PROPIO DE LA DERECHA.

Así que simplemente esa visión de la derecha es simplemente corta y definitivamente politizada haciendo ver a la izquierda con una cara que no tiene porque no tiene en realidad con que combatir un sistema económico del bien común, (en el sentido de los medios de producción).

El concepto del socialismo y el comunismo se distoricionaron con la llegada de Gandhi quien predicaba amor y paz juntamente con la ayuda al projimo, pues eso es mucho de la cultura induista donde Gandhi creció y nació. Recordamos que Gandhi se amparo en un partido socialista puesto que tuvo un conflicto con los ingleses pero el manejo de las minas de sal, las cuales los indues no tenían derecho sobre de ellas.

Pienso que estos cuentos de la derecha simplemente son propaganda facil de leer para aquellos que no quieren salir del metodo clasico de producción por alguna razón...que me puede parecer válida o no eso es otra cosa simplemente como conclusión pienso que el cuento es erroneo y que quién lo escribio esta mal documentado.

saludos

La Barista Aficionada" said...

El cuento es errroneo, simplemente confunde el ALTRUISMO que es una corriente del siglo XV de las enfermeras en francia con el socialismo y el comunismo del siglo XIX nada que ver una corriente con la otra.

La confusión de mucha gente de derecha sobre las dos corrientes es radical porque lo usan como propaganda politica en contra de la izquierda, la izquierda en si debate la justa repartición de los medios de producción no el hecho de regalar nada", ese es altruismo como repito.

Lo que sucede es que esta visión se quedo clavada en el subconciente popular de la derecha por la invasión del movimiento Gandhinista en el socialismo que fue meramente un accidente socio económico y político con los ingleses, quiero aclarar que hay muchas corrientes de izquierda que van desde las altuidicas (altruistas) hasta las militaristas...estilo Chavez, Castro, Stalin. EL cuento confunde claramente varias corrientes de la izquierda con un artilugio muy bueno en el sentido de la publicidad politica y es el hecho del valoramiento de los bienes personales y difundiendo al hombre como un ser naturalemente egoista y capitalista por tanto, una visión muy conveniente para la participación de la usura tan indispensable en cualquier sistema hoy en día para atesorar ganancias y dinero.

Su contraparte es claramente el cuento de navidad con el avaro Scruge. Un cuento que claramente es altruista y que no tiene nada de socialista ni de comunista porque fue escrito en el seno del capitalismo, asi que es otra prueba de la confusión de corrientes tan propicia para la proganda politica en chicos y grandes.

Armando de la Torre said...

Manuel,
Estoy totalmente de acuerdo en los comentarios que exponen que este tipo de chistes o anécdotas proyectan una visión simplona y distorsionada de la izquierda y del socialismo y me parecen mas bien enfocados a conservar el "status quo".

Personalmente estoy totalmente en el "libre mercado" como un medio para impulsar la productividad por medio de la competencia. Sin embargo hay que considerar que es un medio y no un fin en si mismo.

De hecho yo diría que el "capitalismo" a la mexicana no funciona. Llevamos 16 años con un TLC que no parece haber hecho a este pais mas competitivo mas que en el ámbito de producción de mojados ,drogas y políticos corruptos.