Sunday, September 19, 2010

¿Es el Coloso Bicentenario, Jeremías Springfield?


Los festejos del Bicentenario fueron (o son aún) para muchos, un auténtico despilfarro. Más de uno coincide conmigo que en este país, en las condiciones actuales, hay poco sino es que nada, para festejar. Sin embargo, 200 años de Independencia y 100 años de Revolución tampoco son para despreciarse. Pepe Gordon me decía que sí, que se imponía un festejo, más sobrio, más de acuerdo a la situación que vivimos y no puedo estar más de acuerdo con él.

La cuestión es que se tiró la casa por la ventana. Hubo conciertos en todo el trayecto de la Avenida Reforma, fuegos artificiales maravillosos, luces danzantes, multimedia a diestra y siniestra y todo esto lo vimos por la televisión. Lamentablemente el tono de los narradores de dicha ceremonia se vieron muy oficialistas, muy pro-gobierno y de nuevo, parece que se perdió una muy buena oportunidad para reflexionar sobre México, su futuro, su presente, hacia dónde vamos y qué deberíamos hacer.

A todo esto, uno de los elementos que llamó la atención fue el Coloso Bicentenario. Una estatua de 20 metros de altura, que se elevó en pleno Zócalo capitalino. De acuerdo a Pablo Moctezuma Barragán, el Coloso Bicentenario representa al contrarrevolucionario y traidor Benjamín Argumedo, quien apoyó el levantamiento reaccionario de Pascual Orozco contra Madero, reconoció al gobierno usurpador de Victoriano Huerta y combatió a los revolucionarios. Argumedo fue feroz enemigo de Pancho Villa en Durango y Coahuila, fue derrotado por Francisco Murguía y murió fusilado por los carrancistas como traidor que era.

Pero para la Secretaría de Educación Pública (SEP), rechazó que el 'Coloso' erigido en el Zócalo capitalino el 15 de septiembre represente a algún personaje en particular y pidió no politizar la creación artística de esa figura. Y de acuerdo con los dichos de la dependencia oficial: "El Coloso es un homenaje a los cientos de miles de mexicanos anónimos, casi todos campesinos pobres, que participaron en el movimiento insurgente y que escribieron un capítulo central de la historia de México".

Los autores de la obra, Jorge Vargas y Juan Carlos Canfield, dijeron que el rostro del Coloso no retrata de ningún personaje en particular y no tiene una identidad específica. No tiene nombre ni apellido. Y agregaron: "se trata de un colosal insurgente anónimo de 20 metros de alto fragmentado en cinco plataformas". Según sus creadores, "el Coloso representa un insurgente, uno de los tantos civiles de la Nueva España que luchó por los principios de la Independencia de México".

Y a lo mejor tienen razón, pero la verdad, a mí me parece -como a otros que ya han apuntado este dato- que dicho Coloso es en realidad Jeremías Springfield, el de los Simpons. ¿A poco no?

5 comments:

Jorge Luis Barrera said...

Jaja se parece más a Jeremías, pero realmente si le encuentro algo de parecido también con ese tal Bejamín, tal vez coincidencias!

:tadeo.X: said...

personalmente encuentro ese Stalin Tenochca patrocinado Gises Baco una abominación a la escultura y una grosera dilapidación de recursos.

saludos
Tadeo

talalek said...

Es necesarios tener gobernantes asi?, Con esa cantidad de dinero despilfarrado se hubiera podido ayudar a los damnificados del sureste?

Alondra said...

El escultor Juan Carlos Canfield señalo en diario de circulacion nacional que el escogio la figura del Gral Benjamin Argumedo por su aspecto fisico,figura recia y su bigote no por otra cosa.Inclusive dice que Argumedo fue un guerrero de una batalla y que no fue militar.El sr.Pablo Moctezuma Barragan debe de documentarse antes de hablar de Argumedo en la forma que lo hizo.Sugiero lean el ensayo del Dr,Pedro salmeron Sangines Benjamin Argumedo y los Colorados de la Laguna.http://www.facebook.com/l.php?u=http%3A%2F%2Fwww.iih.unam.mx%2Fmoderna%2Fehmc%2Fehmc28%2F334.html&h=f33da donde narra la vida militar de este personaje protagonico de la Revolucion Mexicana.

Tiquitoc said...

La neta, esta estatua está horrible.

Con tanto dinero despilfarrado, al menos debieron haber hecho un trabajo mejor, o no hacer nada y todo ese dinero, darlo al fondo de desastres naturales, que ahorita mismo como hace falta.

Y si buscamos parecidos, tras todos los ya citados, yo le agrego uno más:
Jesús Malverde, ¿a poco no tiene también parecido a ese personaje?...