Sunday, February 06, 2011

Siguiéndole el juego a los vecinos del norte


Hoy domingo culminó la temporada de futrbol americano, con el encuentro entre los acereros de Pittsburg y los empacadores de Green Bay. Ganaron estos últimos pero lo increíble es como este tipo de eventos, que son finalmente estadounidenses, ponen a girar a una buena parte del planeta alrededor de ellos.

En México, la transmisión del "Súper tazón" genera enormes expectativas y ganancias entre algunos locales comerciales, como pueden ser bares y restaurantes. Desde luego, quienes transmiten estos eventos por televisión también se hacen de mucho dinero pues en plena transmisión "cuelan", por decirlo de alguna manera, a sus anunciantes locales. Obviamente habrá habido venta de camisetas de ambos equipos, ya sea en el terreno informal o en las casas especializadas en deportes. En fin, parece ser que esta fiesta, 100% norteamericana, nos llega como una gran ola y es imposible deshacerse de sus efectos.

Pero el asunto va más allá. Se sabe que los anuncios comerciales en un súper tazón son -curiosamente- un espectáculo extra, el cual la gente espera poder disfrutarlos cada vez que hay una pausa en el partido, y miren que hay muchas pausas en un encuentro de futbol americano profesional. Y ahora resulta que el modelo de negocios de la TV abierta, que simplemente nos obliga a ver los anuncios para no tener que pagar por la transmisión, se convierte en algo bizarro: ahora un nuevo protagonista, los anuncios de la televisión, son la estrella y hasta youtube tiene un canal para poder ver esa publicidad y votar, sí, votar para elegir cuál fue la mejor.

A mí siempre me ha quedado claro que los estadounidenses saben vender y que si por ellos fuera, podrían vender a su progenitora si eso les diera dividendos. Lo que llama mi atención es que a un espectáculo gringo, para gringos; un deporte con una infinidad de reglas, con todo la parafernalia mediática, en donde los vecinos del norte se solazan dando estadísticas de yardas recorridas, tacleadas, castigos, etcétera, nosotros le sigamos el juego que dictan los allende el río Bravo.

No me cabe duda que el Imperio está presente y nos invade cada vez que se le antoja. No necesita armas, ni balazos, ni derramar una gota de sangre. Impone sus gustos, sus modas, sus maneras de ver la vida a través de los medios electrónicos y además parece, que todo esto es tan cotidiano que ya ni siquiera nos lo preguntamos. Muy lamentable situación.

9 comments:

alfredo said...

No creo que sólo le sigamos el juego a un deporte "gringo", sino deberíamos criticar todos los deprotes como el futbol, etc, etc, que nos venden otros paises, si, porque el futbol no se creó en México y tampoco somos buenos en eso.. o si??? ahora si nos gusta el deporte, lo practicamos, cual sería el problema de seguir un juego de ese país si aquí no se apoya?? entonces tendríamos que hacer que?? inventar otro juego?? en fin, la cultura es de ganar dinero, como sea, donde sea... pero no quita que nos guste el juego... y lo mismo con TODOS los deportes de TODOS los paises, no sólo del "Imperio"

Morsa said...

Alfredo,

en términos generales el asunto del futbol americano es simplemente un ejemplo de lo que pasa cotidianamente. Te pongo un ejemplo más: este país -como muchos otros- están muy atentos a la entrega de los Óscares, un premio que se otorgan los gringos para sus producciones cinéfilas. Ya quisiera ver este empuje, esta propaganda, todas estas promociones de las cadenas de cines, pero en favor de las películas mexicanas, del Ariel, que es nuestro equivalente al Óscar pero que nadie le hace el mínimo caso.

saludos

intton said...

Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos...

isolani said...

Ni sabía cuales de los equipos jugarían el super tazón hasta el domingo del encuentro. No sigo ese deporte, no tengo el más mínimo interés en el. Pero debido a mi nacionalidad - gringuito - el evento me empapaba como agua, me persiguía en el trabajo donde mis colegas hablaba de nada mas que Greenbay y Pittsburgh. Y cuando estaba parado entre partidas de ajedrez en ICC me contó un amigo que esperaba que gane Greenbay. ¿Por que? Porque morsa pagaría la comida.

Giskard said...

Me acuerdo cuando alguien sugirió poner tiempos fuera en los partidos de fútbol soccer... la idea no sólo no cuajó, sino que mucha gente -directivos, jugadores y fans incluìdos - la vio como una completa blasfemia y una gringación a este deporte.

Igual la idea no era mala: que un equipo tuviera dos minutos para replantear sus tácticas, acomodar a la gente e, incluso, hidratar y atender a sus jugadores aumentaría aunque sea un poquito la calidad del juego.

Yo no me imagino qué fue primero, el tiempo muerto en los partidos de americano o el hecho que éste se aproveche para promocionar y vender cosas. Estoy seguro de algo: el superbowl es un evento de calidad (deportiva, económica y mediáticamente hablando), a pesar de sus muchos detalles (los black eyed peas...pffft) y algo que nosotros simplemente jamás tendremos.

Los eventos gringos, globos de oro, óscares, super bowles, etc, pueden tener todos los defectos que uno quiera pero nadie lo negará, son una producción perfecta al menos a nivel ténico. Se les mete una cantidad increíble de dinero y se obtienen ganancias todavía mayores. Y el público disfruta lo cual, digan lo que digan, es el fin y objetivo de la televisión.

Los arieles, tv & novelas y torneos de soccer nacionales son una completa cochinada y un desastre. No sobresalen porque haya algo mejor delante de ellos, sino porque son malísimos en sí mismos.

Concuerdo contigo: los anuncios comerciales en el superbowl son un espectáculo aparte. Cuestan una millonada y cada dolar se recupera y multiplica. Y, a diferencia de muchos comerciales mexicanos, hay un piso lleno de gente creativa y bien preparada sólo para escribir y planear lo que unas 500, 000, 000 (así, con ocho ceros) de personas verán en 30 segundos.

A fin de cuentas, la televisión gringa es un perrote... sería ilógico decirle no me muerdas

alfredo said...

Manuel,
de hecho es el punto que me faltó tocar, la "promoción" que se le da a los deportes en el país no es la misma que en nuestro vecino del norte, es más, tan sólo con ver el americano, podemos ver que desde su concepción está diseñado para ser un espectaculo, las pausas, etc, etc, y no sólo eso también se le da bastantes recursos y apoyo a deportes "no tan populares" como lo pueden ser el futbol, y a pesar de ello obtienen triunfos y resultados, cosa que no se ha podido con el futbol nacional a pesar de ser un deporte realmente popular...
y hablando de futbol, que no es mi fuerte, podrìa decir que ligas de otros paises también son bastante más vistas que la liga mexicana en el extrangero (eso es lo que yo creo). Y por último creo que nos falta mucho, mucho apoyo para otros deportes en lo que podríamos sobresalir pero practicamente a muy poca gente le interesa.

Antonio J. G. Garcidueñas said...

Con todo lo que dijo Giskard me parece que queda refutada tu xenofobia deportiva, simplemente el Superbowl tiene más calidad en cualquier aspecto que la basura que se suele ver de este lado del Río Bravo. Y en ajedrez no se diga, allá cualquier competencia se reporta a la FIDE por más pinchurrienta que sea, y acá solo hay dos o tres al año.

¿Y dónde veremos mejor ajedrez? ¿En un país donde hay 5 Grandes Maestros y dos viven fuera? ¿O en uno donde hay 69?

Primero no te gusta México y luego no te gusta Estados Unidos, ¿Pues dónde quieres vivir Morsa?

Morsa said...

Antonio,

No hay xenofobia deportiva. Simplemente me pone de malas ver cómo le hacemos el juego a los vecinos del norte. Si ellos hacen el superbowl, aquí estamos muy atentos. Si se hacen los Óscares, aquí estamos preocupados por saber si Iñárritu va a reicbir uno, aunque la producción sea gringa y con dinero gringo, aunque eso sí, de un gran director mexicano (eso de 'gran' quiso ser sarcástico).

Yo entiendo que el superbowl es un espectáculo muy bien logrado y que finalmente cumple con su cometido de divertir, aunque para ello la ciudad de México se paralice porque van a jugar dos equipos gringos, de la liga gringa, en un deporte en donde solamente los gringos son los amos, etc...

Y te diré algo: a mí me gusta México, pero me disgustan muchísimas cosas que están mal, entre las que destacan la corrupción cotidiana, las mordidas, el saber que la policía es el enemigo número uno de la población, el malinchismo que mostramos siempre, ya sea para ver los Oscares y aplaudirles todo a los gringos y minimizar nuestros esfuerzos locales como los Arieles, etc.

Yo quisiera vivir en un país mejor hecho, en donde no se estén repartiendo el país los políticos como si fuese un botín. Quisiera ver menos desigualdad. Quisiera sentirme seguro y no amenazado todo el tiempo, ya sea por el crimen organizado, el gobierno desorganizado, o cualquier otro que quiere sacarme ventaja. Así de simple. ¿A poco es mucho pedir?

Sirfraix said...

Sólo quisiera hacer notar que el término "bizarro" está mal empleado:

bizarro, rra.
(De it. bizzarro, iracundo).
1. adj. valiente (‖ esforzado).
2. adj. Generoso, lucido, espléndido.

Que irónicamente le sigue mal el juego al término inglés "bizarre":

Concise Oxford English Dictionary © 2008 Oxford University Press:
bizarre /bɪˈzɑː/
▶adjective
very strange or unusual.