Tuesday, December 03, 2013

Sobre el infarto del Peje


Hoy me enteré que a Andrés Manuel López Obrador, el "Peje", le dio un infarto al miocardio. Se encuentra en Médica Sur y según los informes, incluso el de su hijo, todo está bajo control y se espera que el político esté en el hospital de 2 a 5 días. La Wikipedia dice de este padecimiento lo siguiente: "El término infarto agudo de miocardio (frecuentemente abreviado como IAM o IMA y conocido en el lenguaje coloquial como ataque al corazón, ataque cardíaco o infarto) hace referencia a un riego sanguíneo insuficiente, con daño tisular, en una parte del corazón (agudo significa súbito, mio músculo y cardio corazón), producido por una obstrucción en una de las arterias coronarias, frecuentemente por ruptura de una placa de ateroma vulnerable. La isquemia o suministro deficiente de oxígeno que resulta de tal obstrucción produce la angina de pecho, que si se recanaliza precozmente no produce muerte del tejido cardíaco, mientras que si se mantiene esta anoxia se produce la lesión del miocardio y finalmente la necrosis, es decir, el infarto".

Evidentemente, por la importancia del personaje, mucha gente está atenta de los reportes oficiales sobre el padecimiento de López Obrador. Independientemente de las críticas  de mucha gente por irse a tratar a un hospital privado, es importante señalar que su dolencia si no es gravísima, si es de consideración. Probablemente -no lo sé, pero hablo de una experiencia de un ataque al corazón de mi papá- al Peje hayan tenido que ponerle un marcapasos. Pudiese ser temporal o por el resto de su vida. No lo sé por dos razones, porque no soy médico ni tengo la información completa del caso y desde luego, todo lo que aquí diga puede ser una mera especulación. Yo hablo basándome en la experiencia con mi papá.

El punto es que dudo que la dolencia del Peje sea un asunto menor. El problema es que esto podría alejarlo de sus aspiraciones al 2018 (y para eso faltan algunos años). El Peje -dice la Wikipedia- nació en 1953 y eso implica que no es una persona mayor, en donde estas cuestiones pueden ser más problemáticas. A ver si esta enfermedad no lo aleja de la política. A ver si de verdad en cinco días sale del hospital. En mi opinión, si bien le va, estará al menos dos semanas, pero bueno, es una especulación. Vamos a ver qué tanto se cumple.

2 comments:

eduardo cortés nadal said...

Quiero hacer unas aclaraciones sobre el tema: el infarto agudo del miocardio es tan grave que es la principal causa de muerte en muchos países, lo que ha requerido López Obrador es un setenta no un marcapasos y, si tiene buena evolución, la estancia hospitalaria debe ser menor a una semana. La crítica sobre su atención en medio privado es el típico argumento absurdo de la derecha. Que alguien quiera mejores servicios de salud no implica que deba inmolarse en un hospital sin catéterismo cardíaco. Es cierto que a pocos metros tenía al Instituto Nacional de Cardiología pero es fácil entender que su principal preocupación fuese llegar lo más pronto posible al hospital que recordaba con buenos servicios.

Morsa said...

yo no critico que el peje se haya atendido en un hospital privado. No tiene sentido, como dices, inmolarse ridículamente.

saludos