Sunday, April 05, 2015

¿Hay futuro en el ajedrez de México?



El domingo 5 de abril terminó el torneo abierto más importante de nuestro país, el llamado "Nacional Abierto", el cual define al mejor jugador de México. Hoy en día este torneo se ha vuelto incluso mucho más importante por la presencia de muchos jugadores extranjeros, la mayoría de ellos cubanos, que vienen en decenas de ellos y que juegan un estupendo ajedrez. El mejor mexicano, a todo esto, el campeón nacional, aunque no sea el mismo que gane el torneo.

La transmisión del evento por Internet fue bastante desigual. En ocasiones se podía seguir bien la transmisión. Por momentos quedaba uno desconectado y aparecía el mensaje de que quien hacía la transmisión había sobrepasado el ancho de banda disponible. Esto es, como había mucha gente conectada, el servidor web que se usaba era insuficiente y entonces, nos quedábamos sin ver las siete o seis mejores partidas del torneo, las cuales se transmitían en vivo, asunto que ya es común en muchos torneos.

Lo que parece ser triste es que los mejores mexicanos se están alejando de sus compatriotas cubanos. Si uno veía la tabla de pareos, podía observar muchas banderas cubanas y muy pocas mexicanas. En México tenemos jugadores como José González, Gilberto Hernández o Juan Carlos González, los tres con el título de gran maestro, los cuales han jugado por muchos años y con mucho éxito tanto en los circuitos internacionales como los nacionales, pero de pronto, vemos que pasan los años y que no parece haber una nueva generación de ajedrecistas que empiecen a tomar la estafeta de la generación anterior. Sigo está pasando. Y no se me malinterprete: tenemos a Uriel Capó, a Luis Ibarra, a Julia Rojas, a Óscar Sánchez, a Luis Torres, entre muchos jugadores jóvenes que están haciendo un esfuerzo fuerte por empezar a escalar posiciones, y sé que no es fácil, pero el punto es que todos estos fuertes juveniles siguen estando lejos del nivel de los mejores lugares y de nuevo, no se me malinterprete, es claro que todos estos torneos son muy difíciles porque la oposición que enfrentan es muy fuerte también.

Pero veamos el caso de Cuba. Hay una buena cantidad de juveniles que están empezando a tomar las posiciones de los grandes maestros de tanto prestigio como Nogueiras, Vera, Silvino García, entre otros. Siguen desde luego jugadores como Bruzón o Lenier Domínguez, que se mantienen en los mejores lugares cubanos pero saben que si se duermen, se los lleva la corriente. Es decir, hay un empuje muy importante para que los jóvenes cubanos decidan prepararse extenuantemente en ajedrez. Hay motivación, ganas de progresar en el juego y así convertirse en los siguientes grandes maestros de elite. Cuba hace además un sinfín de torneos locales y además, hace el Capablanca in memoriam, en donde juegan en dos o tres grupos, uno de elite, otro de grandes maestros y finalmente un torneo abierto, en donde también hay muchos grandes maestros jugando. Hay pues planes, disciplina, trabajo y un esfuerzo organizativo que nos resulta francamente envidiable.

Veamos ahora a nuestro México y a la Federación Nacional de Ajedrez, presidida por Raúl Hernández, que lleva ya su segunda re-elección y que prometió hace ya dos años que había un magistral plan para convertir a muchos jugadores en ajedrecistas de primer nivel e incluso, con un título de gran maestro que cuesta mucho, pero mucho trabajo. Pero los planes de Hernández son una mentira más del funcionario público, que recibe un presupuesto para promover el ajedrez en nuestro país que me dicen, es de 4 millones de pesos anuales. Quizás a unos no les parezca mucho dinero, pero puedo apostar que los cubanos han hecho mucho más con mucho menos dinero. Es decir, como siempre, nos conformamos con esos discursos grandiosos sobre planes magistrales que llevarán a México a otro estadío pero ¿qué pasa? la realidad nos alcanza. La falta de coordinación, de trabajo, de esfuerzo de las asociaciones de cada estado se notan una y otra vez. De todo estos estados que somos, ¿cuántas asociaciones organizan un torneo abierto importante? ¿en cuántas Raúl Hernández apoya? ¿Dónde quedó el magnífico plan trazado por nuestras autoridades deportivas en ajedrez para que México tuviese en cuatro años de varios titulados como grandes maestros? les diré dónde quedó, en un discurso triunfalista y mentiroso de Raúl Hernández, que usa a la Federación Mexicana como su modus vivendi, porque vive de eso. Y por mí, que viva de eso pero estaría pues obligado a entregar resultados, cosa que en diez años no ha hecho.

El ajedrez en México va en picada. Los jóvenes talentos no tienen el mínimo apoyo y desde luego, sin éste ¿cómo van a poder dedicarse a estudiar ajedrez con profundidad? Tenemos a Cuba al lado pero no hay un intercambio entre federaciones. ¿Cuántos jóvenes se han ido, pagados por la FENAMAC, a entrenarse con grandes maestros cubanos? Cero. Cuando vino el presidente de la FIDE, Ilumzhinov, apareció en los periódicos que se mandarían a promesas mexicanas a estudiar ajedrez en Rusia. Otra mentirijilla más. Vamos, que ni siquiera tenemos un entrenador nacional. ¿Por qué? La razón es sencilla: a Raúl Hernández no le interesa el ajedrez un ápice. Es simplemente el vehículo para vivir una vida tranquila. Cuando termine su tercer período, si es que no halla manera de cambiar las reglas para poderse reelegir de nuevo, habremos tenido como conclusión doce años perdidos en el ajedrez mexicano.

No comments: