Sunday, April 26, 2015

Válvulas de escape y redes sociales


Las redes sociales son uno de los atractivos más importantes de Internet, porque finalmente mucha gente no necesita saber gran cosa de computación para acceder a ellas. Twitter y Facebook, las más populares en nuestro país, están llenas de muchísimos mexicanos que día con día alimentan un sinfín de contenidos, muchos de ellos supuestamente graciosos, interesantes, inútiles y falsos. Y como todos tenemos las mismas posibilidades de publicar lo que se nos ocurra, entonces hallamos que la basura de contenidos está a la orden del día.

Desde luego, en muchas ocasiones las redes sociales nos permiten mostrar nuestro descontento ante las cosas bizarras que por ejemplo, ocurren en nuestro país. Un ejemplo claro fue el caso del problema de Ayotzinapa, el cual prácticamente se ha demostrado como un crimen de Estado. Las protestas virtuales han dado de qué hablar y los medios electrónicos tradicionales, como la televisión y la radio, hablan contínuamente de lo que se dice en las redes sociales. Y la realidad es que es un caso tan triste y lamentable, que no hay quien no se indigne por esta situación.

También tenemos los "memes", esas imágenes a las que se les añade algún texto y que buscan ser irónicas, graciosas, ridículas o bien, con el afán de insultar a algún personaje público. Estos memes suelen salir cuando ocurren hechos como el de la casa blanca de peña Nieto, o las explicaciones de la actriz mejor pagada del mundo, Angélica Rivera, sobre el origen de sus recursos, etcétera. Y entonces vemos que los internautas se burlan de estos personajes con memes o inclusive, con videos en donde se hacen parodias de las actuaciones televisivas de los involucrados en algunas situaciones particulares.

Cuando veo todas estas manifestaciones de los internautas, me es claro que son en general de descontento. Y nos burlamos de la Gaviota o de Peña Nieto, y hasta editamos videos en donde mostramos una y otra vez lo mal que habla el inglés el presidente de este país, o hacemos burla de sus dislates cotidianos. Pero todo esto es una mera válvula de escape del mexicano con acceso a Internet, porque más allá de nuestras protestas no pasa nada. La clase política y sobre todo, la que está en el poder, simplemente ni nos escucha, ni nos ve y menos nos contesta. Así, nos sentimos geniales y mejores porque una vez más pusimos una imagen en donde se avergüenza al primer mandatario mexicano o a su mujer, pero en el fondo nada cambia porque la clase política sabe algo que no queremos aceptar pero que es un hecho: las redes sociales no tienen fuerza real en las decisiones que dan los mandatarios en este país.

Es más, me atrevería a pensar que en realidad los propios políticos saben de estas burlas que les hacen contínuamente los internautas, y en ocasiones les obligan a cerrar sus cuentas de Twitter o Facebook para evitar más problemas, pero en el fondo se mueren de la risa haciéndonos creer que les importamos un ápice. No, no les importamos y por eso la impunidad desbordada, la corrupción de no creerse y la desvergüenza que demuestran todos estos personajes a diario. No es casualidad ni es gratuito. En pocas palabras, ahí están esas válvulas de escape para no explotar y el mundo que siga su curso.

Se ha dicho que en otros países las redes sociales han logrado incluso tirar a algún dictador que se ha eternizado en el poder. Puede ser, pero en México esto jamás ha ocurrido ni ocurrirá. Aquí tendremos a Denisse Dresser que pide firmas para que reinstalen a Aristegui en su puesto en MVS, como si las decisiones de las empresas, privadas o públicas, alguna vez hubiesen cambiado por una recolección de firmas. Solamente pensemos en cuantas iniciativas de recolección de firmas para que no se dé una situación se han hecho en México y cuántas han sido funcionales. Les doy la respuesta: ninguna.

Por eso, mientras no se llegue a un nivel espantoso, mientras el robo de los políticos no se castigue y solamente se tengan paliativos como el que el cretino director de la CONAGUA haya tenido que renunciar por la presión mediática (lo mismo que le pasó al padre de Lady Profeco), estaremos al margen de lo que ocurre en México. Estamos tan acostumbrados a la transa y al robo desmedido que ya todos sabemos que Peña saldrá millonario de la presidencia y nadie hará nada... Bueno, sí, harán memes y videos de burla mientras que los que saquean al país se ríen de nosotros de verdad. Nuestras burlas y carcajadas se convertirán en muecas de disgusto y de tristeza. Y esa es la horrible verdad.

2 comments:

José María Leyva Cajeme said...

Las “redes sociales” serán “válvula de escape” pero finalmente sólo se quedan como placebo y no sirven para extirpar el mal del autoritarismo, Y da risa que usted quiera dar gatazo de que le indigna tanto autoritarismo pero es parte de ese sistema por ser académico de una universidad del gobierno e según recuerdo está en un doctorado supongo que en la mesma UNAM donde chambea, y ha logrado publicar libros, algo que no cualquiera alcanza a hacer sin tener los suficientes conectes. Además tan execrable son los de la elite mexinaca opresora como la perrada a la que tiranizan, ni a cuál irle.

José María Leyva Cajeme said...

Y ¿qué pasó?, ¿por qué no ha puesto mis últimos comentarios?, ¿agora si le ganó el autoritarismo y su consecuente intolerancia de el su estatus de académico?.