Tuesday, April 12, 2016

El trabajo deliberado en ajedrez


Jugar bien al ajedrez requiere de mucho estudio, práctica, análisis, muchas horas de revisar partida de otros, aperturas, medio juego, táctica, finales, etcétera. Hay que saber tanto que parece que el tiempo no es suficiente. Y probablemente para lograr dominar el ajedrez se requiera más de una vida. De hecho, ni los campeones mundiales pueden decir que dominan este diabólico juego.

Pero el problema de progresar es siempre complicado. ¿Qué estudiar? ¿Cuántas horas trabajar frente al tablero? ¿Aprender aperturas? ¿Ver posiciones de táctica? ¿Qué es finalmente lo que hay que hacer? La respuesta general es simple: hay que hacer un estudio deliberado. Pondré el siguiente ejemplo:  imaginemos que vamos a un gimnasio y queremos fortalecer los bíceps. ¿qué haremos? Simple: veremos a un entrenador que nos indique qué ejercicios y aparatos debo usar para precisamente incrementar la masa muscular de los bíceps. No me aplico entonces a trabajar ejercicios de las piernas, ¿verdad? Eso es el trabajo/estudio deliberado. Es dedicar el esfuerzo a dominar hasta donde sea posible una parte de todo lo que hay que estudiar.

Así pues, si quiere aprender aperturas, está obligado a elegir un par de ellas y entonces, buscar las partidas más significativas de las variantes que nos interesan (con los manejadores de partidas, como Chessbase, el reporte de aperturas que presenta el sistema, es más que suficiente). También se pueden conseguir libros y monografías en CD sobre una variante en particular. Cuando se tenga toda la información necesaria, entonces habrá que empezar a estudiar la variante en cuestión, buscando entender qué se debe hacer en el sinfín de posiciones que pueden presentarse. Una vez que se tenga cierto conocimiento de las variantes que queremos jugar, hay que entonces practicarlas. Una manera perfecta es usar como "sparring" a la computadora. Cualquier programa actual puede jugar como gran maestro. Podemos entonces ponernos una posición típica de la variante y jugarla contra la máquina. Obtendremos una experiencia parecida a cuando jugamos en torneos, con la diferencia de que aquí, si perdemos contra la computadora no pasa nada. Nos servirá como experiencia para cuando ya participemos en un campeonato.

Lo mismo puede decirse de la táctica. Hay numerosas obras con cientos y cientos de diagramas con posiciones al mejor estilo: "juegan las blancas/negras y ganan/empatan", y si el estudiante se aplica haciendo unos 50 ejercicios por día -sin ver las soluciones de inmediato, sino tratando de hacer un esfuerzo, saliendo de la zona de comfort- seguramente los ejercicios nos ayudarán en nuestra visión táctica. Por ejemplo, yo estoy semirretirado pero si alguna vez regreso a los torneos, en la parte táctica no me siento inferior a nadie, porque sigo haciendo unos 25 ejercicios de táctica antes de irme a dormir.

Todo trabajo deliberado está pensado para dominar o aprender lo más que se pueda sobre un tema en particular. Si usted salta de ver aperturas a jugar blitz en Internet, a reproducir las partidas del último campeonato europeo, etcétera, probablemente no pueda ser tan benéfico. Sí, todo suma, todo estudio puede ser beneficioso, pero si se hace deliberadamente, entonces veremos que a la larga, nunca ocurre esto enseguida, habremos mejorado, logrando un mayor entendimiento. Pero ojo, no espere grandes avances en poco tiempo. En ocasiones esto puede llevar años. Como lo puso la revista Chess Life, usando una fotografía tomada por David Llada, de esos fotógrafos del ajedrez que nos revelan la esencia de este maldito juego: La lucha en ajedrez es muy simple: puedes trabajar incansablemente por períodos de tiempo extensos, dando todo lo que tienes que dar y hacer solamente un progreso incremental.

No comments: