Wednesday, February 08, 2017

Trump, su supuesto muro y lo que podría pasar


Entró Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos y desde el día uno empezó con una serie de decretos por demás absurdos. Firmó uno en donde se impedía la entrada a personas de siete países musulmanes y lo único que generó fue una serie de protestas en los aeropuertos. Un juez federal echó para atrás semejante decreto y aunque Trump y secuaces buscan que se cumpla, lo más probable es que la ley falle en su contra.

Pero hay más: en estos primeros días se supone que Trump se reuniría con nuestro flamante gabinete de políticos en el poder, en donde está el aprendiz Videgaray y desde luego, nuestro galán presidente que lo único que sabe hacer a medias son sus lamentables discursos que nadie cree (más que él y su conjunto de lamebotas). Pero empezó la guerra tuitera de declaraciones entre Trump y nuestro "preciso". Y mientras el gringo decía que México pagaría por el muro, Peña le contestaba que "ni madres". La cosa se puso harto intensa y Trump entonces tuiteó que si Méxiquito se negaba a pagar, no tenía caso reunirse... Y no se reunieron.

Vamos, es claro que Trump de diplomacia no entiende porque ese señor toda la vida ha sido un empresario y está acostumbrado a girar órdenes y que estas se cumplan, aunque sean absurdos. Además, por años a Trump le ha gustado estar en los medios y hasta en la entrega de Oscares salió una vez cantando con una actriz. Se le ha visto en la lucha libre peleándose contra los monigotes gringos que ahí actúan y en ocasiones ha salido mal parado, pero eso es lo que es Trump, un verdadero "showman" que claramente no está entiendo en donde está sentado en estos momentos. Y eso no lo afirmo yo, sino todo el mundo.

Y hablando del muro que quiere construir Trump, se ha calculado que costaría entre 20 mil millones a 25 mil millones de dólares. Pero a Trump se le olvida que una vez construido el supuesto muro, habrá que darle mantenimiento y eso costará una muy buena cantidad de millones. En términos reales, poner un muro en los 2 mil kms de frontera no parece ser siquiera víable. Y pudiesen los estadounidenses poner esa cantidad, que es el presupuesto de la NASA de un año, pero la construcción enfrentará todo género de problemas y además, para colmo, no detendrá a los inmigrantes. Así pues, Trump actúa con su idea del muro siguiendo la máxima del viejo maestro del ajedrez, Aaron Nimzowitsch, que decía, "la amenaza es más fuerte que la ejecución" y debe quedar claro que para poder hacer el muro tendrá que pedir permiso a su congreso que podrá discernir sin muchas dificultades que es invíable y repito, no solamente por la magnitud de la obra, sino porque este muro no detiene nada realmente.

Yo no sé muy bien cómo es que el presidente ordena semejantes barbaridades y se siguen al pie de la letra. Pareciera que las leyes de los Estados Unidos permiten que un personaje como Trump se erija de dictador y cualquier babosada que se le ocurra la haga decreto y todos la acaten. Y eso en general no es así. En un país organizado como los Estados Unidos hay un sinfín de reglamentos, leyes y procedimientos que se siguen. Trump está ya enfrentando demandas por xenofobia, por violar la propia Constitución de su país con sus arranques y órdenes ejecutivas que no son más que caprichos de un señor que repito, no sabe todavía en qué lugar está sentado.

Es más, la sociedad civil estadounidense ya empieza a reaccionar y habrá que ver si Trump sigue en esta postura, porque de ser así mi bola de cristal hace suponer que el señor será removido de su cargo en un juicio político porque parece ser incapaz de ser la cabeza del país más poderoso de la Tierra. Habrá que darle tiempo al tiempo, pero es claro que no es México, sino todo el mundo, quien está con los pelos de punta ante cada puntada del señor Trump.

Vamos a ver cómo se desarrollan las cosas... El futuro será emocionante, sin duda.

No comments: