Wednesday, February 08, 2006

La Pupa...

Ayer llevaron a la Pupa a la limpieza de dientes. El procedimiento consiste en dormir a la perrita y entonces con la fresa le hacen extenuante limpieza dental. Obviamente ningún perro despierto permite esa intromisión en su boca, por ende, es obligatorio sedarlos. Una vez realizado este procedimiento, se pasó a bañarla y cortarle el pelo (no sé en qué orden). Finalmente la Pupa pasó once horas en el hospital veterinario, pues nadie podía pasar por ella hasta la noche.

Al regreso la Pupa ladraba quizás por muchos motivos: enojo por dejarla en un ambiente desconocido; alegría por regresar a casa y estar en un ambiente controlado. No es muy claro la razón de sus ladridos pero es evidente que por momentos reclamaba lo que le había pasado. Quizás hasta se sintió engañada cuando Juan se la llevó en la mañana. La Pupa subió al coche muy feliz, pero a decir de Juan, al llegar al hospital veterinario, empezó a temblar. No es común para la Pupa ver a otros perros. Como sea, lo curioso del asunto es como la perrita es parte fundamental de la familia. Ayer -que no estaba- se sentía su ausencia. A mí me queda claro que las mascotas son generadores de felicidad y sugiero hacerse de uno.

No comments: