Tuesday, February 07, 2006

Nunca le enseñe a los hijos a jugar al ajedrez..


Esa frase célebre es del campeón australiano Purdy, que cuenta que en un torneo nacional, tenía que enfrentar a su hijo en la última ronda. Purdy padre, si ganaba, se hacía del primer premio, pero si perdía, no ganaba nada. Su hijo, Purdy Jr. no tenía ninguna chance de obtener premio alguno, ganara o perdiera, había hecho un torneo malísimo. Después de seis horas, Purdy padre inclinó el rey y fue cuando soltó esa frase memorable. Ahora veo la página de chessbase y encuentro una simpática tira cómica al respecto. He aquí lo que puso la alemana, Nadja Woisin, en el sitio mencionado:

El famoso dibujante alemán Erich Ohser nació en 1903, en un pueblo cerca de Adorf en Sajonia. Se mudó a Plauen con su familia en 1907 y de ahí adoptó su nombre artístico.

Estudió arte gráfico en Leipzig entre 1921 y 1926. En aquel entonces fue cuando nació su amistad con Erich Kästner y empezaron a colaborar, creando muchos dibujos para ilustrar los poemas del poeta y escritor de cuentos infantiles.

A partir de 1927 fijó su residencia en Berlín. Entre 1929 y 1933 hizo caricaturas políticas a diario para la revista Vorwärts, del SPD. Resultaba claramente crítico contra los Nazis y, al mismo tiempo, tampoco escondía su antipatía contra el partido comunista (KPD)

En 1933 los Nazis cerraron la revista y empezó a publicar sus tiras cómicas sobre un padre calvo con bigote y su hijo greñudo, bajo el seudónimo de E. O. Plauen. Contó con la ayuda de la editorial Ullstein, que editaba la revista Berliner Illustrierte. Con esta labor logró un permiso de trabajo como "dibujante no político". Sin embargo, los Nazis le inhabilitaron profesionalmente y terminaron con el sueño de la "emigración interior", obligándole a tratar de sobrevivir de cualquiera manera.

En 1940 empezó a dibujar para la propaganda y empezó a trabajar en la "Deutsche Zeichenfilm GmbH" (dibujos animados) y publicó también en la revista Das Reich.

Estando con sus amigos seguía echando pestes contra los Nazis, a veces en voz bastante alta, porque era un poco sordo... hasta que le denunció uno de sus vecinos.

De todas maneras Plauen nunca se dejó instrumentalizar por los Nazis ni hizo dibujos antisemitas. Murió en 1944 en una cárcel de la Gestapo.

Ý ahora que lo pienso, el MI Ocampo alguna vez me dijo, entre sus tantas ocurrencias, que "el ajedrez se abuelea", es decir, se pasa de abuelos a nietos. ¿Será cierto?

3 comments:

Yixus said...

Bueno, creo que tuviste un problema con la frase (pusiste el mismo título que en el post anterior). Creo que era algo así como: "Padres, no enseñeis a vuestro hijos a jugar ajedrez". Yo leí esta anécdota en el libro de Yuri Abervach "Lecturas de ajedrez", que por cierto me gustó mucho.

Yixus said...

Qué raro. Acabo de notar que aquí en la sección para comentar sí aparece el título con la frase que dices, pero en la principal del blog no, y además no señala bien la cantidad de comentarios que hay.

Morsa said...

Me equivoqué en el título, lo arreglé y cuando quise actualizar me dijo blogger que esperara 10 minutos. Pero no pude esperarme y lo hice hasta ahora.