Friday, April 15, 2011

¿Sirve orar?


Ayer escuché algo en la radio ue bien podría catalogarse como un anuncio. Se pedía que a las 12 del día, los mexicanos pidiéramos lo mejor por México, en una especie de pensamiento, por algo así como treinta segundos. Me pareció curiosa la petición, pero ya no me extraña nada, porque todos los argumentos, todas las peticiones del "¡Ya Basta!" por la inseguridad que se vive en el país, parecen multiplicarse como si rezar, orar, tener pensamientos positivos van a acabar con el narco, la inseguridad, los asesinatos y la maldad de aquellos que viven en la impunidad y que no respetan a nada ni a nadie.

Entonces pensé que este comportamiento se refleja en otras actividades humanas, particularmente cuando tenemos a alguien enfermo. Quienes practican alguna religión se van a la capilla más cercana y "piden" por el enfermo. Pero... ¿todas estas oraciones, todas estas peticiones a la deidad, sirven de algo?

Decidí echarme un clavado en la red y hallé que la mayoría de las páginas que hablan de esto son adeptas a algún culto religioso. Pero ¿habría algo que la ciencia pudiese decir al respecto? Pues sí, hallé un artículo aquí, aunque después de leerlo llegué a la misma conclusión de quien lo analiza en el sitio ya mencionado. Lo lamentable en este caso es la falta de rigor científico y que además, una revista científica médica decida publicar los resultados de estos charlatanes. Como sea, el punto es que no existe ningún estudio razonablemente científico para probar que el orar, el pedir por alguien, ya sea de forma personal o comunitaria, ayude al depositario de esas oraciones o pedimentos por parte de la deidad que sea.

Entonces ¿por qué pedir que pensemos lo mejor para México? ¿quién cree que esto puede mejorar la situación del país? ¿en serio alguien cree seriamente que la situación que vivimos actualmente va a mejorar por ello? En mi opinión, lo que ocurre es que ya no hallamos mecanismos para racionalizar tanto crimen y tanta violencia absurda, que se ve en todo el territorio nacional. Entonces apelamos a todo tipo de argumentos para ver si así cambian las cosas.

Y estamos tan enraizados en que la oración sirve para algo, que no nos preguntamos su verdadera utilidad. No tenemos ningún argumento racional para siquiera sugerir que funciona tener estos pensamientos y orar por que las cosas mejoren. Yo creo que ni siquiera dudamos de ello porque nos parece natural en la cultura que nos ha tocado vivir.

Antes fueron las marchas multitudinarias contra la inseguridad. Un millón de personas, vestidas de blanco marchando por las calles de la ciudad de México para protestar por el ambiente que se vive. juntas del Gabinete Presidencial, promesas de cambio en 100 días. Hoy vemos que todas estas buenas intenciones chocan contra las balas de los sicarios que ya no parecen tener límite en su violencia. Ahora se pide ¿orar? ¿mañana qué sigue?

16 comments:

MiBet said...

La realidad es que es una parte de la cultura mexicana enraizada, pero habrá que tomar muchas cosas más en nuestras manos, como denunciar tanto a criminales como a autoridades corruptas, apoyemonos unos a otros, no seamos cangrejos en un balde. Ayudémonos a salir a delante de esta estapa de violencia, siempre está el miedo ahí, si denuncias igual te dañan, pero si no denuncias igual te dañan o a tu familia. Ya vienen las elecciones, así que pensemos muy bien que queremos e igual si nadie nos convence hagamoslo saber anulando, pero no dejen de expresarse y hacer sentir su inconformidad en los foros adecuados. díganle a @FelipeCalderon y/o a @m_ebrard lo que quieren y no quieren para su (nuestro) México.

Pedro Miguel said...

¿Cómo que qué sigue? Pues hacer efectivo el Artículo 39 de la Constitución.

GuilRussek said...

Demostraré que si sirve orar. Antes de salir de tu casa, ora 15 minutos para que regreses vivo. En la noche, ya en casa, dirás: "si sirvió!"
Te aseguro que nunca vas a decir: "no sirvió!"

Guil

D.I. Felipe González said...

Orar es una forma proactiva de no hacer nada. O de hacer como que haces, pero no haces.
Aún San Benito decía "a dios rogando y con el mazo dando".

Mahomedalid Ivan Pacheco Morelos said...

Yo tengo una hipótesis, creo que esto es obra de la gran vagina de la impotencia.

Juan Llaca said...

Expresando únicamente mi opinión y sin ánimo de ofensa alguna, orar no tiene una aplicación más allá de las creencias de aquellos que practican la oración. El sistema de creencias de cada cual reside, por supuesto, en circuitos reverberantes electroquímicos en el cerebro. Es personal y aun cuando se comparten creencias, es intransferible por la individualidad del ser. Habrá a quienes les funciona orar y otros, como yo, que lo consideramos inconducente con el debido respeto. Las creencias son algo tan personal que no deberían ser administradas. Cierto es que en México la mayoría practican una religión que, sabemos, vino con la conquista, luego es una mezcla de conceptos y abstracciones que conforman ese segmento de la cultura. Si la oración y el acto de orar crea en el orador un sentimiento de satisfacción y genera esperanza, podemos presumir que es correcta su práctica lo que de ninguna manera propiciará un cambio en las circunstancias. Ahora con respecto de solicitar por medio del radio la conjunción de oraciones por un mejor México no es otra cosa más que un ardid publicitario de parte de la emisora y que casi seguramente persigue el objetivo de mantener a los radioescuchas, creyentes y oradores (probablemente la mayoría) atentos a la frecuencia, colocas unos anuncios y cierras el negocio. No así ejemplos como LA HORA DEL PLANETA donde efectivamente se participa en un evento que tiene una meta tangible. Para finalizar, me sumo al artículo 39 de la constitución política... quizá la palabra a futuro sea REVOLUCIÓN.

Saludos

Morsa said...

Juan,

La hora del planeta es otro absurdo sin consecuencias reales. He aquí lo que escribí al respecto:

http://la-morsa.blogspot.com/2009/03/la-hora-del-planeta.html

Saludos
Manuel

Juan Llaca said...

Manuel,

Gracias. Me bastó leer los cálculos sobre el porcentaje de ahorro por el asunto de apagar luces para coincidir contigo. El punto es que, aun cuando el efecto es mínimo (apagar por 60 minutos el planeta y no todo) por lo menos en conjunto un grupo grande la población ejecuta una acción mecánica, es decir; algo tangible (sin pensar en la consecuencia real y su alcance). De cualquier forma es fácil coincidir con tus opiniones y un gusto leerlas.

Saludos

Ritch said...

Rezar, v. i. Pedir que las leyes del universo sean anuladas en beneficio de un solo peticionante, confesadamente indigno.

Ambrose Bierce, Diccionario del Diablo

mayansan said...

Morsa querido: He escuchado el anuncio que mencionas. Lo mejor es que, en esas mismas estaciones (son muchas), a las 12 del día en punto se escucha otro que reza: "Son las 12, es momento de orar..." Independientemente de si sirve o no hacerlo, ¿alguien se ha preguntado quién paga por esos anuncios? Digo, nadie, ninguna persona u institución se adjudica su autoría, no se hacen a nombre de nadie, nadie se hace públicamente responsable, tampoco las estaciones de radio o el grupo al que pertenecen. Perdón, pero producirlos y ponerlos al aire cuesta una lana que no es poca y, a mí, me pone a pensar quién puede estar atrás. Mayán

Kalosi Celebes. said...

"Orar no sirve de nada".

México sigue teniendo el dichoso pensamiento mágico, la unión del país no vendrá por una oración, vendrá cuando nuestro egoísmo nacido de la corrupción cobre un estado conciente y se puede elminiar. La unión de México vendrá cuando se tenga un rumbo fijo y se negocio adecuadamente con los vecinos del norte. Y esto que México pueda negociar con ellos el hacer tecnología no belica sin pretexto alguno, y sin pretexto me refiero a muchos academicos que defienden el retraso tecnológico de México con ideas pasadas, arcaicas, teológicas, comunista y otro tipo de tonterias inculcadas durante tantos años en estas tierras.

Francisco said...

Rezar por un familiar o amigo enfermo no hace nada por él o ella, pero puede ser enormemente benéfico para el que reza, y eso me consta. Reciéntemente mi suegra ha sido diagnosticada con un cáncer incurable y ésto ha sido naturalmente, devastador para mi esposa, que apenas venía recuperándose de un aborto involuntario de hace un par de años.
Rezar, juntos, le ha traído mucha fortaleza y le ha ayudado en gran medida a superarlo. También nos ha ayudado mucho nuestro párroco local, excelente e ilustradísima persona. Sostengo pues, de hecho para mi eso no es ni siquiera discutible, después de mi propia experiencia, que rezar puede resultar muy benéfico para el que reza. Al mismo tiempo, mi formación científica y crítica me hace también estar seguro que no tendrá ninguna influencia sobre la enfermedad de mi suegra, pero a mi esposa le ha ayudado mucho.

Morsa said...

Francisco,

Lo que dices tiene mucho sentido. Lo que parece quedar claro es que pretender que rezando masivamente va a cambiar la realidad del país, pues como que se ve difícil.

Saludos
Manuel

Armando de la Torre said...

Hmm... Me imagino que si alguien le dices : Estamos orando por tí, debe servir aunque sea por el efecto del apoyo moral.

Orar para que se acabe la violencia? No, creo que no.

Armando de la Torre said...

Se me ocurrió una hipótesis bajo la cual sirve orar.
1. Está demostrado que los campos electromagneticos afectan al cerebro y la consciencia.
2. Asumamos que al orar se genera un campo electromagnético "benefico" para el enfermo
3. Como el campo magnético es débil , asumamos que este proceso solo sirve si se lleva a cabo cerca.

Son muchos supuestos , pero creo que se podría hacer un experimento para demostrar o descartar los supuestos 2 y 3.

http://www.popsci.com/science/article/2010-03/bending-morality-magnetism

Morsa said...

El asunto es probar que hay tal campo al menos. Si esa premisa no se pude probar, lo demás menos, ¿no?

saludos
Manuel