Thursday, March 26, 2015

De segundos pisos de cuota y el abuso a los capitalinos


El Gobierno del Distrito Federal, hace un par de años, realizó la enorme obra de construir los pisos elevados, los cuales añadidos a los segundos pisos que hizo el Peje en su administración, deberían haber solucionado parte del problema de vialidad capitalino. La realidad es que no han resuelto mucho, porque los nuevos pisos elevados son de cuota, es decir, se paga por subirse uno a ellos. Además, se hace a través de tarjetas prepagadas o dispositivos que leen un código de radiofrecuencia, el cual revisa si el automovilista tiene suficientes fondos para poderse encaramar a estas autopistas citadinas.

Aquí el problema básico es que son muy costosos. La cuota era, el 15 de diciembre del 2011, de 1.37 pesos por kilómetro. Miren lo que pone un lector de la nota del Universal: "Si el costo por kilómetro será de $1.37 un cuidadano miembro de una típica familia en la Ciudad de México, que haga un recorrido de Viaducto Tlalpan al Toreo, que deben ser alrededor de 22 kilómetros, deberá pagar por ese recorrido $30.14, más otro tanto de regreso, es decir, pagará $60.28. Digamos que, si ese ciudadano hace el recorrido diariamente, para ir a su trabajo, de lunes a sábado, durante cincuenta semanas al año, pagará $18084.00. Y si la esposa trabaja en otro lugar u horario y también hace un recorrido del mismo kilometraje, serán $36168.00 al año. Sí, leyeron bien, una familia cualquiera pagará TREINTA Y SEIS MIL CIENTO SESENTA Y OCHO PESOS AL AÑO, POR USAR EL PERIFÉRICO. Eso, suponiendo que nunca hagan otro recorrido diferente al que hacen por ir a trabajar. Cifras similares pagarán quienes vayan a trabajar a Santa Fe, por ejemplo, una vez que entre en funcionamiento la Supervía Poniente".

Es decir, que alguien que recorra de ida o vuelta un tramo de esta vía pagará 60 pesos diarios, casi lo que es el salario mínimo en México. ¿Pero por qué cobran? Se supone que se hicieron estas obras con el presupuesto del Gobierno capitalino, el cual cobra un sinfín de impuestos. Pero como para ahorrarse dinero le dieron la concesión a una empresa española para que pusiese dinero, mano de obra, etcétera, y así el costo de los segundos pisos de cuota tienen que dejar dinero a estos españoles. Hasta donde recuerdo, la concesión es por 30 años.

El Estado de México también ha hecho este tipo de obras, de Viaducto elevado, y los tags (que son dispositivos que bien se pegan al parabrisas) y que detectan vía RF cuando un coche se acerca al punto inicial de su recorrido y en donde se verifica que el tag tenga saldo, muestra, de acuerdo a este artículo del 2010, que el aparatito para poderse subir al viaducto elevado cuesta 300 pesos, donde 105 son de activación. Vamos, que no solamente te cobro el peaje para que uses la autopista, sino que además, te cobro un costo de activación. Hay más de 70 mil tags comprados... Miren que bonito negocio.

Y bueno, finalmente uno podría pensar que son obras muy costosas y que está la inicativa privada atrás de esto, pero en realidad se supone que son obras públicas y además, en beneficio de los que vivimos en la ciudad. Pero eso no importa. La cuestión es exprimir tanto como se pueda a los ciudadanos. Son en términos reales autopistas muy costosas y que además, para realizarlas hicieron un sinfín de maniobras que complicaron el tránsito por meses, muchos meses. Un sábado, por ejemplo, se les cayó una "ballena" a la altura del viaducto capitalino y estuve más de dos horas en el periférico porque no había más que moverse a vuelta de rueda. Eso desde luego no importa. En otras palabras: nos aguantamos todo para que nos hagan nuevas vialidades, con todas las incomodidades del caso y por muchos meses ¿para qué? para que cuando estén nos salgan carísimas. Qué gobernantes de mierda tenemos.Esa es la verdad.

2 comments:

RiCARDO said...

El precio actual por Kilómetro es aproximadamente de $2.09, el cual aumentó en Febrero de 2015. Y falta añadir la comisión de las recargas, que es variable dependiendo en donde se realice la recarga, en 7-eleven cobran $8.50 por recarga, las recargas son en múltiplos de $100.

Cafe 86 said...

Tener ese tipo de vías de cuota termina por resultar elitista cuando el costo de disfrutarlo no se ajusta al grueso de la gente que tiene necesidad de movilidad.

No se exactamente cuanto sea el salario promedio en la Ciudad de México, pero a mi punto de ver, el mantenimiento de un coche (impuestos, revisiones, gasolina, etc.) es ya suficientemente alto como para añadirle el pago x uso de vía.

A quienes en la realidad les termina por beneficiar esas conseciones son a quienes más capacidad de pagar por los beneficios tienen. Se le busca hacer más comoda la vida a quien es probable que ya la ha vivido con comodidad.

Y eso se generaliza. La opcion pública de todo es cada vez más reducida, al menos en la percepción de varias gentes. La educación y como ejemplo claro lo terrible que es saber a la UNAM rebasada x la demanda. Rebasados en su demanda el transporte, el empleo, la comunicación publica objetiva.

Y así hay quien resiste.