Saturday, August 20, 2016

Sobre el albur



Dice la Wikipedia que "el albur  es un juego de palabras que esconde un doble sentido, sobre todo de carácter sexual" y  es propio de algunos países como en  México, Colombia, Chile y la República Dominicana. Hay "albures" en países como Estados Unidos, los cuales se denominan comúnmente como Innuendo o slang.

Y el albur -por lo menos en México- pretende ser ingenioso de alguna manera, en donde dos interlocutores intercambian expresiones que podrían considerarse con connotaciones definitivamente sexuales. Por ejemplo, "¿Es verdad que van a mandar a un burro a Marte?" o bien  "No produce música, pero le dicen órgano", etcétera. En este país hay muchos programas dizque cómicos que apelan al albur como su mecanismo para hacer comicidad.  Jorge Ortiz de Pinedo, por ejemplo, está convencido que siempre el albur hace reír y mientras más connotaciones sexuales tenga la frase, más sucia sea, más divertido es.

Cuando uno es niño, pasa muchas veces por una etapa en donde las cochinadas le hacen gracia. Basta decir: "popó", "caca", "pipí" para que el infante se ría. Cuando crece un poco, entonces esta etapa escatológica ya superada, comienza a tener connotaciones sexuales. Y entonces los pubertos se la pasan picándose la cola entre ellos, acusándose mutuamente de putos (homosexuales), y haciendo "calzón chino" a sus compañeros. Y eso les hace mucha gracia. Pero esa etapa eventualmente desaparece.

Pero entonces llega el albur y se planta en la mente de cada mexicano como una etapa infinitamente larga, que no tiene fin, y que muestra simplemente una falta de lo que es la comicidad, amén de que el albur es un claro ejemplo de las bromas que hace muchas veces la gente que no ha tenido educación y que de alguna manera no ha podido salir de este primitivismo cultural que ahoga.

Y si hablo de esto es porque estaba en un chat entre amigos que verdaderamente estimo, pero que por Whatsapp de pronto salen con andanadas de albures que no son propios de personas que han ido a la universidad, que se han educado, que tienen cierta cultura. Y ya me harté por lo que me di de baja de dicho grupo. Ya me cansé de tanta estupidez del mexicano, al que le han hecho creer que ser buen alburero es señal de gente inteligente, de vivacidad mental, pero todo eso es mentira: el albur sólo nos presenta como primitivos, como poco educados, como ignorantes. No sé qué aplaudimos de una actividad en donde lo único es disfrazar las cuestiones sexuales en los escenarios más grotescos que a alguien se le puedan ocurrir. No le encuentro la gracia. Todos estos chiste son de y para gente ignorante.

No comments: