Saturday, May 19, 2018

Cuando el seguro sirve de algo



Hace quizás un año, comencé a tener dificultades con mi tarjeta de crédito. De pronto apareció un pago de un boleto de tren, el mcual se realizó en Rusia. El problema es que no he viajado a Rusia y este pago simplemete no debería existir. ¿De dónde salió? Mis indagaciones me hacen creer que un sitio web en donde adquirí una publicación virtual de ajedrez, regenteado por rusos, es el candidato más factible de haber usado mis datos para  comprar dicho boleto sin mi autorización. No digo qué sitio es porque no tengo pruebas fehacientes así que les daré el beneficio de la duda.

Cuando llegó mi estado de cuenta, rechacé ese cargo (de alrededor 1000 pesos), y fue todo un logro que me devolvieran mi dinero (toda la historia en abril 2016 de este blog). Al mes siguiente tuve problemas parecidos. Había unos cargos de Mercado Libre que no los reconocí. Como todo esto se estaba volviendo casi cotidiano en mi tarjéta de crédito, decidí hacerme de un seguro para mi tarjeta de crédito que me sale aproximadamente 127 pesos mensuales. No es lo más barato del mundo pero el seguro protege todas mis tarjetas (que sólo son dos, a todo esto).

Por otra parte, ya los estados de cuenta físicos no me llegan, sino que aparecen en mi correo electrónico. y aunque aún no me llega el que tengo que pagar en junio, encuentro que tengo ya unos cargos por el uso del servicio Uber, lo cual nunca he usado. Voy a escribir la correspondiente queja de estos cargos no reconocidos y el seguro me tiene que quitar estos cargos en 24 horas, si mal no recuerdo. El asunto es que quien ha dado mi número de tarjeta para usarlo en servicios de Uber debe ser o un idiota o un ingenuo, porque para poder acceder a este servicio, habrá tenido que dar sus datos personales para hacer los respectivos cobros de este asunto de taxis privados. En otras palabras, trazar el origen de la transacción parece resultar evidentemente fácil. No entiendo como alguien que quiere usar una tarjeta de un tercero sin su autorización, no se da cuenta de que puede ser perseguido fácilmente por la justicia por robo.

Yo no me voy a meter a perseguir ladrones. Yo sólo reportaré los gastos no reconocidos y esperaré a que me los quiten de mi estado de cuenta y que ya el banco se haga bolas. Finalmente este seguro sirvió de algo. Ya hablaré de esto cuando tenga noticias de la institución bancaria.

No comments: