Wednesday, May 23, 2007

Tenemos ahora tres presidentes en México

Hace unos pocos años, quizás un poco más, había un problema en la Federación Internacional de Ajedrez. Por una parte estaba Kaspárov, que se decía el campeón mundial (aún no jugaba su desastroso match contra Krámnik). Por otra parte, Kárpov era el campeón de la FIDE, el oficial y además, Fischer se decía campeón mundial de ajedrez, pues a él nadie le había arrebatado en el tablero la corona. Así, teníamos 3 campeones del mundo. Par la mayoría, probablemente, Kaspárov era "el bueno", pues había demostrado estar como el mejor jugador durante unos 20 años consecutivos, hazaña que probablemente jamás nadie la repita.

Pues bien, para no ser menos, parece que en nuestro bananero país, tenemos tres presidentes tres. Por una parte Felipe Calderón (el oficial), por otro lado Andrés Manuel López Obrador (legítimo) y por último, Vicente Fox, expresidente de este país, pero que no se conforma con eso. Aún le gustaría conservarse en la silla presidencial, aunque cuando estuvo haya sido uno de los peores presidentes de este país. Obsérvese la nota que publica hoy el Reforma:


'Aquí está el Presidente', presume Vicente Fox

Jorge Escalante
Corresponsal

SAN CRISTÓBAL.- Vicente Fox reivindicó su derecho a ostentarse como Presidente, bajo el argumento de que la gente así lo conoce.

"La gente que me quiere, me dice Presidente; los que no me quieren, me quieren fregar", comentó el lunes pasado durante la inauguración de un aula del Videobachillerato de San Cristóbal.

"¿Sí está el Alcalde?", preguntó una de las mujeres que asistieron al evento.

"El Alcalde no vino, pero aquí está el Presidente. Está bien dicho", respondió Fox.

Una reportera cuestionó al ex mandatario si era correcto que los comunicados del Centro Fox lo presentaran como Presidente de la República, a pesar que dejó ese cargo en diciembre de 2006.

"Sí, es correcto. Ya no hagas escándalo con eso, nadie me dice ex Presidente, todos me dicen Presidente", respondió Fox en tono de reclamo cuando se marchaba en su Jeep, escoltado por dos elementos del Estado Mayor.

Ayer, en la ciudad de León, Fox y su esposa, Marta Sahagún, entregaron 200 litros de leche al albergue Amparo del Peregrino, manejado por la organización Cáritas.

"Estamos trayendo esta leche suficiente para un mes, así vamos a seguir ayudando en todo aquello que se solicite o todo aquello que nosotros podamos enviar para el beneficio de estas familias y estos niños", dijo la ex Primera Dama.

La esposa de Fox aseguró el apoyo de la fundación Vamos México.

"Nosotros lo que queremos es ayudar a que estas multiplicaciones pinten muy bien. Hemos brindado, a través de la fundación Vamos México, casi un millón de pesos para apoyar la remodelación de este lugar", indicó Sahagún.

No hay duda que el poder corrompe, pero el poder absoluto corrompe absolutamente. Me animaré a dar una explicación del comportamiento de Vicente Fox: si en seis años Fox se sintió halagado por toda esa enorme cantidad de lamebotas que hay en el Gobierno Federal, en donde el presidente de México vive como si éste fuese el país maravilloso. Al acabársele los halagos, su ego se resiente, y entonces busca en su inconsciente ver cómo va a solucionar esta dificultad personal. Él sabe (quiero creer eso), que ya no es el presidente de México. ¿Entonces? ¿Por qué ese afán de autollamarse así? probablemente en ese poder absoluto que el país le confiere, Fox piensa, en su fuero interno, que él puede nombrarse presidente aún, ¿por qué no? ¿No era todopoderoso? A ver, díganle que no, a ver, ¿quién se anima?

La caricatura de Hernández, que ilustra este artículo es más que extraordinaria.

2 comments:

gera said...

Perdón, pero... ¿¿¿qué poder absoluto tuvo Vicente Fox alguna vez???

A menos que sea el poder lavar los trastes (o la loza, o la vajilla, para que todos me entiendan) todos los días, no veo cual otro.

gera said...

Y por cierto... todos sabemos que eso del presidente "legítimo" es una payasada, verdad??