Thursday, April 08, 2010

Del cómo se pierden libertades

El mundo moderno no es cosa fácil de vivir. Día a día nos enteramos de las más espantosas noticias. Por una parte, tenemos los desastres naturales, pero por otro lado, hay una serie de actitudes que los seres humanos hacen que la vida simplemente sea más difícil. Por ejemplo, se inventa el teléfono celular, pero con el tiempo, cuando se vuelve un artículo casi de uso cotidiano, empieza a usarse por una minoría, para -por ejemplo- cometer atracos en bancos. ¿Solución? Se prohíbe hablar por teléfono móvil dentro de cualquier sucursal bancaria. Y en el mismo tenor, debido a una minoría nefasta, ahora no se pueden portar lentes oscuros, sombreros o gorras, cuando uno hace uso de los servicios de un banco. Y nos dicen: "es por su seguridad". Ajá.

De la misma manera, si uno tiene que viajar al extranjero tiene que apersonarse en la termina aérea con tres horas de anticipación. Ahora las revisiones a las maletas son más extensivas y cualquier cosa que al revisor no le guste, simplemente la puede desechar del equipaje, aunque no le guste al dueño del mismo. Vaya, hasta nos hacen quitarnos los zapatos, poner la huella digital, identificarnos de mil maneras porque ¿sabe? "es por su seguridad. Ajá (por segunda ocasión).

Ahora -que voy a viajar a Canadá- necesito visa de turista. Medida implementada por ese país ante el abuso de un esquema de refugio (supuestamente). Nuestras autoridades iban a trabajar duro para revertir la medida, lo cual -desde luego- no han hecho y por ende, ahora necesito llenar una miriada de papeles para demostrar quién soy, qué hago, etc. Se me piden todo género de datos: nombres, direcciones, teléfonos de todos mis hermanos, hermanastros, aunque no vayan a viajar conmigo. Se me pide que dé cuenta puntual de mis actividades laborales en los últimos 10 años, con nombre del empleador, dirección y teléfono. Igualmente, debo probar que tengo los fondos suficientes para no estar buscando quedarme en Canadá a vivir de manera subrepticia. En fin, es una cantidad de información que francamente raya en lo absurdo. Pero no se puede hacer nada, sólo aguantar porque necesito ir a ese país.

Igualmente pasa con el trámite del pasaporte, en el cual hay que llevar demostración fehaciente de quién es uno, qué hace, etc. Cualquier cosa que falte es suficiente para cancelar el trámite y pedir otra cita a Relaciones Exteriores.

Pero tanto en el caso de la visa canadiense, como del pasaporte, además hay que pagar 1795 pesos por 10 años del documento mexicano y 1800 pesos para una visa de entradas múltiples por cinco años a Canadá. Y eso pasa también con la visa norteamericana.

Y si todo eso les parece poco, ahora hay que mandar por DHL los documentos a la embajada canadiense, para que además, vía un pago que hay que hacer, la embajada regrese los papeles a quien pide la visa. En ese envío va el pasaporte original, más toda la información que piden. Yo me pregunto qué pasa si se le pierde a DHL mi pasaporte, mis papeles. No quiero ni pensar el problema en el que estaré metido.

Así, poco a poco, ya sea por el terrorismo, por gente sin escrúpulos, las "autoridades", tanto mexicana como de otros países, no nos cree que seamos quienes decimos ser. Tenemos que -a fuerza- probar por muchos medios que me llamo como me llamo, que soy lo que soy y que me dedico a lo que me dedico.

Todo esto es lamentable, porque una vez perdida una libertad, recuperarla parece algo imposible de lograr. Así las cosas en este mundo que no veo -por lo menos hoy- su lado amable.

5 comments:

Ezekiel said...

¡Saludos Morsa! Soy desde hace un buen tiempo seguidor de tu interesante blog, solo queria comentar con respecto al abuso del esquema de asilo canadiense. En lo personal tengo dos ex-compañeros de carrera que se fueron para Montreal bajo ese esquema, los contactó una persona que por una cantidad (la cúal no me quisieron decir)los asesoró para el llenado de las formas de trámite. Ellos reciben una pensión mensual por parte del gobierno, viven en una casa de asistencia del gobierno canadiense, ahi reciben tres comidas al día y se les paga un curso de francés. Con esto quiero decir que el abuso si existe (o existió). Pero también estoy de acuerdo en que dado nuestro status como socios del TLC, el gobierno de Canadá solo debió endurecer las medidas con respecto a las solicitudes de asilo (que es donde los abusos se están dando) y no contra todo viajero que quiera entrar al país, todo el trámite que describes se me hace completamente absurdo.

Morsa said...

Ezekiel,

No dudo que como en todo, haya vivales y abusadores, pero esos siempre son los menos. El Gobierno canadiense bien podría ser más exigente con esas peticiones de refugio que lo que es con la petición de una visa de turista. De hecho, si se puso visa por estos abusos entonces -de nuevo- pagamos todos por unos pocos que cometen las tropelías.
saludos
Manuel

Ezekiel said...

Manuel.

En eso estamos de acuerdo, injustificable la actitud de los canadienses.

Manuel "el ruso" García said...

Un familiar mío estuvo de intercambio estudiantil en Québec, no recuerdo si en la ciudad homónima o en Montreal. El caso es que conoció a dos hermanos salvadoreños que recibieron asilo político en Canadá. Le contaron a mi familiar que todo lo que narraron para solicitar el asilo fue, simple y lisamente, una mentira. Dijeron que la hermana fue violada por militares y que el hermano, al denunciarlo, fue amenazado de muerte y que ambos habían sido levantados por militares que les habrían dicho que a próxima se morían. Añadieron que "hasta de rodillas les lloramos para que se la creyeran" - por lo menos mi familiar dice que esto es textual; que así se lo narraron-. Y bueno, esta pareja de hermanos cree que ya la hizo. No sé si ya tegan trabajo o no. El caso es que mi familiar estaba indignado ante el abuso del sistema y hace poco justificó la decisión del gobierno canadiense, con el argumento de que "es culpa de los que abusan del sistema".

Mi opinión es la siguiente:

1) Es una decisión soberana del gobierno canadiense y por lo tanto México, en principio, no tendría nada que alegar.

2) Pero al afectar esta decisión a ciudadanos mexicanos sí puede cuestionar o lamentar la medida. En otras palabras, podría pedir explicaciones.

3) De hecho, ya lo hizo y ya las recibió (las explicaciones. Je).

4) Lo que no me convene es eso de que la culpa es de quines abusan del sistema. Lo que correspondería es mejorar los filtros y listo. Para eso precisamente se investigan las solicitudes de asilo. Por ejemplo, si como gobierno me entero de que algunos ancianos jubilados pretenden cobrar doble jubilación no voy a cancelar el programa de pago de jubilaciones, dejando sin dinero a los demás miles de ancianos. Lo que hago es mejorar el sistema para disminuir al mínimo los abusos.

Para cerrar, algo que leí hace algunos meses: muchas de las personas que pretendieron llegar a Canadá como refugiados podrían haberlo hecho solicitando simple y sencillamente la inmigración. Muchos habrían calificado según el sistema de puntaje del gobierno canadiense.

Pero en fin, las ganas de hacerlo todo chueco, de que el que no transa no avanza, de sentirse bien chingones; ese rasgo sociocultural es lo que nos está matando a México...

Francisco said...

Así me lo explicaron a mí:

Una vez que una persona está en Canadá, basta con que se presente a una oficina de inmigración y diga que en ese momento solicita status de refugiado para que el gobierno canadiense, obligado a ello por LEY, la abra allí mismo un expediente. No puede rechazarlo. Se le proporciona vivienda y se cubren sus necesidades básicas en lo que se tramita su caso, lo que puede llevar mucho tiempo, meses seguramente, y años tal vez.
Lo que estaba ocurriendo es que efectivamente, la gran mayoría de los mexicanos solicitantes de status de refugiado no cumplían ni remotamente con las condiciones para ser considerados como tales y resultaba obvio que su intención desde el principio era otra. Pero por supuesto, para cuando se llegaba a esta decisión, ya el solicitante se había "esfumado".
Qué hacer entonces? Modificar la ley de inmigración no es tan sencillo, tiene que pasar más aprobaciones que una modificación a los requisitos de visado, y de todas maneras iba a tener tintes discriminatorios. Era más sencillo proceduralmente (existe esa palabra?) implementar el requisito de visa.

Yo personalmente creo que el gobierno de Estados Unidos metió algo de presión al de Canadá para homologar el procedimiento de entrada a sus países. Los estadounidenses nunca han estado contentos con que los procedimientos de aceptación canadienses sean menos estrictos que los suyos, porque entonces teoricamente, terroristas o trabajadores ilegales podrían internarse a Estados Unidos via Canada (EU quisiera tener que ahorrarse el trabajo de vigilar encarnizadamente su extensísima frontera norte también).

Bueno, en el plan personal a mí también me perjudicó la decisión. Yo soy residente canadiense desde hace algunos años y estaba tratando de convencer a mi mamá para que nos viniera a visitar. A ella no le gusta viajar al extranjero. Al fin ya se había decidido, cuando la súbita implantación del requerimiento dio al traste con toda mi labor de convencimiento.