Tuesday, April 13, 2010

El mundo light


Vivimos en un mundo light. La tendencia es precisamente ésa. Antes, hace unos años, y no tanto de esto, uno sabía que había que esforzarse para lograr las metas planeadas, los estudios por terminar, etc. De esta manera, por ejemplo, uno esperaba que hubiese un justo pago al esfuerzo. Hoy en día parece ser que se promueve todo lo contrario.

Veamos unos ejemplos: TV Azteca promueve un programa llamado ¿Quién quiere ser millonario? basado en el programa homónimo de la TV norteamericana ¿o inglesa?, el cual cobró cierta notoriedad por la película que ganó el Oscar a la mejor cinta el año pasado: Slumdog Millonarie. Así, la televisora del Ajusco decidió comprar la franquicia y ahora presenta este programa, que contiene exactamente el mismo formato que el original, la misma música, aunque claro, con un conductor mexicano (Pablo Latapie), que hace exactamente el mismo papel que otros conductores en programas similares.

La mecánica es simple: el concursante debe contestar preguntas de opción múltiple, con las cuales acumula premios en metálico. Cada pregunta es cada vez más difícil y si al final contesta unas 16 preguntas, creo, se lleva en total una cantidad millonaria.

Las primeras preguntas son poco menos que triviales. Pondré un ejemplo: ¿Cuál de estas palabras es anagrama de 'amor'? A: roma; B: more; C: mari; D: dame. El concursante, si sabe lo que es un anagrama, dará A como respuesta final. El conductor le preguntará "¿es tu respuesta final?", y si dice que sí, entonces se sabrá la respuesta correcta. Equivocarse significa salir del concurso. Después de una serie de preguntas, el concursante que las haya pasado ya tiene asegurada una cantidad mínima en su premio en metálico.

Pues bien, me queda claro que es un concurso que no tiene ni pies ni cabeza, porque las preguntas pueden ser de cualquier tema y género. Un concursante, hace una semana, que tenía no sé si 32000 pesos e iba por más, le preguntaron: "¿Quién fue el premio Nobel de física en 1923?" A: Bohr; B: Millikan; C: Plank; D: Einstein. No me acuerdo si esas eran estrictamente las opciones. El concursante quiso seguir y se equivocó. Sin embargo aquí la pregunta que surge es: ¿cuánta gente sabe ese dato? ¿eso es realmente de cultura general? Digamos que con esas preguntas siempre un concursante puede ser eliminado cuando la producción lo deseé.

Pero vayamos al pasado. La TV antes tuvo un programa, que era por temporadas, llamado "El Gran Premio de los 64,000 pesos". La mecánica era parecida, aunque aquí el concursante elegía el tema: Las Cruzadas, la vida de algún personaje famoso, etc. El concursante tenía que responder preguntas sobre dicho tema exclusivamente. Iba duplicando la cifra en dinero de acuerdo a los aciertos. Cre que empezaba en 1000 pesos, y se iba duplicando la cifra cada pregunta respondida acertadamente. Sin embargo, cuando ya había 16,000 o 32,000 pesos y no decir, el premio mayor, 64,000 pesos, la pregunta final no era tan light como en el programa de TV Azteca. Al concursante le podían hacer múltiples preguntas sobre el asunto en cuestión. Para hacerlo más dramático, metían al que concursaba en una cabina y Pedro Ferriz le hacía las preguntas. Los ganadores eran en general personas con una erudición en el tema que rayaba en lo notable. Ulises Casab, un señor que conocí porque escribía de ajedrez para el Heraldo hace muchos años (y que me publicó una partidita que le gané a Enrique Basaguren en simultáneas), concurso dos veces, uno sobre la Iliada y otra sobre Mitología griega, si mal no recuerdo. En ambos casos se llevó el gran premio, pero era claro que se hombre se las sabía de todas todas. Otro personaje, que había estudiado a Capablanca, también se ganó el premio de los 64,000 pesos, en donde en la pregunta final, le pidieron que pusiera la posición final de la partida entre Capablanca y Marshall, en donde el segundo planteó el gambito que lleva su nombre. Creo recordar que el concursante no puso la posición exacta, pero había respondido ya un rosario de preguntas y bueno, ¿quién se iba a fijar que la posición que puso quien concursaba no era exactamente la que se pedía?

Y ahora comparen. ¿No es muy light el concurso actual? ¿No es absolutamente manipulable por la producción para que gane o no un concursante? ¿Qué tanto hay que saber? ¿Qué tanto hay que esforzarse? ¿Cómo se puede preparar un concursante para las siguientes preguntas? Mejor dicho, ¿puede prepararse alguien para concursar en ¿Quién quiere ser millonario? de TV Azteca?

A mí me parece que la tendencia light, la de ver si tengo más o menos suerte y con ciertos conocimientos generales me puedo llevar una lanita, porque si mediáticamente no funciona el concursante, le harán una pregunta imposible de responder.

El problema en el fondo, sin embargo, no son estos concursos per se, sino la percepción que dejan en la población: "no hay que esforzarse realmente, no hay que trabajar duro para ser alguien en la vida. Eso está fuera de moda. Lo de ahora es más fácil. Si una televisora lo decide, puede hacer de quien sea, alguien famoso, que gane dinero, sea popular, etc.", y yo agregaría, aunque sea un imbécil. Pero no me crean: sólo recuerden la sarta de babosos que participaron en "Big Brother". Tuvieron sus cinco minutos de fama y ni quien se acuerde de ellos.

6 comments:

Chochos said...

Alguna vez viste "el rival más débil"? En ese concurso se podían llevar hasta 250K y creo que si acaso una vez llegaron a llevarse 100K; el mecanismo del concurso era muy ingenioso porque para incrementar la bolsa del premio, los concursantes tenían que trabajar en equipo en ciertos aspectos aunque estaban compitiendo para eliminar a los demás.

Las preguntas también era de todo tipo, pero había muchas preguntas relativamente sencillas que no sabían contestar; en vez de decir "paso" y dejar continuar a los demás, se comían el tiempo y al final de cada ronda no habían juntado mucho dinero.

Seguramente esto termina afectando los ratings (no sé si ese programa continúa o ya lo quitaron). Un programa en donde todo mundo pierde luego luego porque está muy difícil, va a tener ratings bajos porque la gente no quiere ver a los concursantes perder tan pronto. Un ejemplo fue la versión mexicana de Jeopardy, que al principio sí tenía preguntas muy difíciles (el nivel del programa siempre ha sido elevado, al menos el original); se ve que tuvieron que modificarlo para no perder tanto rating porque después ya estaba demasiado fácil (razón por la que dejé de verlo, pero supongo que a mucha gente le gustaba; un poco el chiste de ese programa es contestar mientras lo ves y si nadie puede contestar nada pues dejan de ver el programa).

Tal vez esto último es lo que le pase al programa del que hablas. Van a empezar a bajar el nivel de las preguntas ("dumb down" como se dice en inglés), para que los concursantes puedan avanzar más, aunque al final siempre truenen, pero pues será más emocionante para el público ver que alguien pierde 100K que verlo perder solamente 20K (o 128K en vez de 16K, porque creo que van doblando los montos, empezando por 1000).

Y con las reformas que han metido a la educación, de que ya no puede reprobar un niño en primaria ni secundaria ni prepa, pues para cada vez más gente esta será la única oportunidad que tengan de ganar dinero porque van a salir con un nivel de educación pésimo de prepa (yo estimo que será equivalente al nivel que teníamos en secundaria los que la estudiamos en los 80's, si no es que peor).

mfjimeneztar said...

Totalmente de acuerdo. Muy buen comentario.

Saludos

Manuel "el ruso" García said...

Quihubas:

En épocas de crisis crece la oferta de programas de concursos. Quien haya trabajado en medios electrónicos podrá corroborarlo. Recuerdo que Stanley tenía un programa de concursos en el que los participantes, entre otras humillaciones, tenían que intentar treparse a un poste encebado. Nadie lo lograba, pero ahí veías a los tipos, pugnando no ya por subir, sino por no resbalarse hasta el suelo, abrazando un poste con brazos y piernas, trenzando y destrenzando todas sus extremidades de una manera de dar pena ajena. En fin...

Para Chochos: Lo de no reprobar niños en la primaria no es necesariamente malo. Por lo menos en uno de los países escandinavos no lo hacen, para no crearle al niño el rol o papel de "burro" o de "fracasado". Claro, se concentran en ese niño, tiene que llevar horas extras y citan a los padres para averigar qué está pasando y llevar un programa de seguimiento, plorque todo niño normal puede pasar la primaria; o sea, si el niñio saca calificaciones técnicamente reprobatorias, según ese enfoque, es que hay problemas en casa; o el niño es desatendido en casa, o bien es maltratado.

Daniel Canteli Martínez said...

El concurso "Quién quiere ser millonario" hace años que lo emiten en España. La dinámica del concurso es la misma que en Mexico y que en todos los paises. Al principio las preguntas eran realmente difíciles y era complicado pasar de la sexta pregunta que era, si no me equivoco, la primera que te hacían después de asegurarte una cantidad fija. Recuerdo la primera vez que
lo vi esa sexta pregunta te preguntaban por el ingeniero finlandes que realizó no me acuerdo que pero la respuesta no era nada trivial. Yo sabía que era Alvar Aalto pero el concursante no.
Posteriormente debieron darse cuenta que si no había grandes premios la gente se aburriría y empezó a bajar el nivel de las preguntas. Por fin, a bombo y platillo anunciaron que un concursante había acertado las 15 preguntas. El concursante tenía buenos conocimientos pero el nivel de preguntas era sensiblemente más fácil. Lo gracioso fue que no gastó ningún comodín hasta la última pregunta; decidió utilizar el comodín de la llamada y llamaron a su mujer. El concursante simplemente le dijo -cariño, he ganado los 50 millones y a continuación dio la respuesta correcta. Fue muy mediático.
En la actualidad el concurso se sigue emitiendo pero no creo que tenga grandes niveles de audiencia.

Radmains said...

Pues a mí "Quien quiere ser millonario" (50x15 lo llamamos en España) me parece un gran concurso.

Y alguna vez participando desde casa me visto con opciones de llegar a la pregunta 10 u 11 usando bien los comodines.

Creo que debería presentarme :D

Ingmar said...

Mi estimado Manuel, con algo de sorpresa he visto algunos de tus posts refieren a asuntos politicos, lo entiendo ya que cada vez menos personas se pueden ver ajenas a tantos abusos y demás acciones que ponen en peligro su estabilidad, principalmente por el gobierno o de otra parte.

Por lo mismo he tratado de localizarte, pues te tengo una propuesta de parcitipación ciudadana. Un abrazo, Omar Sandoval ingomar71@gmail.com