Tuesday, October 05, 2010

Las imposibilidades de nuestro país

Hace unos días veía que en no sé qué país del mundo había elecciones. El electorado se apersonaba en los diferentes módulos diseñados para tales cuestiones y pasaban a emitir su voto en total privacidad. Lo curioso es que no les daban papeletas con los candidatos impresos en ellas, sino que su voto lo hacían electrónicamente pues la urna era una computadora que básicamente aceptaba y contabilizaba votos. Sé también que en los Estados Unidos, por ejemplo, la gente puede votar incluso por correo tradicional. Vaya, que el voto emitido de esta manera tiene valor, se contabiliza como si fuese cualquier voto.

Y pensando en eso se me ocurrió imaginar si en México fuese posible esta votación en línea, con máquinas especializadas para la aceptación y conteo de votos. ¿Será una alternativa víable?

Después de discurrir un rato en el particular, decidí que en este país en donde se han inventado todo género de transas, de chanchullos, de esquemas para que el voto sea manipulable por quienes les interesa que el electorado vote por algún candidato en particular, ningún esquema electrónico es realmente factible.

Si acaso lo fuera, las reclamaciones de los candidatos perdedores estarían a la orden del día. Voto por voto electrónico dirían, y probablemente no les harían caso, como cuando se realizó las votaciones para presidente de la República en el 2006.

Y esto me hace pensar algo más grave: a pesar de que nos hablen de democracia, de cómo México se ha modernizado, cómo se ha democratizado, estoy convencido que no confiaríamos en ningún esquema de urna electrónica, de conteo de votos generados a partir de mover el ratón en una computadora y dar click en los candidatos de nuestra elección. Es tan frágil nuestra creencia sobre las instituciones electorales en este país, que dudo que se pudiese crear un sistema de votación electrónico que probara ser fíable en un 100%.

Así pues, creo que nuestra propia mexicanidad, la que nos hace despreciar las reglas, la que nos hacen sentir que las leyes son para los demás o peor aún son para aquellos que no pueden comprar la justicia, juega en nuestra contra.

Un ejemplo más de que este país no sirve.

4 comments:

D.I. Felipe González said...

Tienes mucha razón al respecto: sin confianza ningun sistema electoral electrónico o paleolítico funciona. Aunque creo que exageras al decir que el país no sirve. Algunas cosas no sirven, nosotros nos esmeramos como orates para "limpiar" la imagen del mexicano común cada vez que trabajamos con extranjeros (y tambien con algunos connacionales).

Mau said...

Todavía recuerdo con estupefacción la gloriosa intervención del en ese entonces diputado Fernández de Cevallos después de las ejemplares elecciones del 88: "Nadie podría beneficiarse con escudriñar papeles que nada dicen y menos significan, la bancada panista acepta que se destruyan esos míticos papeles"

Me parece de terror pensar que encima en México se pudiera usar un sistema electrónico de registro de votos. De por sí con todo y las boletas físicas es imposible saber quien gano una elección en buena parte de las contiendas.

El problema de democracia en México es tan profundo que en mi opinión aunque tuviéramos un método infalible de conteo de votos aun estaríamos a años luz de resolver el problema. La democracia no es solo el conteo de votos. Es mas creo que el conteo de votos es mucho menos importante de lo que se imagina uno. Sin un sistema de impartición de justicia y sin rendición de cuentas de quien nos gobierna es fútil saber con precisión que voto la gente.

Creo por la fecha de tu post que el pais con conteo electrónico en algunas casillas es Venezuela. En lo personal me sorprendí mucho de saber que en ese pais se utilice ese sistema.

Alguna vez vi un vídeo en la red de unos científicos que mostraban como la mayoría de las máquinas de conteo de votos en EEUU eran en realidad hackeables en alguna medida. Transas desde desconectar el cable de alimentación hasta configurar mal la fecha alteraban los resultados. También demostraron que algunas máquinas tenían diseños demasiado sospechosos, al punto que parecía que algunas máquinas tenían errores de diseño intencionales. Quien ha trabajado con software para bancos sabe que todo sistema tiene puntos débiles.

salinas said...

HOLA MORSA..USA EL PAIS MAS PODEROSO DE LA TIERRA PASO MAS DE UN MES SIN SABER QUIEN GANO LAS ELECCIONES DEBIDO A UNA TRANZA EN EL ESTADO DE FLORIDA, QUE PUEDES ESPERAR DE LOS PAISES DEL TERCER MUNDO...EN FIN ESTOY DE ACUERDO CONTIGO MENOS EN QUE DIGAS QUE MI PAIS MEXICO NO SIRVE PARA NADA CLARO QUE SIRVE...DESEO VIVIR AQUI EL RESTO DE MI VIDA, LO PREFIERO A VIVIR EN CANADA O USA ....Y YA HE VISITADO DIEZ PAISES Y A MI MEXICO NO LO CAMBIO POR NADA LO QUE NO SIRVE AQUI SON LOS PARTIDOS POLITICOS Y SUS POLITICOS ,MONTIEL ROBO A MANOS LLENAS Y SU SOBRINO EL GAVIOTO LO ENCUMBRIO, EL JEFE DIEGO TAN TAN CINICO TRANZANDO AL GOBIERNO(DINERO DEL PUEBLO) Y YA VEZ...POBRECITO ...DIOS LO TENGA EN SU SANTA GLORIA,,EN FIN POR FAVOR UNA PERSONA INTELIGENTE COMO TU Y CON MAESTRIA EN EL EXTRANJERO DEBE DE SEPARAR LA ESCORIA DE LOS POLITICOS CON EL PAIS Y SU GENTE QUE TRABAJA TODOS LOS DIAS PARA PRODUCIR BIENES Y BIENESTAR. QUE VIVA MEXICO Y SU LINDA GENTE Y QUE MUERAN LOS PARTIDOS POLITICOS.

Morsa said...

Salinas,

Yo insisto que este país no sirve. Tenemos, por ejemplo, en el rubro de la educación a una señora nefasta, Elba Esher Gordillo, que ha hecho una fortuna inexplicable. Tenemos un Estado fallido, que no tiene autoridad, que no puede detener al crimen organizado. Tenemos 50% de pobres en el país. No sé que seamos potencia en algo. La cultura y la educación académica ignoradas y a la baja.

A mí no me gusta hablar así de México, pero ahí están los hechos. No son solamente los partidos políticos, somos todos, el grueso de la población que asume la transa, el cochupo, la mordida como algo cotidiano, de cada día. Se dice en México: " no me des, ponme donde hay", " el que no transa no avanza", etc.

Y podría darte ejemplos aún más lamentables. Nuestros "ídolos" son tan pocos que hay que traer para el festival olímpico bicentenario a Michael Phelphs y a una pléyade de estrellas de fuera, pagándoles, desde luego. Bolt, el record mundial de 100 m planos no vino y ¿sabes por qué? Porque la última vez que le invitaron a México le quedaron a deber sus honorarios. Así de simple. Y aquí no faltará que ve esto como una simpática puntada.

Ahí te lo dejo de tarea.