Monday, December 26, 2011

Vacaciones en Acapulco


La semana pasada me fui de vacaciones al paradisiaco puerto de Acapulco. Llevaba algunos años que no visitaba esa parte del país y me llevé algunas sorpresas, las cuales no todas fueron buenas. Tuve la fortuna de estar en un hotel que es como un pequeño Disneylandia, pues aparte del hotel tiene albercas, centro de internet, de videojuegos, masajes, restaurantes y acceso directo a la playa del revolcadero, la cual es larguísima y tiene un buen  oleaje. Se puede uno meter bastante hacia adentro y apenas el agua le cubre a uno las rodillas. Hay que tener cuidado, pues es fácil de pronto estar ya lejos de la playa y entonces de pronto podría uno estar en un oleaje más fuerte.

No hay duda que el mar es fascinante. El sonido del mismo, el sabor del aire en la playa, casi salado, el calor acapulqueño, etc. La verdad que fueron seis días estupendos. La pasamos muy bien.

Descubrí que el mejor calzado para la playa y el ambiente acapulqueño son los "crocks", una especie de "suecos" de goma, los cuales no requieren de ningún mantenimiento y se pueden limpiar fácilmente con agua, después de que uno ha andado caminando por la arena, el mar, etc.

Lo que quizás fue triste realmente fue el ver a un Acapulco con poca actividad nocturna. Un par de veces que salimos a cenar cerca de donde estaba el hotel, hallamos que había muy poca gente. Algunos restaurantes incluso no abrían en la noche (y no hablo muy de noche, sino 8 pm). Mucha gente, sin embargo, se daba cita en "la Isla", un centro comercial como el Perisur o Pabellón Polanco. Probablemente la inseguridad que azota al puerto, la delincuencia cuya violencia no parece tener límites, ha terminado con la vida del turista. La gente realmente no quiere arriesgarse a ir a una discoteca, a un restaurante, o cualquier centro público y arriesgarse a que lleguen unos narcotraficantes y disparen contra alguien, llevándose de corbata a inocentes.

Y es una pena, porque miren: Las playas de Acapulco, con esa finísima arena y el mar, que incluso tiene el agua templada, tendiendo a calientita, no se consigue en cualquier otra parte. Ya quisieran muchos países tener esta maravilla de playas y de posibilidades turísticas que nosotros no hemos podido mantener a un nivel que nos pondría sin duda entre los mejores sitios turísticos del planeta. No. En cambio tenemos una delincuencia que no respeta nada y que ha metido a todos un temor, una inseguridad, que solamente daña al país. Es una verdadera lástima. Ojalá y pronto podamos terminar con esta problemática que de verdad, a nadie beneficia.

4 comments:

Bruno Unna said...

Tienes toda la razón, Morsa.

Yo recuerdo que el problema de Acapulco tiene varios años (por lo menos seis). Y recuerdo que en cierto momento decidí cambiarlo como destino turístico en el Pacífico por Ixtapa-Zihuatanejo. ¿Has probado esto, recientemente?

Saludos.

Axel said...

Hay Morsa,
Pues desde cuando no vas a Acapulco.
Lo mejor de todo es que no te pusiste calcetines en la playa.

Axel

Morsa said...

No, Bruno, hace mucho rato que no voy a Ixtapa.

saludos

Morsa said...

Axel,

Creo que la última vez que fui fue por el 2001.

saludos