Tuesday, December 27, 2011

Nuevo plazo para el cambio de la tarjeta de circulación


A mí me queda claro que en este país bananero, cada vez que el gobierno local quiere hacerse de ingreso, se fija en los automovilistas. Hay unos 3 millones de vehículos en la ciudad de México y por ende, cobrarles a cada uno cierta cantidad resulta siempre un buen negocio.

Con esto en mente, hace unos meses salieron con la peregrina idea de dotar a cada coche de una tarjeta de circulaciuón con chip, con N candados de seguridad, etc. Y que además, se tendría un dispositivo para rastrear a cada coche. La idea era la de evitar robos o la de poder encontrar los vehículos robados lo antes posibles. Bueno, eso dijo el gobierno. La realidad es que no le pondrán a ningún coche ese dispositivo GPS para rastrearlo. Eso fue una mentira porque no sabían ya como justificar este nuevo pago que nos hacen hacer. Y para colmo, el cretino responsable del tránsito capitalino, Armando Quintero, dijo que la medida no era recaudatoria. Ajá. ¿Y de qué quiere su helado el señor? Por favor, que este gobierno ya no sabe de dónde sacarle dinero a la gente.

En fin, el asunto es que hay que hacer este cambio. Hace pocos meses hubo una primera ampliación del plazo porque las colas para hacer el trámite eran enormes y la ciudadanía estaba harta de perder el tiempo formado, amén de que pedían los cinco últimos pagos de tenencia, con copia, carta factura, etc. Es decir, para pedir requisitos el gobierno se pinta solo. Cabe aclarar que el registro de autos se hizo cuando López Obrador era el gobernador de la ciudad y que fue gratuito. ¿qué pasó con ese registro? Misterio. Ahora con este nuevo registro, que además, hay que pagar cada dos años, se supone que estaremos más seguros.

La tenencia la quitaron a regañadientes, aunque jamás dicen que es un impuesto por demás injusto, pues se supone que solamente se cargaría por dos años a los ciudadanos para pagar las olimpiadas. Nos lo dejaron más de 40 años. Yo creo que ya se recontrapagaron las olimpiadas, ¿verdad? Y el idiota de Ebrard se le ocurrió decir que buscarían con qué impuesto sustituir el de la tenencia. El Sr. Ebrard no entiende que quitar la tenencia es eso, quitarla, no cambiarle el nombre.

La cuestión es que a fines de este año se terminaba el canje de la tarjeta de circulación. Como me fui de vacaciones, ayer 26 de diciembre, me puse a ver qué tenía que entregar, generar mi "línea de captura", para pagar en el banco y sorpresa: no se puede hacer ningún trámite. No se puede generar la línea de captura porque está deshabilitado ese concepto. Hablé a Setravi. Nadie contesta o sale una grabadora indicando que el teléfono está descolgado o descompuesto. En resumen, este gobierno exige a los ciudadanos, pero no se exige a sí mismo y no cumple con quienes le pagamos.

Quintero salió ayer entonces a decir que se ampliaba el plazo. ¡Pues cómo no! si faltan como 1.5 millones de autos por hacer el cambio. Y el funcionario dijo que pondría más oficinas y centros para el asunto que nos ocupa. ¿Por qué haría eso? Porque simplemente les rebasa sus estúpidas ideas.

Así pues, antes de que alguien me diga que lo que pasa es que el mexicano lo deja todo para el final, que yo lo dejo todo al final, les aviso que 1. las citas para hacer el trámite estaban agotadas desde hace un mes (para diciembre); el sistema por internet es una porquería y además, el gobierno cree que tengo todo el tiempo del mundo para hacer esos trámites que solamente piden para justificar todo el circo que montaron para sacarle a la gente 250 pesos por cada auto. En breve: son unos cretinos.

6 comments:

Iván Martínez Cortés said...

Soy un lector regular de su blog, en el cual casí siempre encuentro contenido interesante. Me permito aclararle que el programa de "Renovación de Tarjeta de Circulación con Chip" opera desde el 20 de mayo de 2010. Originalmente el plazo para realizar el trámite terminaba el 30 de junio de 2011, pero como hubo muchos morosos, se dio una prorroga que terminaba el 31 de diciembre. Y aún así, hay todavía personas como usted que se quejan,lo cual no se me hace justo, más cuando a usted lo considero una persona imparcial. No defiendo al GDF, sé bien de las porquerias que se cocinan en esta "Ciudad de la Esperanza", pero considero que se debe ser más objetivo.
Un cordial saludo Sr. López Michelone.

Morsa said...

Iván,

asumamos que yo lo dejé todo para el último momento. ¿A la mitad de los automovilistas les pasó lo mismo? Lo dudo. El trámite es engorroso y tienes que perder medio día en el mismo. ¿Por qué? Porque se implementó con las patas. Si se está desde mediados del 2010 con esto, ¿por qué no se ha podido concluir adecuadamente? Porque el gobierno local no ha hecho las cosas bien. Y si eso le añades que el mexicano lo deja todo para el final, entonces con más razón el gobierno debió haber puesto las facilidades adecuadas.

Yo no defiendo mi postura de que lo dejé al final. Me fui de vacaciones sorpresivamente porque salió la oportunidad. Sino, hubiese ido el 18 de diciembre a intentar a hacer el trámite. Pero no es mi caso nada más, sino el del 50% de los automovilistas. ¿de verdad crees que el 50% lo dejó todo al final? Lo dudo.

saludos
Manuel

Iván Martínez Cortés said...

Sr. López Michelone
Tristemente, estoy seguro que el 50% los automovilistas si lo dejaron para el último momento, usted sabe bien que eso forma parte de la manera de vivir de los Mexicanos. ¿Usted cree que con la nueva prórroga si lo harán a tiempo? Lo dudo. De entrada ya todos los que no han hecho el trámite ahora lo van a dejar para finales de marzo. Desgraciadamente este gobierno capitalino tan populista consiente a los incumplidos con tal de no perder votos. Además, en tres meses más ya tendrá pretexto para cobrar la tenencia 2012 a los que no cuenten con la flamante tarjeta nueva. A final de cuentas es plan con maña. Y usted tiene razón en algo: el programa fue implementado con las "patas", como la mayoria de los programas de nuestro gobierno capitalino.
Nuevamente un saludo y una felicitación por su blog.

Morsa said...

Iván,

No tengo realmente datos para afirmar que la mitad de los capitalinos dejaron todo al final. De hecho, pienso que 80% de ellos ya estaban fuera del plazo porque dudo que todas las placas faltantes de nueva tarjeta de circulación terminen en 9 o 0.

No me eximo de mi culpa, pero creo que el Gobierno capitalino hace las cosas muy mal. Olvidémonos por un momento de este asunto. Piensa por ejemplo en cómo están haciendo las obras del segundo piso. ¿ya te fijaste los carriles disminuídos, lo peligroso que es ir por el periférico en obras? ¿las placas metálicas tapando los hoyos que ha hecho? ¿la falta de avisos precautorios por el tamaño en que han dejado el ancho de cada carril?

saludos y lo mejor para el siguiente año, Iván.
Manuel

Jesús said...

A mí no me molesta tanto que quieran cobrarnos. Asumiendo por un momento que nuestro dinero se use para algo razonable, lo que no soporto es que para dárselo tengamos que pasar por un infierno. Yo inicié mi trámite el 10 de mayo, dentro del plazo inicial. Aunque tengo TODOS mis papeles en regla, me dijeron que había un problema con el registro de mi carro en sus sistemas. A partir de ahí, visité oficinas de mi delegación, la tesorería y la SETRAVI en más de diez ocasiones y no logré sacar la tarjeta de circulación sino hasta noviembre. Si cuando haya que renovar la tarjeta me salen con otra de esas estupideces, simplemente no voy a sacarla.

Jorge said...

Hola Manuel:

Y pensar que en estado donde vivo, el trámite es rápido.

Uno de los errores de la burocracia en algunos estados es querer hacer toda la cobranza en un solo período.

A mí me tocó ver como un amigo en Arizona hacía su trámite de placas.

Fué a la oficina y con el título de su coche le otorgaron el registro (Tarjeta de circulación) y una sola placa nueva. (En Arizona solamente se necesita una placa, que va en la parte trasera del coche).

Todo el trámite le llevó solamente 45 minutos.

Y le dieron una etiqueta que se pone en la placa con el vencimiento de la misma.

Y cuando llega su vencimiento, le llega una carta que puede pagar en la oficina o mandar un cheque por correo.

Y le llega la nueva etiqueta. (La placa sigue siendo la misma).

Como todos los coches tienes fechas diferentes de vencimiento, no hay plazo ni amontonamientos, ya que el gobierno anda cobrando placas todo el período anual.

En algunos estados de Mexico y en otros paises la idea de la burocracia es hacer el cobro mas rapido para recibir el dinero mas rapido.

Pero bueno, cada gobierno estatal tiene que aprender como hacer su trabajo.

Como siempre un saludo.

Jorge Alberto