Friday, October 12, 2012

Sobre el aprender y enseñar

Se trate del tema que se trate, el enseñarlo siempre tiene dificultades comunes. Por años los expertos en educación han propuesto una serie de argumentos para mejorar la calidad de la enseñanza/aprendizaje. Muchos de ellos ahora quieren basar el éxito en dotar a las escuelas de todo género de nuevos dispositivos electrónicos, computadoras, pizarrones electrónicos, tablets, etcétera, como si esto fuese a cambiar radicalmente la educación en las escuelas. Pero toda esta tecnología no soluciona nada. Baste ver la malograda "enciclomedia" (el sistema, que de acuerdo a los expertos en el sexenio de Fox, cambiaría radicalmente la enseñanza en nuestro país. Y la "productividad académica", por decirle de alguna manera no sólo no cambió, sino que se degradó con los años. El nivel educativo del país está por los suelos, consecuencia de nula planeación, de esquemas totalmente equivocados y de, por supuesto, la vitalicia lidereza del Sindicato de Maestros, la paradójicamente ignorante Elba Esther Gordillo, que no ha hecho más que agudizar con los años el problema en México.

La educación no se resuelve con pizarrones electrónicos, proyectores y computadoras (que sin duda, pueden ser un gran apoyo, pero ahí no está la solución de la dificultad). Lo que puede resolver la gran dificultad de la educación en México es, por una parte, que los maestros estén bien preparados en sus materias, no sólo que las conozcan, sino que además, les apasione la enseñanza. Si los maestros no tienen interés por ver cómo evolucionan los alumnos, cómo aprenden, qué dificultades encuentran, probablemente no tenga ningún sentido lo que hacen. Es una obligación de profesor estar observando los avances de sus alumnos.

Pero más importante aún en estos temas de enseñanza/aprendizaje, es el involucrar al alumno en la asignatura que se está impartiendo. Ir a un salón de clases no significa aprender necesariamente. Lo que lleva al aprendizaje es el interés personal del alumno en lo que quiere aprender. Un alumno que tiene interés en un tema buscará aprender pos su parte. Probablemente consultará otras obras y ahora la Internet, con toda la sapiencia que ésta guarda. Es un punto fundamental en los temas de enseñanza/aprendizaje, hacer que el educando se involucre. Mientras no exista esto, la enseñanza es absolutamente irrelevante y no lleva a ninguna parte. Ya Benjamín Franklin lo resumió de esta manera:

Si me lo dices, lo olvido.
Si me lo enseñas, lo recuerdo.
Si me involucras, lo aprendo.

3 comments:

Mino said...

Muy bien escrito Manuel, tienes toda la razón...saludos

Morsa said...

Gracias, Mino. Saludos

Marcelo Jorquera said...

Excelente artículo Manuel, lo compartiré por facebook. Slds.